29 jul. 2011

COPENHAGUE

Nel veranu de 1983 pasé per primer vez per Copenhague, camín de Cabu Norte. Pa mi naquel entós fue como cambiar de planeta, un viaxe estraterrestre. Hai quien diz que nestos cuasi trenta años cambiaron munches coses. Ver veremos. Salgo agora hacia la tierra de Malinowski y delantre mí´l mio mar, el Cantábricu, La Bretaña, el norte de Francia, Le plat pays de Jacques Brel, la inmensa Holanda y Alemania, países y llingües que quiero tanto como a la mía y a les qu´aspiro entender meyor, dientro de les mios posibilidaes. Per puertos de mar y d´autonauta peles cosmopistes encamínome allí onde seguirá como siempre la poesía de Ivan Malinowski, danés que tamién vivió en Suecia l´exiliu de la resistencia. Poeta de versos ácidos polo xeneral, déxovos aquí estos otros que contienen cuatro querencies comunes, el tabaco pipa, el güisqui (non tanto), los llibros y la inconmensurable Janis Joplin.

CRÍTICA DE LOS QU´HABÍEN TAR NA CAMA VA UN CACHU

Na mesa
La última ufierta del día: un pitu
La pipa, tabaco, unos
Restos de güisqui, el reló
Señala les 2:45, los llibros
apóyense ente ellos
Pa siguir de pie. Joplin
Canta pela radio, seguro que
Colos güeyos cerraos
Pa ver meyor


Kritik av Tavsheden, 1974 (Crítica del silenciu). Ivan Malinowski.

28 jul. 2011

CAMÍN DE RUSIA

Melia, mio suegra, tien siete años cásique recién cumplíos. Ta mui contenta porque´l matrimoniu de Cataluña que l´acueye fíxo-y dalgunos regalos. Ella nunca tuvo regalos de naide, anque nun ye a contar de memoria los xuguetes que tien yá la so nieta. Ta mui contenta tamién porque la so nieta Ana tenga tantes coses con qué xugar.
A mio suegra trátala mui bien la familia catalana, pero llora. Llora muncho mientres xuega en patiu colos tres gatinos que parió una gata va poco, na casa onde vive agora y llora porque nun ta colos sos hermanos. Milio ta n´otru pueblu cerca la frontera francesa y Leida y Sunción tán tamién repartíes per otros llaos y nun puen tar los cuatro xuntos. Los gatucos son de tres colores y el que más-y gusta a ella ye un roxu.
Anque ta bien cola familia d´Olot, siéntese sola. Va unos díes los cuatro hermanos dormíen pegaos ún a otru nuna escuela onde había tamién otra xente y al enterase que la diben bombardiar, colaron d´allí. Fue Sunción, la mayor, que yá tien quince años y gústen-y los mozos. Un soldáu que conoció dio-y l´avisu de que diben desfacer la escuela y sacó apriesa  a los sos hermanos. Salvó-yos la vida, pero agora caún ta pa un sitiu distintu.
Dende que salieron del puertu de Xixón tratáronlos bien. Primero en  Francia, que-yos dieron chocolate cuando-yos punxeron les vacunes y depués aquí. Melia nun sabe por qué tán en Cataluña nesti momentu, porque en realidá ellos diben pa Rusia, pero ella nun quier dir pa Rusia. Mio suegra quier volver pa casa colos otros cuatro hermanos que quedaron con so pá, con Marina, con Maro, con Araceli y con Sabino. Quier volver pa la so casa de El Cuetu en Canzana, un pueblín de los montes d´Asturies y dir cola so nieta y contar tolos xuguetes de la so nieta Ana, que ta afuera en prau amasuñando un gatín blancu que parió estos díes d´atrás la gata vieya que tenemos en Cau.

25 jul. 2011

UNA BUENA NOTICIA

Dicía estos díes d´atrás un foru de noticies -(¿o dizse les noticies del foru?)- que la Universidá de Zaragoza va impartir el prósimu cursu´l Diploma d´Especialización en Filoloxía Aragonesa. Ye´l primer títulu propiu sobre l´aragonés.
Entré en contactu con esta llingua va tiempu a traviés d´un grupu folclóricu que se llama Val D´Echo, cola canción Las flamas de lo fogaril ( Les llames del llar), que resultó ser un poema de Veremundo Méndez Coarasa, un poeta chesu qu´escribía sobre les costumes y la vida d´esi pueblu mayormente, mui preocupáu pola fabla chesa.
Deféndome n´aragonés como gatu panza arriba, anque me gustaría conocer meyor esa llingua, que pa nosotros nun resulta mui difícil por ser del troncu románicu. Asina qu´una buena noticia´l qu´agora se pueda estudiar na Universidá.

