30 nov. 2011

NOEL 69. Cuentu de Navidá.

"¿Qué soñará el indescifrable futuro? Soñará que Alonso Quijano puede ser Don Quijote sin dejar su aldea y sus libros."  J.L.Borges

Depués de dexar atrás Xurru Veyáu, los dos rapacinos pasaben per una vaguada enllena urcies, felechu y carrascos, pero cásique nun los había derechinos y amañosos como los que buscaben.
Diben pol carrascu pa poner en casa con boles y cintes platiaes y doraes, con una estrella enriba del too. Diben a fumar bilortos tamién, Mable yera´l mayor, yá estudiaba nel institutu de La Pola de Llaviana y llevaba unos cuantos  preparaos. Cortábalos nunes matuques en La Ortigosa al par de la casa de los sos güelos y dexábalos nun requexu de la sotrabia de la tenada pa que secaren.
- A mio ma gústen-y con bolines, Mable.
- Sí, Miguel. Ésos tán pa más arriba, cerca Fresneo.
Al llegar a la campera vieron subir Espinerona arriba una manada de venaos que se perdieron pente los xerros y el borrín de Cayacente en dirección a Funeres.
- L´otru día salieron unos paecíos a estos nel programa de Félix Rodríguez de la Fuente que nos pon el maestru pela mañana na tele que compró pa la escuela.
- Ta frío -dixo Mable-, nun sé si nos lloverá tovía.
Cortaron dos mui curiosinos cuando yá entamaba a llover y baxaron apriesa camín de vuelta pa La Pola. A la altura de La Ortigosa cargaba l´agua, asina que decidieron facer un alto na casa parada de los güelos de Mable. Entraron forzando una puerta pela parte d´atrás y prendieron con unos garbos la cocina de lleña pa escalecese y secar. Volvieron a fumar otru bilortu, prestába-yos pola vida anque lo mesmo soplaben que chupaben, nun sabíen lo que facíen. Depués d´un cachu Mable abrió la escontra de la ventana que daba a la caleya y dixo:
-¡Meca, Miguel, ta nevando! Hai que baxar cuanto antes.
Taben como a cinco quilómetros de La Pola. Baxaron pelos praos de Sospelaya en vez de pel camín pa llegar a casa más rápido. Resbariaben y diben rodando pente la folla y muertos de risa ente la nieve que cada vez cerraba más.
Al llegar a la carretera, yá cerca del cruce pa Pando paróse el Land Rover del vinateru que venía de la Rebollá.
-Andái, nenos subíi, que ta mui feo. Garró-yos los carrascos, atólos na baca y baxólos pa xunto a casa, tenía la vinatería cerquina d´onde ellos vivíen. Yera un paisanu gordu, coles barbes llargues y canoses y un banduyu que metía mieu. Atrás, ente les caxes de vino, llevaba tapada con una manta una raposa atada con una cuerda al pescuezu.
- ¡Esta cabrona! Ganchéla col Land Rover al salir de Pielgos.
Al día siguiente Mable y Miguel fueron a vela, teníala encerrada nuna especie de xaula nuna güerta detrás de la vinatería y diba a tirala al ríu nel Sutu, del puente que salvaba´l Nalón pa tresportar el carbón de les mines de Coto Musel, onde hacía unos díes que taben acampaos unos xitanos  que llegaben tolos años en carru por estes feches, la raposa taba valdada de les pates d´atrás.
Los nenos montaron en coche mirando pal animal que diba na parte d´atrás y al llegar al puente´l vinateru sacó un cable y atólu al fierro de la barandiella. Llueu púnxo-ylu a la raposa en pescuezu y azotóla al agua.
Sintieron como esguayar el cuellu del bichu que quedó colingando un cachu col rabu tocando l´agua. Soltó´l cable de la barandiella y raposa y cable baxaron al fondu del pozu onde´l ríu s´axuntaba col que venía del mataderu municipal,  enllenu mierda. Nesi momentu allegábase una xitana moza a onde taben los tres y púnxose a charrar animosa, de fuerga col vinateru. Volvía a nevar y los dos rapacinos marcharon d´allí mirando pal llombu escuru del ríu onde se fundíen los trapos.
- Sentí dicir a la xitana nun sé qué d´un sesentaynueve. ¿Qué ye un sesentaynueve, Mable?
- Nun sé. Será dalgo del añu nel que tamos, -dixo llevantando los hombros y subiendo les solapes del abrigu como James Steward na película de Capra que poníen esos díes nel Cine Maxi, ¡Que bello es vivir!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario