5 dic. 2011

LOS DEMONIOS DE LA CASA

Tanasio nel so llaboratoriu
Cuenten que nes tribus masái de Kenia los buenos espíritus alcuéntrense na viesca. Allí ye´l llugar onde topen les plantes medicinales pa curase y onde ta la reserva de yerba na época de la seca pa les vaques, el so principal sustentu. "Sin yerba nun hai ganáu y sin ganáu nun hai masái", diz un dichu.
Aquí, nesta otra parte del mundu, dicen que los buenos espíritus tan nes ilesies, anque yo nun toi tan seguru d´esto a xulgar polo que se ve y  polo que nos diz la Hestoria. Lo que sí ye cierto ye que los malos, los demonios, pequeños o grandes, ún de los llugares que más frecuenten son los hospitales. Escribo esto dende´l de Riañu, el del Valle del Nalón y pueo asegurálo.
Repasando la Hestoria vuelvo a Llaviana cuando corríen los primeros años de mil seiscientos y el capitán Álvarez Celleruelo decidió establecer la so residencia na vega de La Pola, a la mano derecha del ríu que baxa de La Robellá. Diba a tar cerca de la pontona pela que pasaba a Buenavista y a los praos de Solavega. La casa tenía una gran galería que daba a una güerta al sur, d´onde vería tolos díes enfrente la elegante silueta de Peña Mea y na parte d´atrás fixo construir una capiella dedicada a San Xosé. Home devotu al mesmu tiempu que supersticiosu, pensaba que siempre s´había dar buena imaxe y cuenten que pa esconxurar los demonios de la casa (asina les gastaben entós) mandó poner nel so blasón la siguiente inscripción: "Ansí debe l hogar ser, como debe parezer". Fue hasta va unes décades "la casa de Paulinete", el so últimu habitante. Lo que nun pudieron más de trescientos años d´Hestoria púdolo la especulación  y sustituyeron la casa por un edificiu de pisos nos años ochenta del sieglu pasáu. Lo que nun imaxinaba aquel primer habitante, militar de la caballería del rei, yera qu´ún de los sos descendientes, esti que veis na semeya, fuere ún de los científicos más nomaos en combatir el mayor demoniu de los nuestros tiempos, el cáncer. El cáncer de mama, pa ser concretos. Tanasín, asina lu llamábemos de pequeñu pa distinguilu de so pá y tamién porque yera de menos edá que nosotros, los otros nenos del mesmu barriu nel que nos criemos.
Atanasio Pandiella Alonso ye Vicedirector nel Conseyu Superior d´Investigaciones Científiques en Salamanca y coordina nesi Centru los estudios d´un fármacu que sustituye la quimioterapia en dalgunos casos mui agresivos d´esti demoniu tan corriente nel nuestru tiempu. A pesar del so currículum innumberable aquí y más que brillante, pue dicise que nun lo tuvo nada fácil. Dexó Llaviana con quince años depués de la muerte de so ma y so pá y anduvo pel mundu, A Coruña, Italia, Estaos Uníos, etc., hasta completar los sos estudios de medicina y acabar en Salamanca. Amigu d´infacia del mio cuñau Andrés supi siempre por ésti tola so trayectoria personal y siempre que vien per La Pola vense, dalguna vez tuvo tamién en mio casa. La selmana pasada ofreció una conferencia clara y contundente na Casa de la Cultura de la Pola (la suya y la mía) sobre los últimos avances nesti campu de la Ciencia. Depués de la so esposición maxistral apaecieron otros demonios, los antepasaos.
Un pariente que conoz bien tolos árboles del conceyu, tamién los xenealóxicos, falónos de la bisagüela de Tanasio descendiente del capitán, Eulogia  Álvarez Celleruelo, que nel s.XIX fue a vivir a Iguanzo, una aldea a dos quilómetros de La Pola cuando se casó con Ramón Alonso, un demoniu según cuenten que, como Cervantes, yera recaudador d´impuestos, anque nun se sabe si escribía dalgo, nin bien nin mal. Lo que sí se sabe ye que por mor del so trabayu tenía que desplazase a Cangues d´Onís delles veces y siempre lo facía a caballu. Compraba ún (gustáben-y los blancos, tordos o cardinos) y pasaba díes, hasta selmanes sin aportar per Llaviana, a la que siempre volvía sin caballu y sin perres. Ún de los fíos d´esti "caballeru" yera´l güelu maternu de Tanasio, un buen paisanu, pero tenía otru fíu, Avelino Alonso que bebía los praos, otru demoniu a dicir de Josefa, la so muyer, a quien yo conocí bien. Nes époques más dures de la fame de la posguerra, al nun haber munchu dineru contante y sonante, Velino, sin que lo supiere la so muyer, vendía-y al antiguu chigreru del actual Bar Argüelles na plaza de la Pontona dalgún prau a cambiu de vinu, tabacu y anís de guinda hasta que lu acababa. Depués otru, si hubiere menester.
Y asina repasamos demonios que más que demonios yeren diaños burllones, non como esi otru que sí se mete nes cases y desfae cuantu hai. Esi qu´estudia Tanasio y al que poco a poco se-y va poniendo remediu gracies a científicos como él. Hai quien trabaya en coses qu´importen, que nos importen a toos, xente que ye, como dicía Brecht, imprescindible, como "Tana", compañeru nos xuegos d´infancia y  mui buena persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario