8 nov. 2011

TOLIVIA JAZZ SOUND

Llaviana, como tola cuenca del Nalón ye un llugar de contrastes, de grandes contrastes. Un amigu de Xixón siempre me diz (parafrasiando a Cela, creo) que ye una mezcla de Caliao y Brooklyn, y pue que tenga razón. Al entrar nel valle per Llangréu impresiona y muncho la térmica de Lada, pero non menos qu´al dir subiendo, la increíble naturaleza del parque de Redes. Si per un llau tenemos les mines como símbolos industriales, tovía peles aldees del conceyu se sigue trabayando la tierra y criando ganáu como va décades, inclusive cientos d´años. Dende aquí vemos, cuando´l norte nos lu trai ríu arriba, el borrín malditu que cuspen les coraes de la central llangreana y les primeres nieves de la tiesta´l Retriñón qu´anuncien l´iviernu a cuasi 2000 metros, ente les altes muralles de la caliza. Un valle qu´enllena l´estridente ruíu de los motores y onde tamién se siente l´armónicu soníu del gallón.
Al filu d´estos grandes contrastes quiciás se puea esplicar la cellebración d´un festival de jazz, el quintu yá, en Tolivia (aldea de poco más de 200 habitantes).
Esto nun ye, por dicilo suave, normal, ye único, insólito. ¿Cómo el jazz, un movimientu asociáu normalmente a lo urbano y relativamente minoritariu llega a una aldea de los montes d´Asturies? Ye digno d´estudiar, yo, polo menos, nun tengo una respuesta clara a esti porqué.
Una música que tien un efectu de venenu a quien se-y te mete pel cuerpu.  La primer vez que lo escuché en directo fue nos primeros años ochenta en El Fontán d´Uviéu, entrada llibre, a Tete Montoliú y Pedro Iturralde. Yéremos cuatro gatos perdíos na nueche de la plaza, depués paez que se fue popularizando más y yá entamaben ayuntamientos grandes (Uviéu, Xixón...) a organizar festivales tolos años.
Estos díes d´atrás tuvi, cómo non, en Tolivia escuchando al inefable Andreas Prittwitz (saxo, clarinete, flauta de picu...), un fenómenu de la naturaleza, al que acompañaben el tamién enorme Alfredo Morán, guitarra eléctrica, que tien compuesto hasta una canción al pueblu de Tolivia (Tolivia song). Los otros dos yeren el batería Félix Morales, el meyor que tenemos n´Asturies nel momentu y el contrabaxista David Casielles, toos ellos, como se pudo ver, de gran nivel. Tocaron lo que quixeron.
Actualmente Andreas Prittwitz ta faciendo un Looking back con autores clásicos como Corelli, Bach, Vivaldi... Dalgunes melodíes pudimos escuchales allí. Fizo un solo que m´impresionó sobremanera: el Preludio suite nº1 Violoncello, qu´él tocó col saxo, por supuestu, y grandísimu tamién esti (blues?) anónimu antiguu. El jazz ye directo siempre, pero sonaba nos montes de Llaviana dalgo paecío a esto:

              
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario