19 mar. 2020

DOS POESÍES

Una la del poeta del s. XII Ar- Rusafi, xastre de profesión y del que sabemos mui poco. Pongo por ex.:

¡Vuelve a llenar las copas!
La nube muestra la espada del relámpago 
en los mechones de los torrentes;
sereno como un bello pavo real
está el jardín sobre el que sopla el viento
diciendo, cuando el arco iris se dobla
bajo el negro ropaje de las nubes:
"Tomad vuestras provisiones
hasta que el tiempo se serene,
pues he prestado mis alas a la lluvia".


O la de Miguel Ángel Velasco, que nos dexó mui xoven nel 2010, pa mi ún de los grandes:

De LOS BAJOS FONDOS (que acaba asina)

...
Y, sin embargo, habrá que hacerle fuerza,
Miguel, al timón recio,
con todos los hermanos de la costa
que fuiste en el vivir, para mover
la cuña de sol duro, ¿aún cuántas veces?,
de vuelta a las bodegas del desaire.


17 mar. 2020

CSNY y una grabadora




D´un famosu alcuentru con Janis Joplin nel Hotel Chelsea, Leonard Cohen compuso una canción na que diz: "somos feos, pero tenemos la música".
Estos díes, restolando pela banda sonora de la mio mocedá alcontré esti discu de Crosby, Stills, Nash & Young, que da la casualidá que cumple esti mes de marzu los cincuenta años de la so publicación.
Nun sé qué estraña conexón podía haber naquellos 70 ente aquellos mozos asitiaos nel Laurel Cayon, cola vitalidá y les ganes de vivir y cambialo too, al calor del sol de California y del 68 y unos chavaletos del valle de Llaviana, d´un territoriu y un tiempu nel que daba les boquiaes  un franquismu tan babayu y gris como incultu y aburríu, pero la música tien esi misteriu. Quiciás la música de fusión céltica podría esplicar esti fenómenu, pero en too casu nun lo esplica too.
Andando´l tiempu pudi conseguir esti "Déjà vu" en vinilo, pero les primeres veces que lu escuchaba yera nuna cinta d´una grabadora SANYO que tenía en mio casa.
Resultado de imagen de cassette sanyo años 70Gamonal -"Gamo"-, un amigu de la infancia que tenía un tocadiscos pa reproducir vinilos, fíxose qué sé yo ónde col discu esti en cuestión y una tarde pasémosla en so casa unos cuantos amigos grabándolu col mio cassette. D´inglés, sabíemos poco, por nun dicir nada, anque con paciencia, con muncha paciencia, fuimos capiscando dalgo de lo que dicíen les lletres d´aquelles canciones del álbum.
El confinamientu forzosu n´alma y cuerpu al que tábemos avezaos naquellos tiempos de borrina, víase reconfortáu en delles ocasiones por músicos como estos y siempre pol paisaxe del nuestru pueblu (ta pa ver). Yera lo que nos salvaba.
Tolos que yéremos entós y la xente de la mio xeneración, seguramente vamos yá pa vieyos -unos más qu´otros- y seguramente que tamién somos feos como´l poeta, pero... Ahí ta esti "Teach your children", por exemplu, "Aprendi (o alvierti) a los tos fíos", nun sé... Traducíilu, si vos apetez, vosotros mesmos, que seguro que sabéis más inglés que yo.
Había un programa na radio daquella nel que se dedicaben canciones a la xente conocío. Toi pensando que los nuestros fíos yá son trentañeros y qu´igual tendría que dedica-y esta canción a los nuestros nietos.
En fin, pa tolos "que tais nel camín", en xeneral.


14 dic. 2019

STRADIVARIUS


 Pue que parafrasiando a Cela, tengo un amigu en Xixón que siempre diz que La Cuenca ye una mezcla de Brooklin y Caliao, y nun-y falta razón. Del desastre que topa ún al entrar ente les ruines del Nitrógeno y los fumos de la Térmica de Lada hasta les roques maxestuoses de Llaviana hasta Casu, media un territoriu que vien a ser como l´americanu: metá realidá, metá apariencia, nel que nunca se sabe ónde acaba lo uno y empieza l´otro.
Diba pensando nesto nel tren que baxa a L´Entregu y tarariando la canción de Cohen "first we take Manhatan " & then,  "vamos conquistar Samartín".Ilustración d'Alfonso Zapico conmemorativa del décimu aniversariu de la Tertulia Malory, nel 2008.
Taba convidáu pola Tertulia Lliteraria que lleva allí venti años a la presentación del mio últimu llibrín tituláu Los anticuentos de Navidá, títulu propuestu pol mio queríu Alfonso López Alfonso y publicáu por Trabe esta seronda pasada. Diba ser más un alcuentru informal cola xente de la tertulia –güeyos dulces a los mios güeyos- qu´una presentación ortodoxa al usu y, si acasu, yera probable que tamién asomase pel Tom Malory dalgún conocíu perdíu que nun tuviere muncho que facer na tarde del 24 de diciembre, un día escoyíu por ellos y mui al casu, per otru llau.
Fui en tren porque dio la casualidá que nevaba. Nevaba en Canzana, nel mio pueblu, nevaba como nieva siempre nos cuentos de la Navidá y como neses ciudaes de les películes americanes cuando lleguen eses feches, asina que por nun andar col coche decidí baxar andando con tiempu a la Pola y dir nel caballu de fierro hasta L´Entregu y de pasu facer dalguna compra d´última hora nel Alcampo, que me dixeron que taba abierto hasta les cinco.
Dígolo siempre, que delles veces  los recuerdos superpónense a la realidá del presente hasta facenos confundir too y la nieve, que tien memoria, como diz el poeta, ayuda a ello. Nun fai falta dicir que pa mí, La Cuenca y tolos rincones de La Cuenca tienen cuando menos esa rociadina de remembranza.
Seya pola so arquitectura o por razones que nun soi a piscudar, el mall de La Central recordóme a L´Enfant Plaza de Washington. Nesti centru americanu, va unos años, concretamente´l 12 de xineru de 2007 -un día que también nevaba, por ciertu- Joshua Bell, el posíblemente meyor violinista del mundo, al preste que-y chó´l Washington Post, fexo un esperimentu qu´a mi nun me cayó en baxo. Ello fue que tuvo tocando d´incógnito na estación de metro d´aquel sitiu más d´hora y picu y de les 1.097 persones contaes que pasaron perende, solo se pararon a escuchar el so violín, siete persones y namás una lu llegó a reconocer. Recaudó nel so estuche 32 dólares y 17 céntimos. Hai que dicir que tres díes antes una entrada normalina pa escuchar a Bell nel Boston Symphony Hall costó cien dólares y d´ahí p´arriba o que´l  Stradivarius col que tocaba del añu 1713 ta valoráu en 3,5 millones de dólares Los entendíos dicen que nengún violín suena como un stradivarius. Será, nun digo que non, pero  dan qué pensar estes coses.
Resultado de imagen de Joshua Bell en el metro"
Abandoné l´Alcampo y fui andando ente la nieve camín del Malory y anque nun lo pueo asegurar creí ver la discoteca Mádison y la pista Linares. Pensé nesa confusión que provoca la nieve y la memoria cuando nieva tupío y nin siquiera m´aparé. La cuestión fue que por más vueltes que di nun topaba el bar Malory. ¡Ná! –dixi pa mi- igual yá lu cerraron y quedé colos de la tertulia n´otru llau, pero ¿n´ónde?
Decidí después d´andar d´un llau pa otru volver resignáu a la estación y colar pa casa per onde hubiere venío. El xefe d´estación yera claváu a Casimiro Palacios, un queríu conocíu de L´Entregu de va años, pero estrañóme velu allí asina. Comenté-y lo que me taba pasando, pero punxo cara d´estrañáu.
- ¿Nun me reconoces, Casimiro?-dixi.
- Nun sé quién cree usté que soi –dixo´l xefe estación-, pero nun me llamo asina nin sé de ningún chigre de L´Entregu con nome inglés. ¿Alcuéntrase usté bien?
- Sí, sí, nun pasa nada.
Pero sí me pasaba, taba totalmente confundíu, estrañáu y cola sensación de nun saber bien ónde taba.
Fue entós cuando sonó´l mio móvil y vi na pantalla “PabloMedina”.
-         - ¿Sí…, sí…, diga? -dixi un poco acongoxáu.
-         - ¿Ónde andes, ho? –dixo la voz de Pablo que me volvió´l ser. Tamos aquí esperándote nel Málory y nun acabes de llegar, ¿pasóte dalgo?
-         - Non. Sí, …bueno, … voi p´alla agora mesmo. Toi aquí na estación. Nun tardo nada.
Nun ye la primer vez que tengo esa sensación de confundir lo real del presente col pasáu, o meyor, cola memoria que tengo de lo pasao.
Llueu, cola xente de la tertulia de L´Entregu , nun quixi conta-yos lo socedío nesi día, pero fíxi-yos una pregunta:
- Si tan claro tenemos lo que ye o qué nun ye la realidá -dixi-, ¿por qué apenes naide fue a reconocer a Joshua Bell y la so música na estación de Washington? 
Dicen de la madera de los stradivarius que tamién tien memoria, como la nieve, pero como la mesma nieve tamién paez que se desfai apriesa y desapaez.


12 dic. 2018

UNA CANCIÓN DE NAVIDÁ

"Y así es como canta el hombre,
por su niño antiguo,
y la boca sin pan y sin besos
y el cielo vacío"

                           Agustín García Calvo


                                                                                                                                                                                                              Sólo de lo negado canta el hombre, sólo de lo perdido, diz el poeta y va ser que sí, y amás, paez ser que la guaxa ye de buen brazu y tien muncho vagar.
Resultado de imagen de wish you were hereEsto diba pensando camín de Ribadeo mientres entraba nel coche l´arume del yodo que venía del mar. Pensaba nel amigu perdíu esta seronda. ¡Cuántes vivencies recordaes xuntos me va negando la muerte, cuántos momentos de la vida recordaos al par d´una copa na cena, cuántos, cuando cola un amigu d´infancia y adolescencia, de la mocedá dorada y d´esta última inocencia que da´l nun creer en nada! Diba escuchando a Pink Floyd, la canción que-y dediquen al so antiguu compañeru Syd Barret: ¡Cuántu me prestaría que tuvieres aquí! Eso ye, wish you were here, ¡cantamos tantes veces a tanta xente, a tantes coses que vamos perdiendo!
    Yera un día d´estes Navidaes nes que quedé en dir a cenar en Ribadeo con otros amigos de la infancia de Llaviana y como diba tiempu que nun pasaba pel far west asturianu de la costa, propúnxime dir parando pelos sitios conocíos al alcuentru d´otros recuerdos y, ente otros sitios, paré en Ḷḷuarca.
     Les tardes per estes feches fáense curties y en Ḷḷuarca yera cásique nueche cuando entré nuna cafetería qu´hai a la entrada de la villa blanca de teyaos grises, na calle que va dar al Ayuntamientu y al puertu.
    A primeros de los ochenta, cuando tuvi per primer vez nella, l´establecimientu yera de los padres d´una compañera de la Facultá que fixo la especialidá de Filoloxía Inglesa, de la que nun supi más dende aquella, nin siquiera recuerdo bien cómo se llamaba -Belén, creo-, pero sí m´acuerdo que yera una moza mui guapa, con un aquel oriental no que a gustos se refería, y qu´inclusive lo espresaba na so forma de vistir. Tamién m´acuerdo d´una postalina que me desapaeció nuna ocasión que-y dexara a ella un llibru de canciones de Bob Dylan. Tenía-y apreciu a aquella postal qu´usaba yo entós de marcapáxines y mercárala nuna esposición que Miró fixera nel Muséu d´Arte Contemporaniu de Madrid en 1978. Yera´l Retratu d´una mocina, esti que veis na semeya.
Resultado de imagen de retrat d'una vaileta
Retrat d´una vaileta. J. Miró. 1919
Díxome que me la diba devolver, pero´l tiempu pasó y nunca más volví a ver aquella postal, como pasa siempre con estes coses que nun tienen namás qu´importancia pa ún mesmu.
   Quixi pregunta-y al que taba agora tres de la barra pola moza aquella. Conté-y los pocos recuerdos que tenía d´ella, pero noté ensiguida que me miraba con xestu mui seriu y atayóme:
- Morrió yá va tiempu -díxome-. Los padres yá hai años que me trespasaron el negociu.
-¡Meca!- quedé plasmáu-. Nun sabía nada. ¿Entós?
    Paecía que nun quería falar muncho del asuntu, seguramente por ser yo un estrañu, anque al final dexó caer dalguna cosa.
 -Apaeció en casa. Nun llegó apenes a poner clase unos años siquiera, yera una neña. ¡Yá sabe usté, yeren malos tiempos que garraron despreveníos a munchos mozos y moces!
    Nun me dixo nada más, pero entendílo, entendílo ensiguida, nun facía falta dar más esplicaciones. Por dalguna razón que tovía nun asimilé bien, n´aquellos años final de los setenta y primeros ochenta los sucesivos gobiernos d´España dexaron que les drogues corrieren sin control nengún per tolos llaos, dalgunes mui peligroses. Eso, xunto col poco conocimientu que se tenía d´elles garró desprevenío a una buena parte de la mocedá, que fue cayendo como xaraza. Unos morrieron como paxarinos y pa otros fue una muerte en vida. Nin lo comprendí nin tovía hoi lo comprendo por más que lo quiera razonar. ¿Yera necesario cambiar tan apriesa a Prometeo por Dionisos?  O, como diz Gilmour na canción, ¿cambiar un papel d´extra na guerra pol de protagonista nuna xaula?, ¿héroes por fantasmes...? Los mesmos antiguos mieos de siempre. Nun sé, nun soi a calibrar qué cuentes s´echaron.
    Conté-y al de la cafetería que nel veranu de 1981, tando yo nel camping, qu´entós llevaba un holandés asitiáu en Ḷḷuarca, un día tuviéramos unos cuantos amigos tocando la guitarra al final del puertu -señalé-y cola mano pa fuera-. Taba Belén tamién y precísamente toquemos a dúo la intro del Wish you were here de Pink Floyd, yo malamente la parte rítmica y ella con precisión el punteo, y hasta m´atreví a cantala mientres ella diba traduciendo cada versu.
-¡Qué coses tien la vida!- díxi-y al dueñu de la cafetería, pensando pa mi nel tema del que fala la lletra.
Salí afuera a char un pitu y vi que taba nevando. Miré la nieve y acordéme d´aquella Ḷḷuarca del 81, d´Antonio, del camping de Taurán, de los maizales infinitos del Chano, de les cales onde nos bañábemos, de la paella con llámpares, de Juan Pereiro que m´enseñó les dos villes d´entós, la del "Casino" y la del "pozu negru"; la Ḷḷuarca de les casones de Villar, de la guapa casa del Nobel de Medicina, la de Belén, aquella neña tocando aquella canción y acordéme de David Gilmour otra vez.





Entré pa despidime del paisanu del bar.
-Ta nevando fuera-dixi.
-Pues ye un milagru, porque aquí ye mui raro velo. Será un milagru de la Navidá-rióse.
-¡Pues hasta otra, entós!
Había unos mozos y moces al fondu del local con unes guitarres mui animaos y mirando pa los que taben cantando díxi-yos:
-Cantamos lo que perdemos, como dicía el poeta.
Miráronme un poco raro, como que nun entendíen bien, pero siguiéronme´l xuegu.
-Como dizia o poeta ye una samba que cantaba Vinicius di Moraes - rióse y tararió: "Quem já passou por essa vida e não viveu, /Pode ser mais mas sabe menos do que eu..." 
-Yá, pero esa yá ye otra canción -dixi y colé.


19 dic. 2017

SANTA COMBA. Un cuentu de Navidá



Lleguemos a Santa Comba al escurecerín. Saliendo d´Uviéu pela mañana, daquella, va yá pa cuarenta años, había que dir per Lugo, baxar hasta Fonsagrada y volver a entrar otra vez en territoriu asturianu, estos últimos trenta quilómetros por una carretera medioasfaltada y delles veces pista forestal de tierra. Taben cerca les Navidaes y Manolo y yo fuimos charrando nel seat 850 d´elles. Unes fiestes que lo único que suponíen yera un aumentu del consumu que nin fu nin fa y unos díes de vacaciones, de descansu, lo que nun taba nada mal.
La muyer de Manolo ponía escuela en Santa Comba y recibiónos el padre de dos de los sos alumnos, Pedrín y Xuan, na corte. Dos alumnos privilexaos que teníen la escuela al par, porque había otros veníen de los pueblos d´alredor andando dalgunos quilómetros tolos díes. 
El padre de los neños taba iguando´l ganáu y ensiguida nos metió pa la casa, pegada a la cuadra, la única casa en tol pueblu que tenía bañu.
- Taréis cansaos.
Dientro golía a esa mezcla a lleche y cuchu de les cases de pueblu, esi golor que me recordaba´l de la casa de mio güelu y que se metía per toles esquines.  Enseñónos el cuartu y convidónos a cenar con tola familia.
A mi tocóme xunto al que yo creí que yera´l güelu de los neños, un paisanu de barba blanca que charraba pelos codos y coles idees mui clares. Falóme nun gallegu bien curiosu y cantarín y prestóme practicar un poco con él. Faló del vinu que facíen per ende, un vinu gordo y escuro  qu´a mi me gustaba, del pan, de lo que comíen. Nunca comiera aquel paisanín otru pescáu que les truches del ríu. Apenes hubiere salío d´aquel territoriu en toa so vida, una tierra que conocía al milímetro y que nomaba con señaldá y cariñu. Faló de too hasta que cansemos y fuimos pa la cama. 

 A la mañana siguiente´l pueblu apaeció tapáu con una nevada bien gorda, los teyaos grises volviéronse blancos y los montes vieyos paecíen remocicar cola nevada.
-Va ser verdá lo que dicía´l vieyín anueche.
Manolo quedóse mirando pa mi estrañáu.
-¿Qué vieyu, Migue?
- El güelu los nenos, ho, el paisanín que tanto charraba.
Manolo rióse.
- Muncho vino bebisti ayer, je je, ...
Depués d´un cachu y de ver que nun andaba pela casa´l vieyu, medioconvencíme que nun esistía tal vieyu.
Tábemos cerca de Navidá y nun fai falta ser un entendíu pa relacionar cola nuestra tradición cristiana al paisanu de les barbes blanques, amás del nome de los neños Pedro y Xuan, el pan, el vinu, los pexes, el ganáu na corte y, qué sé yo, hasta´l nome del pueblu Santa Comba, que vien de columba (palomba, en Llatín). 
Visto con güeyos d´agora el vieyín pue que fuere una fabulación mía de la Navidá. Esi paisanu que tan poques coses tenía, pero que lo tenía too. Ta claro que fue un inventu míu, de la mio imaxinación, pero lo que me dexó fríu esti día fue qu´al meter nel buscador de google Santa Comba d´Ibias sal: aldea d´Ibias, 0 homes, 0 muyeres, 11 cases, esto ye, un pueblu que nun esiste.
¿Será too inventao, como la Navidá? 
Nun sé yá qué pensar. Acuérdome agora de los los versos del poeta Julio Llamazares:

"Pero la nieve siguió cayendo mansamente
y sepultó su memoria para siempre."

Aquellos díes nevó en Santa Comba como nunca y nun pudimos salir d´allí mientres que pasó la nevada, pero esa yá ye otra hestoria.

6 feb. 2017

EL BURRU LOLO Y UN SONETU DE LUIS SALAS RIAÑO

Le Lapin  Agile n´actualidá.
Según vemos la semeya, paez una d´eses cases antigües de ciudá con un poco de verde enfrentáu al asfaltu, tres un barganal vieyu remocicáu cola pintura asosegada d´una mano insumisa. Una d´eses casines que tovía queden per dellos sitios, tragaes polos edificios altos de viviendes y que se resisten a les especulaciones urbanístiques del ayuntamientu de turnu, pero non, la cosa va más p´alla. Ye´l cabaré más antiguu de París na Rue de Saules (Calle los Salgueros -¡que nome más guapu!-), nel cuetu de Monmartre. Un cabaré que´n 1875 un caricaturista (André Gill) bautizaba pintando un conexu saliendo d´un cazu "el conexu de Gill" que´n francés tien esi guapu xuegu de pallabres: Le lapin à Gill, "le lapin agile" (el conexu áxil).
Pére Frédé y Lolo.
Nuna de les sos meyores époques yera visitáu por artistes de toa clase, ente ellos Modigliani o Picasso, por citar dos de renombre. Daquella llevaba´l cabaré un pintor, poeta y músicu llamáu Père Frédé (Frédéric Gérard) y amás del conexu pintáu a la entrada había otros animales de carne y güesu: un monu (Théodule), una cabra (Blanchette), un cuervu, un perru y ratones blancos, amás d´un burru que se llamaba Lolo y que ye´l protagonista de la hestoria que voi contar. 
A principios del s.XX, cuando taben espoxigando les vanguardies artístiques y París yera ún de los llugares que más ruxín pel mundu, un escritor mozu francés, Roland Dorgelès, tuvo la ocurrencia de poner al burru Lolo a pintar un cuadru al oleu. La cosa fue que mientres el burru comía untáben-y el rabu con pintures y rabotiando, rabotiando, Lolo acabó pintando un cuadru que se llamó Y el sol durmióse sobre l´Adriáticu. Pa que nun-y faltare nada a la pintura inventaron un pintor autor del cuadru que se llamaba Joachim-Raphaël Boronali, pintor futurista italianu pa más señes, d´una corriente vanguardista nomada l´escesivismu. Nun faltaba nada naquella comedia, asina que lu presentaron nuna esposición de París de la época y un críticu llegó a dicir de la obra: "... resulta un poco fauve pel llau del cielu, de formes indefiníes, demasiao contaminada por la personalidá del autor, enigmática y non simbólica: ¿qué representen esos riegos coloraos nel centru de la tela?..." La risión fue completa.
Y el sol durmióse sobre l´Adriáticu
Anque me gusten les vanguardies, toles vanguardies, personalmente siempre desconfío -y muncho- de los artistes que nun usen nunca´l metodu estándar na so disciplina, seya cual seya. En poesía hubo y hai de nun va muncho p´acá, una tendencia xeneralizada a utilizar el versu llibre -nun tengo nada en contra d´él- como instrumentu únicu d´esta faceta del arte. Nin quito nin pongo, pero nun me gusta. La poesía ye ritmu. Una de les coses qu´aprendí va poco cuando-y dieron el Nobel a Dylan fue que la mayoría de los poetes que falaron criticando l´asuntu, per un llau nun conocíen, nun conocen, les lletres de les canciones de Dylan y per otru nun saben -eso ye más grave- qué ye poesía.
Nun tien munchu misteriu: ye, eso, ritmu. Como dicíen los clásicos y yá que falamos de burros, la poesía ye dir "al trote", frente al dir "al pasu" de la prosa. La Eneida de Virxilio, por dicir, nun ye lo mesmo cuando la sentimos recitada nos sos hexámetros clásicos que traducida en prosa.
Luis Salas Riaño, amás de saber bien lo que ye la poesía, sabe facela. Conozo a Luis de va años y creo poder dicir que sabe mui bien lo que fai, la nuestra amistá vien de los años 70 y primeros 80, cuando compartíemos un pisu na Tenderina y estudiábemos na Universidá y, anque daquella nun teníemos a mano nengún Lapin Agile -valga la espresión-, d´habelu seguro que tomaríemos dalgún vasu nél.
Nun hai naide na poesía asturiana actual que sepa manexar meyor la rima, el ritmu, aliteraciones, etc.,  de los sonetos o, polo menos, naide que lo faga. Luis nun sabe facer "versos llibres" (son pallabres suyes) y recuérdanos na entrada del so últimu llibru publicáu unes pallabres d´Octavio Paz: "La rima ye cópula de soníos". Vive dende va trenta años n´Asker (Noruega) y púnxo-y el títulu al poemariu: *Al sol de medianueche. Déxovos aquí ún de los cerca de 150 sonetos que lu componen:

AVISU

Nun t´arrimes a naide que te tiente,
cultiva l´autoestima, l´escapismu,
que to moral se nutra de cinismu
arródiate d´aquello que nun miente

Nada na escuridá a contracorriente,
pon la to llende al borde del abismu,
tamién va solu´l sol nel so mutismu
cegáu pola so lluz indiferente,

hasta que´l fin del mundu lu conxele.
Cuando vayas marchar vete desnudu,
que to sombra se llibre del so nudu,

hasta que l´últimu llatíu t´axele.
Qu´a tos dioses-yos valga d´anatema
la to vida, y to fiyu nunca tema.

* "Llibertina y lluxuriosa, lluminosa o desengañada, la poesía de Luis Salas Riaño ye too eso y muncho más" - diz la nota editorial.
Toi d´acuerdu completamente.



17 oct. 2016

DESORDENAR CONCIENCIES

Alfonso y yo. (Semeya de lne).
Les coses nunca son lo que paecen ser, sobre too si vienen diches dende los medios de formación. 
Esti principiu debería tar siempre presente y en primer llugar pa cualquier persona que se quiera dedicar a la enseñanza. Habríemos d´aprender de los paisanos y paisanes de pueblu -de lo poco que nos quede de pueblu- a desconfiar, cuando nos enyerben con estadístiques, cuando nos dan los precisos presupuestos del estáu o, quesió, cuando nos confirmen la definición exacta de la poesía. Siempre hai trampa y la función del educador tien que ser desordenalo too, desordenar conciencies; anque quién soi yo pa sentar principios, podrá pensar quien llea esto, con tola razón. Al final lo único que cuenta son los fechos.
Alfonso López Alfonso fue alumnu míu allá pelos años ochenta -ún de los meyores, sabémoslo tolos que lu tratemos-, ye un gran escritor y una persona culta y con too y a pesar de too ye un buen amigu.
Escribió esti veranu na Revista La Maniega del suroccidente asturianu un artículu sobre les maestres y maestros. Ye una descrición de persones qu´a mi me llega a lo más fondo. Como buen escritor que ye, sabe tocar onde más duel.
Gracies, queríu Alfonso, paezme un poco desaxerao, pero tú sabrás.
(Póngovos aquí l´artículu en cuestión).