19 dic. 2011

LA MORA

Dello de xente coméntame de vez en cuando, non con mala intención, qu´eso del asturianu (del bable, suelen dicir) que ye cosa del pasáu que ta dando les últimes o quiciás que ta muerto yá.
Ye verdá que nestos últimos cincuenta años la pérdida de falantes del idioma -los únicos que puen mantener viva una llingua, nel mio modestu entender- fue mui grande por causes que nun cabe repetir aquí y siempre que se fala d´estes coses vienme a la cabeza´l casu d´una yegua qu´hubo en casa, una yegua de monte a la que-y llamábemos "La Mora" pol so color prietu y que compramos de potra n´Infiestu pa que pastiare per estos montes de Llaviana a la oriella izquierda del Nalón, per Raigosu.
Yera una potra quincena criada en casa y avezada a la mano y vino nun camión con otros animales. Tuvímosla coles otres yegües de monte unos venti años y sucediónos un casu con ella cuando yá taba mui vieya.
Yera a primeros d´agostu y desapaeciónos de coles otres, asina qu´anduvimos buscándola per tolos llaos y corriendo la voz. Facíase raru l´asuntu, polo que o bien se despeñara o bien fuera a morrer de vieya per cualquier requexu, pero non, unos díes más tarde dixéronnos que la teníen visto pal otru llau del ríu, nos alredores de Peñamayor. Éso sí que yera más raro tovía, porque nunca tuviera pastiando per aquellos montes y amás andaba sola. Fui a ver si la topaba y alcontréla xunto a la Marea, cayendo yá pa Infiestu, mui cerca d´onde la compremos. Taba enforma debilitada, tráxila pa casa y morrió a los pocos díes na cuadra. En casa tol mundu pensó que fue a morrer onde nació, yera la única esplicación qu´alcontramos.
A mi esto diome muncho qué pensar y tovía cuando m´acuerdo nun soi a topar soluciones fáciles. Pregunté-y a dalgún biólogu, a veterinarios espertos na materia y decíenme que sí, que podía ser, pero sin munchu convencimientu.
Tengo preguntes que nun soi a resolver acerca d´esti casu. Una ye: ¿por qué sabía la yegua d´ónde yera, el pueblu en concreto, si ye -como paez- que lo sabía?
Otra ye que ¿cómo s´orientó pa dir p´allá, que mapa tenía na so cabeza? Ella vino nun camión d´Infiestu y nun se movió en toa so vida de Llaviana. Tuvo que baxar del Raigosu, atravesar el ríu pel puente d´arcu, y subir hasta´l monte de La Ortigosa que llenda yá con Piloña. ¡Mui estraño! Pero lo que tovía me llama más l´atención de tol asuntu, lo más difícil d´entender de too aquello ye:
-¿Por qué quería dir a morrer al sitiu, al llugar nel que nació?
-¿Fue too una coincidencia? Nun lo creo.

4 comentarios:

  1. Esperemos que a l'asturianu nun-y pase lo que a la to Mora y vaya morrer tamién a Piloña ensin comelo nin bebelo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco lo tengo claro, Luis.

    ResponderEliminar
  3. Gracies polos ánimos, Pablo.

    ResponderEliminar