27 nov. 2011

EL LLOBU

Cuando salgo de trabayar del FUNDOMA de nueche hacia les diez y media, subo andando pa casa atravesando´l polígonu industrial de Ciudá Naranco, pasando delantre de l´antigua cárcel d´Uviéu, agora flamante Archivu Históricu. Nuna ocasión hai tiempu, echóme voz un chaval que fuera alumnu míu dende una de les ales del edificiu, un buen rapaz, pero que güérfanu de padre y madre dende bien neñu, tenía poques posibilidaes de sobrevivir nesta viesca gris y estraña. Mandé-y un abrazu lo más fuerte que pudi dende detrás de la muria de piedra y les alambreres.
Un día d´éstos d´atrás, un poco más allá de l´antigua cárcel, depués de subir les escaleres qu´hai per fuera de la estación del tren que dan a la Llosa, al pasar xunto al arcu acristaláu de la FEVE onde pasen la nueche los mendigos, ente cartones, vasos de plástico y mantes, taben discutiendo dos d´ellos, un home y una muyer, a voces. Al pasar al par d´ellos, la paisanina acercóse a mí pa pedime dineru. Eché la mano al bolsu a ver si tenía suelto y al mirala a la cara sentí un respigu per tol cuerpu, como si me clavaren un llaz en pechu. Tardé un cachu en dame cuenta quién yera, paecía muncho más vieya que yo y con aquelles pintes y el pelo puerco costóme trabayu reconocela. Llámase, llamábase Rosa y coincidimos en dos de los primeros cursos na Facultá de Filoloxía, depués desapaeció y nun la volví a ver más. Daquella anque nun se pue dicir que fuere una moza guapa, andaba siempre mui arreglada y con ropa curioso, anque mui estravagante. Salía delles veces con nosotros, un grupu que nos xuntábemos dalguna mañana pelos chigres de la calle Mon a tomar mistela. Un día ente clase y clase, acercóse a mí y dióme un exemplar de El lobo estepario de Hess como esti de la foto. Taba enteru sorrayáu y con anotaciones. Lleílu y punxi na primera páxina la cita de Nietzsche n´alemán "Ein Buch für Alle und Keinen" (un llibru pa toos y pa naide), y pasélu a otru compañeru de la clase. Lo último que supi d´ella hasta l´otru día que l´alcontré na estación ye que la vieran hai tiempu pidiendo per Llanes con mui males pintes .
Al reconocela, traté d´identificame, pero´l diálogu yera inútil, namás que tenía na so cara un xestu nerviosu, una especie como de sonrisa infantil y, garrando un pitu dientro de lo que fue en so día un abrigu, pidióme fueu. Saqué el mecheru Zippo que traía na chaqueta, metí-ylu en bolsu coles poques perres que topé enriba y seguí camín de casa.
Va poco, Noam Chomsky reflexonaba al filu de la noticia del suicidiu d´un paisanu nos Estaos Uníos, Joe Stack. Yera un home prototípicu: informáticu, trabayador, casáu y buen cristianu. Un día cualesquier decidió estrellar el so avión contra una oficina del Serviciu de Recaudación Fiscal n´Austin, Texas. ¿Qué ye lo que nun lo pudo soportar pa quitase la vida? Una persona cumplidora con toles normes del sistema, d´esta sociedá del bienestar y que´l sitema desfacía con crueldá. ¿Qué ta pasando? ¿Qué nos ta pasando?
Si esti paisanu americanu cumplía con toles normes sociales, pue dicise que Rosa nun respetaba nenguna, polo menos mientres yo la conocí, pero´l resultáu vien a ser aprosimáu. Fui pensando nellos y nel mio exalumnu Llosa alantre.
Namás me crucié con un llobu en toa mio vida. Fue nun camín del llugar de la Fumermeya que sube pa Peña Mea, buscando una yegua perdida en Raigusu, nos montes de Llaviana. Salióme solu como a venti o trenta metros. Yo quedé claváu, col cuerpu arrespigáu hasta l´ultimu pelu pensando en cómo desapaecer y el llobu tamién quedó quietu mirando pa mi unos segundos, debió  sentir dalgo paecío, porque salió corriendo monte arriba hasta que se perdió pela viesca.
Esti día cuando dexaba a Rosa atrás, sentí en pescuezu´l xelu del aliendu azul del llobu y les faroles de la Llosa asemeyaben el brillu metálicu y amariellu de los güeyos d´un llobu solitariu.

6 comentarios: