29 jul. 2011

COPENHAGUE

Nel veranu de 1983 pasé per primer vez per Copenhague, camín de Cabu Norte. Pa mi naquel entós fue como cambiar de planeta, un viaxe estraterrestre. Hai quien diz que nestos cuasi trenta años cambiaron munches coses. Ver veremos. Salgo agora hacia la tierra de Malinowski y delantre mí´l mio mar, el Cantábricu, La Bretaña, el norte de Francia, Le plat pays de Jacques Brel, la inmensa Holanda y Alemania, países y llingües que quiero tanto como a la mía y a les qu´aspiro entender meyor, dientro de les mios posibilidaes. Per puertos de mar y d´autonauta peles cosmopistes encamínome allí onde seguirá como siempre la poesía de Ivan Malinowski, danés que tamién vivió en Suecia l´exiliu de la resistencia. Poeta de versos ácidos polo xeneral, déxovos aquí estos otros que contienen cuatro querencies comunes, el tabaco pipa, el güisqui (non tanto), los llibros y la inconmensurable Janis Joplin.

CRÍTICA DE LOS QU´HABÍEN TAR NA CAMA VA UN CACHU

Na mesa
La última ufierta del día: un pitu
La pipa, tabaco, unos
Restos de güisqui, el reló
Señala les 2:45, los llibros
apóyense ente ellos
Pa siguir de pie. Joplin
Canta pela radio, seguro que
Colos güeyos cerraos
Pa ver meyor


Kritik av Tavsheden, 1974 (Crítica del silenciu). Ivan Malinowski.

No hay comentarios:

Publicar un comentario