"...                                                                     ("...
Ya no tartié más lo güelo;                          Yá nun chistó más el güelu
miré lo fuego que ardeba                            miró´l fueu qu´ardía
y lo altas que puyaban                                y lo altes que subíen                                               las flamas la nuey aquella.                        les llames la nueche aquella
Poco a poco se apagueron                          Poco a poco s´apagaron
como si s'hesen dau cuenta                       como si s´hubieren dao cuenta
de lo que d'ellas fablaba                              de lo que d´elles falaba
y s'hesen muerto ¡de pena!"                       y s´hubieren muerto ¡pena! ")

22 jul. 2011

ELTIEMPU LOS SUGUS

Seguramente taréis pensando que qué fago yo aquí en Melbourne y sin maldita gana de volver p´Asturies, y menos pa Uviéu. Ye verdá que nací nuna casa qu´había xunto a la estación de la Feve, nun sé cómo tará aquello agora. Entá me queden dellos parientes, que yá cásique nin siquiera nos escribimos, pero mio madre y yo salimos d´allí como per onde´l fumo y sin mirar p´atrás.
Ella quedó viuda al estallar la guerra, bien llueu y el casu ye que ganábemosnos la vida como podíemos. Nun sé si tovía esiste´l Real Cinema, pero seguro que conocéis los Sugus. Sí, home, sí, esos carambelos que se mazquen. Daquella yeren una novedá. Con pipes, chocolatines y otres coses, vendíalos yo precisamente nesi cine, hasta qu´un día antes d´empezar la sesión de nueche, acercóse a mí un paisanón borrachu que gastaba un bigotacu d´esos a lo Clark Gable y camisa azul, preguntándome que qué facía un neñu como yo a eses hores. Garróme pel brazu y sacóme a emburriones afuera, mientres m´insultaba y sacaba una pistola debaxo la gabardina y diciéndome: ¡Hale!, pa casa, y azotó tolos carambelos pela cera.
Pensé que yera l´últimu día de la mio vida.
Muertu mieu, corrí cuantu pudi calle alantre, cuando sentí un disparu. Entós, yá nun yera yo, nun sabía siquiera pa ónde diba nin ónde me meter y él seguía disparando al aire, por suerte.
Embarquemos p´acá al poco, y nun volví a España pa nada. Nin ganes.
Aquí n´Australia somos cuasi toos estraños y, amás, el tiempu nun tien nin comparanza.

18 jul. 2011

36

“Todas las pistolas son de juguete. Las más caras están tan bien hechas que matan.” (Rafael Sánchez Ferlosio).

Esto yera lo que nos  contó mio pá mui seriu, un día depués de comer, mientres facía colos deos un motonín na mesa coles migayes del pan pa depués echales na lata la esllava.
- Acuérdome bien. Con seis añinos mandábenme a llendar al prau La Pontiga coles vaques y aquel xatu, el Navarro -que tanta guerra me daba-  más que nada pa que fixere dalgo y los animales nun estrozaren muncho los árboles. Taba yá la seronda mui metida y aquel día l´airón sur traía arumes de quién sabe ónde.
Yo escapéme a xugar con Luisín y la so hermana Lola hasta El Común. Daquella nun poníen escuela y los nenos andábemos golifándolo too per tolos llaos. En El Común taba la casería solitaria de Fernando, un paisanu calláu y rarón que diba una temporada faltaba del pueblu. Detrás de la so cuadra, que taba pegada a la casa, pasaba´l camín que calaba a Cereceda y esos díes nosotros entrábemos pel postigu de la tenada a xugar ente la hierba.
Fue esi día cuado Luisín s´atrevió a abrir la puerta que comunicaba cola casa dende´l payar y, anque lo duldemos munches veces, el casu fue qu´entremos a restolar y, tres pasar un cuartu mui desordenáu, enllenu ferramienta y  preseos tiraos pel suelu, embocamos la escalera que baxaba a la sala per onde subía un fedor desconocíu pa mi.
Acuérdome mui bien. Asina supi cómo golíen los muertos, cómo golíen les guerres.

15 jul. 2011

UNA FOTO DE ROBERTO PATO

                                
                                      Pincha na foto pa vela un poco más grande.


Titula esta foto Roberto: "Donde solíamos gritar", y al pie diz: "Aquí descubrí el cine. Gran Teatro Maxi, el cine de Pola de Laviana. Está muerto desde hace años. Una pena".
Quitando dalguna obra esporádica tuvo dedicáu más que nada a la proyección de películes, anque se llamare "teatro". Pue dicise que yera la caxa los sueños de Llaviana, sueños que salíen del arte cinematográficu, el más vivu de tola mitá última del s.XX, na que munchos nacimos y vivimos.
Como se pue ver namás que saca una parte, un cachu de la fachada na qu´asomen les primeres teyes de la cubierta. Ye como un cuadru sacáu del espresionismo abstracto, onde apaez la primera pallabra que da nome al edificiu GRAN y que, visto cómo ta l´otro, espresa con muncha fuerza esi contraste. Un cuadru fechu cola técnica de raspao, onde se pue ver dende´l primer revoque gris a les sucesives capes d´amariellos y coloraos teya, toos ellos sin vida. La foto tien poca lluz, acentuando esa frialdá y esi abandonu.
Vese un arcu de mediupuntu y parte d´otru que nos recuerda a eses construcciones del modernismo de principios del venti, qu´utilizaba formes sencilles neorrenacentistes, qu´imitaba o trataba d´imitar los grandes teatros de ciudaes europees (tamién ye otru contraste, si se tien en cuenta que la Pola tien y tenía poco más de 5.000 habitantes). Sólo como adornu, yá que son ventanes ciegues y nuna repisa d´enrriba dos palombos, que la tienen entera cagada. Ún ta como durmiendo, como si tuviere en so casa y l´otru picotia con poca gana quién sabe qué. Palombos que son símbolos de les ciudaes y parásitos d´eses ciudaes.
Diz esta foto esto y munches más coses que se pueden intuir. Quiciás esa lluz pudiera ser d´iviernu, una lluz fría nun edificiu n´onde ardíen los sueños y se gritaba y n´onde nun queden más que sombres, silencios y cenices que paez que tan mezclaes colos colores de la fachada.
Paso con frecuencia delantre d´esti cine, pero ye lo que diz Roberto, tamos FARTUCOS DE MIRAR SIN VER

13 jul. 2011

LA CONTRAPOESÍA: el pulsu de la poesía

Siempre dicen les madres -anque lo olvidemos-, que nun hai que dir a la escontra, y nun-yos falta razón, como tamién ye verdá que nun se pue facer too lo que-y dicen a ún. Como se sabe n´asturiano esta espresión quier decir dos coses opuestes: dir al alcuentru y dir en contra. En poesía pue decise que ye precisamente lo que me paez qu´hai que facer, dir escontra una poesía que creo que nun lo ye y tratar de dir a la busca del pulsu poéticu.
Nun sé bien cuala ye la razón pola qu´un día Pablo X. Suárez me llamare pa una Timba Poética que se diba facer nel bar El Zielo d´Uviéu na primavera del 2010 y yá se ta convirtiendo nún de los misterios d´occidente´l que siguiere contando conmigo pa dalgunes timbes más. La cosa ye que lo que más me llamó l´atención fue´l nome. Nun yera un recital poéticu al usu, facíase nun bar, non nuna sala d´eses tan series (hai quien lo fae nuna capiella – tien qu´haber xente pa too-) y el bar en cuestión yera l´antiguu Dharma, que tanto patiara yo n´otra época. Pa que s´entienda, un templu hindú onde te ponen cacharros. 
Amigu de les timbes, de toles timbes, la cosa pintaba bien, más si contaba con ún de los poetes que más me sorprendía de la lliteratura asturiana, yo namás conocía a Pablo pola so Asturiana Beat, ún de los llibros más valientes de tola poesía d´estos cuarenta últimos años. Más tarde enteréme que diben tar tamién Xandru Fernández (col que repetimos na carpa de Radio Kras na Selmana Negra), Laura Marcos, Sergio Gutiérrez Camblor, Dani Tritón y Pablo Texón, si la memoria nun me falla.
Pero ¿qué ye una timba poética?
Pues eso que decía antes, ye la poesía, “l´alcuentru” cola poesía y, polo mesmo, poesía a la escontra. Creo que ye la que se fae en vivo, cola llectura, recitando y inclusive col apoyu musical. Ye´l ritmu y el ritmu como forma de considerar la poesía ye la única esplicación que topo pa que se me convocare a participar con unos versos míos de los 80 mayormente, nun templu onde, como mínimo, doblaba-yos la edá a toos (tanto bardos como públicu), eso sí, taba lleno hasta la bandera. Esta pue ser la esplicación, esto y el convencimientu plenu de que la poesía nun ye esa cosa sublime y misteriosa qu´inventen unes mentes privilexaes y concienciudes que tienen en casa infinites biblioteques, xente con nomes y apellíos y que tantísimo sabe, sinón más bien otro, esto ye, una especie d´azar que mezclando pallabres y ritmu recítase en público, por si dalguién lo escuchare, pa suerte del que lo escuche, sin importar muncho nin quién lo escribe o si cambien delles pallabres del orixinal autor propietariu. La poesía ye´l momentu esi, sin más.
El casu ye qu´esta idea de la poesía, personal y de siempre, fue confirmándose tamién n´otres timbes como por exemplu na organizada en La Caja Negra d´Uviéu onde taben tamién Sergio Sánchez Taboada, David Suárez (“Suarón”) y una moza que se llamaba Jara, creo, y que toos ellos, como Pablo, apoyábensese na música (nesti casu taba´l grupu experimental COLMENA) d´una manera mui especial y llograda.
Tamién na timba que se fizo na Cuenca nel local que tienen los de La Semiente en L´Éntregu la música tuvo su aquel, esta vez a cargu del DJ Dani Stylo o Antistylo o Contrastylo y onde conocí a poetes como´l punkbizarrista (pallabra de Suarón, creo) David Fueyo y de la Cuenca: La Turka, Erizuka o Lara Ríos. Aquí Pablo y Sergio traíen yá dalgunos poemes preparaos col ritmu que´l DJ diba pinchando, que ye lo que fae vivir esi momentu.
Quedó tan buen sabor con esti últimu que repitióse en Siero nel pub El Judá, esta vez tamién con David González al que yo conocía por dalgún llibru de poemes escritos, y del que me sorprendió la fuerza que teníen los sos versos en vivo.
Esta ye la cuestión en resume, la poesía ye poesía si ta vivo, cuando-y sentimos el pulsu. Per otru llau, nada nuevo, siempre fue asina.
A mi pasóme y pásame un poco como a los chavales del institutu cuando-yos espliquen nes aules a los grandes autores de la lliteratura y depués van a los llibros orixinales y nun topen nada de lo que-yos decía´l profesor en clase por más que miren el testu penrriba y per baxo. Anque siempre hai escepciones, como en toles coses.

7 jul. 2011

KARL WALDMANN (DOS COLLAGES)

D´esti Karl Waldmann (Carlos Mata -o Viesca-, pa los amigos), constructivista, dadaísta, surrealista -o eso dicen-, sábese mui poco. Que nació n´Alemania hacia final del XIX y que morrió nos años 50 del XX nun campu de trabayu rusu y poco más. Dexó pel mundu cerca mil trabayos como esti que s´alcontraron de casualidá allá pelos años 80. Aquí pue vese que nel medio del cuartu hai un músicu de jazz y xunto a él una muyer desnuda que lleva una máscara africana de Costa de Marfil. Hai una cama y al par un recimu que dalgo tien que ver col vino (creo yo). Nun ye tampoco una casualidá la inmensa mano que sostién el trombón. Sexo, jazz, vino... UNA MARAVILLA!!!!
Pongo aquí debaxo otru exemplu (Neñu normal).
Hai quien piensa que diba d´incógnito por nun ser persiguíu por dictadores como Hitler o Stalin a los que trataba con acidez y ironía nes sos composiciones.

1 jul. 2011

RECORDANDO A CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO

“Cuando canta el gallo negro
es que ya se acaba el día.
Si cantara el gallo rojo,
otro gallo cantaría…”

Hubo muncha xente que pensó qu´esta canción yera un cantu popular anónimu de resistencia al franquismo, pero en realidadá yera de Chicho Sánchez Ferlosio. Tenía esta cualidá de poeta y trovador. Fai hoi 8 años que coló y quiero recordalu con una parte del homenaxe que-y fixeron nel Café Manuela de Madrid esi mesmu añu (2003) en noviembre, dalgunos amigos. Ye(ra) ún de los grandes sin duda.
                          


                                          AGUSTÍN GARCÍA CALVO RECITA A CHICHO
20100803171850-chicho-sanchez-ferlosio.jpg