8 ene. 2012

LOS NOMES DEL FRÍU, D´HÉCTOR

Héctor Pérez Iglesias
Un roman n´est jamais qu´une philosophie mise en image
Albert Camus.

Camus fala de la novela, pero tamién lo podemos dicir d´un poema, nun ye nada más qu´una filosofía puesta n´imaxe.
Creo que d´imaxes na poesía, Héctor Pérez Iglesias ye ún de los que más sabe -sinón el que más- de tolos y les poetes qu´escriben actualmente n´Asturies.
D´esto voi falar aquí, d´esto y d´un poema en concreto d´esti autor.
Tengo bien presente per otru llau la llabor inútil de comentar un poema, cualquier poema, creo que tampoco Héctor lo necesita - nin falta- y paezme que lo único que fago ye de-clarar namás lo que ta bien claro, pero alredor d´esti poema tan rotundu como impecable apetezme facer unes reflexones acerca de la poesía asturiana d´estos últimos años, un poema bien representativu d´Héctor, de la so mirada espresionista de tolo que lu arrodia y nesti casu abstracta tamién, poniéndo-y nomes al fríu que nos faen pensar acerca del individuu que pobla esta civilización nuestra.
Nun ye casual la cita del autor esistencialista arxelín-francés que punxi al principiu. Yá va tiempu que voi viendo que cuasi tolo que s´escribe n´asturianu ye esencialmente pesimista, esto ye un fechu incontestable y dalgún día quiciás dalguién alcuentre les razones d´esto, a mí, de momentu, nun me lleva tanta xera como pa tratar de descifralo. Tamién sin facer un análisis mui profundu podemos dicir que la lliteratura asturiana d´estes últimes décades tien les característiques del Romanticismu (señaldá, individualismu, usa la naturaleza...) o más bien si se quier utiliza ciertos recursos d´esti movimientu lliterariu. Asina mesmo podemos apreciar en la mayoría de los autores rasgos del Esistencialismu de mediaos del sieglu XX, del qu´antes falaba. ¿Significa esto una vuelta a estos valores? Yo nun lo creo. Ta claro que tanto Romanticismu como Esistencialismu son valores tresversales que se dan a lo llargo de la Lliteratura Universal, en toles lliteratures y en diferentes époques cronolóxiques. Por poner dalgún exemplu na lliteratura asturiana actual títulos como El color de la ausencia, Les aldabes del olvidu, La mala suerte, Palabres de ñeve...-caún pue añedir los que quiera, qu´hai munchos- nun dexen un resquiciu d´esperanza nenguna. El fríu ye ún de los recursos más usaos nesta poesía, como nel poema d´Héctor que trato aquí. Por poner namás qu´otres dos referencies en poetes como Manuel Asur estremáu nel tiempu d´Héctor, que diz:
"Nun aguanto´l fríu.
¿Pero cómo uxar les calaveres?"
o los d´otra poeta del mesmu tiempu que´l qu´aquí nos ocupa, Vanessa Gutiérrez, que diz asina nun llargu versu:
"El frío, petrificando les tos entrañes. Ariciando cadún de los poros que primero fueron llambíos. Furando hasta les vísceres que nunca fueron fecundaes por más amor del qu´agora te desprecia."
Tanto n´ún como n´otra nun dexen un resclavu pa la dulda, son tremendos y tremendistes. A esto ye a lo que me refiero cuando falo d´esi pesimismu conxénitu de la poesía asturiana.
Con too y con ello quiero infinitamente a esta poesía y reniego de los que por pura ignorancia, o lo que ye peor, por mala fe, traten de negar la masa buena de pan blanco na que ta fecha. Nun sé de naide al que nun-y gusten los versos que cantaben a les armes y al héroe de Troya en La Eneida porque tean escritos nuna llingua yá muerta, que tovía nun ye´l casu del asturianu.
Y creo tamién na so probeza que quixere ver colos güeyos de la distancia a la manera de Carles Riba o Kavafis nos repitíos versos d´Itaca:
I si la trobes pobra, no és que Ítaca
t'hagi enganyat.
Savi, com bé t'has fet,
sabràs el que volen dir les Itaques
”.
Si l´atopes probe nun ye qu´Itaca t´engañare. Si somos sabios sabremos lo que quieren dicir les Itaques.
Creo na grandeza y na probeza de toles llingües, de la llingua de Dante, la grandeza y la probeza de la de Cervantes y Juan Ramón. En toes, asina son les Itaques.
Tengo delantre mí unos cuantos poemarios recién salíos del fornu y podría falar de cualquiera d´ellos con agradecimientu y entusiasmu, pero sólo lo voi facer d´un poema de Héctor Pérez Iglesias, un autor que me gusta especialmente y del que yá escribí dalgo en dalguna otra ocasión, precísamente pola plasticidá de les sos imaxes, esa facilidá que tien pa pintar coles pallabres a traviés d´espresiones siempre chocantes, pero que carguen, ellenen de significáu a eses pallabres. Nun quiero quedar sólo nel simple afalagu, sinón tratar de descubrir nesta poesía esa fuerza qu´arrastra a quien sabe apreciar l´arte bien fecho dende esta esquina preciosa y pequeña del universu.
La primer vez que lleí´l poemariu Aquella xente nunca sabía aú llevaben les carreteres xunta les que vivíen nun taba esti poema, asina que dende´l mio puntu de vista fue un aciertu metelu na última de les cuatro partes nes que ta dividíu´l poemariu y que se titula Rumbos. El poema ye esti:

Cuando´l fríu fízose xustificación
mordí´l mercuriu.
                             Apertando
escarcha de la nevera nes manes
doi forma a la desilusión:
tien muncho d´artesanía´l desamparu.

Hai una alfarería de la soledá, una aterecida
manufactura del desconsuelu. Una lluz estartalao
va entrastiando´l rellanu.

                                    D´esmenu unes rises
ingrientes xuben como una indómita
erupción pel güecu de la escalera.

Depués silenciu y esta volcánica desolación.

La tarde queda arrasada baxo les cenices
que dexa la felicidá ayeno.

Nun tien títulu como la mayoría de los sos poemes, pero empieza con dos versos, el segundu cortáu y encabalgáu, esto ye, dexa intencionadamente “apertando” pa lo que sigue y céntrase en: “Cuando´l fríu fízose xustificación/ mordí´l mercuriu.” Clave de lo que va depués, anque nun s´entiende bien dientro de la lóxica habitual del llinguaxe. Polo tanto tamos ante un primer versu con connotaciones surrealistes, mui común nesti autor, y una imaxe que tamién sorprende: “morder mercuriu”.
Quiero sorrayar tamién, porque creo que ye importante la sonoridá qu´emplea en tol poema, l´aliteración de la “f” nel primer versu qu´acentúa la sensación de fríu (frí/fí/fi) y la “mr” repitía qu´acentúa la rabia contenida nesi “mor”, “mer” y que se dexa continuar en a-per-tando es-car-cha.
Ta falándonos nestos primeros versos d´una situción que paez xeneral, que ta fuera del autor y non sólo del so estáu d´ánimu particular, ye dalgo qu´él siente pero que ta xustificao digamos socialmente y que nun quier aceptar. Ye por tanto´l dicir “non” esistencial, que se rebela amás con fuerza contra esi fríu.
Tolo que vien detrás va a confirmanos y al mesmu tiempu esplicanos esto que paez que nun s´entiende del too bien.
Podemos dividir lo que sigue en dos partes bien diferenciaes y bien definíes polos sustantivos utilizaos, d´un llau refentes concretos y d´otru abstractos, toos ellos de carácter pesimista y negativu que pon de relieve esi “fríu” del que nos fala:

-En primer llugar:

fríu                                                                                             desilusión   
escarcha de la nevera                                                                 desamparu
aterecida manufactura                                                                 soledá
lluz estartalao                                                                              desconsuelu 

-Y en segundu llugar:

rises ingrientes                                                                          silenciu
indómita erupción                                                                     volcánica desolación
cenices                                                                                     felicidá ayeno

Sabemos namás qu´hai una escalera y un rellanu, son dos símbolos mui simples del tiempu, del trescurrir de la vida. Esta simplicidá ye engañosa porque escuende´l trazu firme qu´abarca lo esencial, como en cada pallabra del poema. Nun se pue añedir nin quitar nada nesta estructura tan simple como perfecta. Pel güecu d´esa escalera l´autor siente rises. Na so soledá, desolación, desamparu, desconsuelu, silenciu siente la felicidá ayeno y too queda en tarde -otru recursu aparentemente senciellu- arrasada. Nun hai llugar nin resquiebra d´esperanza nenguna en tol poema. Silenciu, volcánica (grande, mui grande) desolación.
Entendemos agora aquellos dos primeros versos que nun paecíen lóxicos nel discursu habitual de la llingua, pero que van garrando lóxica, esa lóxica poética representada poles imaxes clares cuando dos pallabres que nun habíen d´alcontrase se xunten:

-         morder mercuriu
-         dar forma a la desilusión
-         artesanía del desamparu
-         alfarería de la soledá
-         manufactura del desconsuelu
-         lluz estartalao
-         rises ingrientes
-         volcánica desolación

Al xuntar estes pallabres imposibles naz la poesía, el significáu poéticu que coles pallabres al usu tendríemos qu´esplicar llargamente, pero qu´aquí queda fecho con estes poques pallabres redondes y a la vez cargaes de guapura, con una trescendencia estética que sólo consigue l´arte.
Quiero reparar nes rises que siente l´autor del poema, unes rises que lleguen a quema-y hasta dexar namás que cenices. Pue facésenos duro sentir unes rises cuando ún ta na más absoluta soledá y esto ye lo que resalta con estos otros dos opuestos, tan presentes en tol poema. Estes rises yeren les que-y dolíen tamién a Meursault, el protagonista de la novela de Camus na so soledá nun país estrañu, ente xente estraño y una vida sin sentíu nengún. Ye la mesma soledá lliteraria de Juan Pablo Castel, el protagonista de El Túnel de Sábato, por poner otru exemplu que va nel mesmu sentíu.
Héctor P. Iglesias consigue con unos pocos versos dar forma a un sentimientu  esistencial apuntáu yá por otros escritores y por otros artistes de diferentes países, non por ello menos vixente. Tienen l´ecu inconfundible de lo imperecedero.
Un poema tan demoledor como esti que tenemos delantre n´époques de bonanza, de prosperidá y de crecimientu pue resultar incómodu, sin embargu en situaciones de decadencia como la nuestra y nun me refiero sólo a l´actual inmediata de crisis económica, nin siquiera a les últimes décades, sinón al conceptu xeneral de civilización, nestes circunstancies pue resultar un bálsamu. Pensar que nenguna calamidá, nengún tiranu o situación social, por pésima que seya va a empeorar les coses, pue servinos por desgracia como catarsis o purificación, llibéranos d´esa carga de la imposibilidad de ser, d´esta estraña costume de tar vivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario