25 ene. 2012

EL SUAÑU DE LA RAZÓN

Normalmente´l futuru ye un sinónimu de la esperanza, anque delles veces pue ser tamién del azogue y el mieu. Yo tenía una tía que creía que cuando cantaba la beca -esi curuxu pequeñín nocherniegu- xunto a to casa, yera presaxu de que dalgo malo diba a pasar. La nueche antes de que mio pá nos dexara pa siempre taba mio tía Luisa en casa, la de los badagüeyos, tábemos toos na casa del mio güelu paternu y ye verdá que cantó´l cárabu nuna tilar al par.
Cantó ésa y otres munches veces que nun pasó nada.
Los suaños, los malos suaños sobre too, llibérennos de dalgunes preocupaciones cotidianes, porque al despertar paez como que descansamos de lo que-y tamos dando vueltes na cabeza de forma insistente.
Estos díes d´atrás tuvi ún d´esos suaños. Voi contalu.
Suañé qu´un políticu, nun sé bien si yera d´un Ayuntamientu o del Gobiernu o d´ónde, prohibía les Timbes Poétiques, estos alcuentros que se vienen faciendo dende va tiempu n´Asturies per pubs normalmente y qu´a Pablo X. Suárez, el so principal organizador, metíenlu presu. El políticu en cuestión presentábase nel pub La Caja Negra d´Uviéu vistíu con ropa de cazador y con una escopeta d´eses típiques de dos cañones colgada del hombru. Nuna mano llevaba d´un ramalín pequeñu una oveya xalda y na otra, la derecha, un doberman con una correa curtia. Mientres comunicaba estes noticies, el perru soltóse-y de la correa y tiróse a la oveya sin pensalo dos veces y anque´l paisanu trató d´evitalo, matóla entós mesmo d´una dentellada. Cuando m´acercaba a la oveya que quedaba nel suelu sangrando desperté.
Nuna ocasión Julio Caro Baroja esplicaba´l sentíu de los suaños falando de los sos tíos Pío Baroja y Ricardo, el pintor. Paez ser que´l primeru, l´escritor, suañaba con coses que podíen ser verdá, como por exemplu que taba na panadería familiar y nun-y cuadraben bien les cuentes, colo que despertaba alloquecíu de tal manera qu´había que deci-y que quemaran la Facultá de Medicina o qu´estallara la revolución social pa tranquilizalu. Sin embargu los suaños del otru yeren fantásticos o absurdos y despertaba siempre echando unes risotiaes que se sentíen per tola casa.
Al mio suañu nun había per ónde lu garrar de lo absurdu que yera y sin embargu tengo que dicir que desperté preocupáu enforma, tuvi dándo-y vueltes tola mañana al asuntu, asina que decidime a coyer el móvil y marcar el númberu de Pablo. Tenía preparao cómo conta-y lo fato del suañu. Llamé varies veces pero nun me lu garraba. Volví a intentalo más tarde, pero nada. Empecé yá a mosquiame col asuntu, asina que me punxi en contactu con Sergio S. Taboada, otru impulsor d´estes Timbes lliteraries y díxome que yera asina, que les Timbes taben prohibíes y que Pablo taba nos xulgaos d´Uviéu pendiente de facer declaración y que lu mandaben pa Villabona. Sabía que Sergio nun falaba en broma y quedé sin respiración.
-  Pero ¿por qué?...Pero a un poeta...Pero... ¿De qué lu acusen?-acerté a dicir.
- Son unos cabrones, Miguel, me dixo, dicen que por alterar l´orde públicu y mézclenlo con nun sé qué multes que s´inventaron de tráficu, de conducir o nun sé qué hestories.
- Pero si ye namás poesía. Bueno, namás y nada menos. Si nun ye una actividá que tea subvencionada.  Esto nun tien pies nin cabeza.
- Tengo que dexate agora- me dixo. Yá falaremos de too ello más detenidamente y a ver qué ye lo que pasa.
¡Qué barbaridá! Coses como estes faenme pensar que nun pertenezo a esti mundu, esti mundu que nun entiende la Cultura o meyor dicho, que namás entiende de la que se fai a base de perres y lo que nun ye asina déxenlo como marxinal, como tochures d´unos friquis que nun saben cómo s´entreter. Ye pa cuatro amigos del pueblu, de la tierra y nun sal pela tele nin ye famoso.
Cuando tengo una preocupación seria -y ésta yera bien seria-, voi siempre pel paséu del ríu. El Nalón ye´l ríu de los mios recuerdos, el que tolo trai y tolo lleva y dalgunes veces valme pa tratar d´aclariar les idees. Al atardecer el ríu tien munchos requexos, munchos soníos. L´ecu del ríu llevábame esti día a la lletra d´una canción de Raimon yá olvidada por mi y que por dalguna razón que nun sé, nun yera a quitar de la cabeza:

Hem vist tancats
a la presó
homes plens de raó.
No,
jo dic no,
diguem no.
Nosaltres no som d'eixe món.

Últimamente canta toles nueches un curuxu posáu nel teyáu de la mio cuadra que ta como a cincuenta metros de casa y pienso que quiciás Goya tenía razón, el suañu de lo posible produz monstruos. Acuérdome que tengo un poema que tamién fala d´estes coses nel mio llibru de Pastoral en sol mayor. Ye esti:

EL SUAÑU DE LA RAZÓN

Anialaben nes vigues del llagar
los esperteyos. Yeren
unos bichacos feos como diaños.
Hacia noviembre había que tranca-yos
pa pisar, pero siempre se colaba dalgún
pente les teyes. “Dexa esos bichinos,
nun pasa nada si entra dalgún, son
necesarios y quiten munches mosques.”
-dicíes siempre.
Nun sé por qué suañé  qu´una mañana
clara nublaba d´esperteyos negros,
grandes como la beca
que cantó aquella nueche na tilar
al par de casa,
la nueche enantes del amanecer
que nos dexasti.
Nun sé por qué suañé con ellos. Fue
el mesmu día qu´un guah.ón del pueblu
crucificaba ún fumando un pitu
nel tueru una tilar del cementeriu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario