22 jul. 2011

ELTIEMPU LOS SUGUS

Seguramente taréis pensando que qué fago yo aquí en Melbourne y sin maldita gana de volver p´Asturies, y menos pa Uviéu. Ye verdá que nací nuna casa qu´había xunto a la estación de la Feve, nun sé cómo tará aquello agora. Entá me queden dellos parientes, que yá cásique nin siquiera nos escribimos, pero mio madre y yo salimos d´allí como per onde´l fumo y sin mirar p´atrás.
Ella quedó viuda al estallar la guerra, bien llueu y el casu ye que ganábemosnos la vida como podíemos. Nun sé si tovía esiste´l Real Cinema, pero seguro que conocéis los Sugus. Sí, home, sí, esos carambelos que se mazquen. Daquella yeren una novedá. Con pipes, chocolatines y otres coses, vendíalos yo precisamente nesi cine, hasta qu´un día antes d´empezar la sesión de nueche, acercóse a mí un paisanón borrachu que gastaba un bigotacu d´esos a lo Clark Gable y camisa azul, preguntándome que qué facía un neñu como yo a eses hores. Garróme pel brazu y sacóme a emburriones afuera, mientres m´insultaba y sacaba una pistola debaxo la gabardina y diciéndome: ¡Hale!, pa casa, y azotó tolos carambelos pela cera.
Pensé que yera l´últimu día de la mio vida.
Muertu mieu, corrí cuantu pudi calle alantre, cuando sentí un disparu. Entós, yá nun yera yo, nun sabía siquiera pa ónde diba nin ónde me meter y él seguía disparando al aire, por suerte.
Embarquemos p´acá al poco, y nun volví a España pa nada. Nin ganes.
Aquí n´Australia somos cuasi toos estraños y, amás, el tiempu nun tien nin comparanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario