22 nov. 2011

LA CORRA

Nesti prau de Los Faeos, en Canzana, que ye pastu pa les yegües gran parte del añu, apaeció hoi pela mañana esta maraviya de la naturaleza, esta corra de plateres, Clitocybe geotropa de nome científicu. Aquí forma una especie de semicírculu, pero delles veces la corra ye un círculu cásique completu, esa figura xeométrica que ye, como se sabe, ún de los símbolos preferíos del racionamientu filosóficu de tolos tiempos y qu´espresa n´abstracto la mayor revolución de la especie humana: la rueda.
La corra tien que ver, per otru llau, coles leyendes negres, llámense tamién "corros de bruxes", en relación a la represión de ritos ancestrales por parte del Santu Oficiu (valga la contradicción semántica), polo que les setes, tamién llamaes "pan de sapu" y "pan de culiebra" quedaron arrequexaes na mala fama qu´espardió La Inquisición sobre elles. Hasta tal puntu llega esto, que los paisanos desanícienles de los praos porque tienen mieu que les coman los animales y que muerran por ello.
Tolo contrario son les setes, que n´Asturies hai per tolos llaos. La seronda, l´agua que cayó estos díes y la humedá  fixeron otra vez el milagru d´esti bocáu esquisitu.
La platera ye un buen comestible asina como esta lepiota que taba al llau (Macrolepiota procera).
Una forma mui fácil de preparáles ye tostándoles con mui poco aceite, ayu picao, vino blanco o xerez, perexil y sal. Les setes siempre hai que cortales a mano como norma, nunca a cuchiellu y cuanto menos abusemos de los ingredientes añedíos más se conserva´l sabor puru de la seta. Tamién se-yos pue añader güevu revueltu o en tortiella. Les lepiotes suelen tener el sombreru grande, si lu ponemos a la plancha con un poco d´aceite d´oliva y mui poco sal ye suficiente.
Namás recomendar precaución a los que nun tean avezaos a estremar les setes, porque delles son tóxiques y, cuidáu, dalgunes mortales que, amás, abonden per too Asturies. Ente elles, les peores son les amanites y la llamada phalloides, que con comer una sola podemos morrer. Ye mui conveniente, imprescindible, polo tanto, consultar a dalgún espertu, asistir a dalgún taller sobre micoloxía o salir les primeres veces con xente qu´entienda hasta qu´ún se vaya faciendo conocedor de les especies comestibles. Un mundu que ta al alcance de toos, perinteresante y apasionante.
Pequeña bibliografía.- Pa empezar puen servir estos tres llibrinos:
- Guía de setas de Asturias de José Arias Canga. Ed.Trea.
- Gran guía de la Naturaleza. Setas de Edmund Garnweidner. Ed. Everest.
- Las mejores setas de la Península Ibérica y sus posibles confusiones de JuanCarlos Santos, Pablo Juste y Faustino García, editáu en Edilesa.
Salú y a disfrutales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario