5 ene. 2012

DONAN PHER

Donan Pher
Mediaos de los setenta del sieglu XX, unos rapacetos delantre d´una farmacia.
-Pidi condones.
-Nun m´atrevo a dicilo asina.
-Entós calcetinos de viaxe.
-Nun sé...Tampoco.
-Llámense perseverativos. Pidi perseverativos.
Paez un chiste malu, pero esto pasó con toles lletres. El recursu que quedaba yera Donan Pher.
Anque nunca los vendió, que yo sepa, Donan Pher yera una especie de nome xenéricu que-y dábemos de guajes a  tolos vendedores ambulantes, trapichanes, bufoneros y demás, qu´apaecíen cada xueves pel mercáu de La Pola de Llaviana.
Esti personaxe fue una de les caricatures vivientes más imaxinatives que conocí nesi ámbitu. L´home real, Fernando Santos Velázquez López, de La Pola Siero, nun sé si sería como cualquiera de nosotros, nun tuvi´l placer de conocelu personalmente, pero´l papel que representaba con estes pintes más o menos, vendiendo bolígrafos nun tenderete de feria en feria, facíalu a la perfección.
Pue paecer que la semeya ta fecha nun país exóticu, d´África quiciás, pero non, la serpiente pitón que lleva enroscada pel cuerpu ye del zoo de Madrid y ye en La Casa de Campu onde ta fecha la foto.
Dende que yo yera un nenu hasta tovía nun va munchos años, esti paisanu llevaba´l so tenderete de bolígrafos munchos xueves a Llaviana, vistíu asina y con semeyes como ésta detrás del puestu. Yera un esplorador que nos traía de mundos estraños bolígrafos y estilográfiques de tolos tamaños y colores, en vez de patates o maíz como otros descubridores. A los nenos impresionábanos tanto como ver pasar un faquir enriba un elefante o qué sé yo pel medio de la plaza.
Fernando Velázquez y los sos bolígrafos
Nel so puestu y en lletres gótiques bien visibles ponía:
"Donan Pher, El Emperador del Bolígrafo".
Venía mezcláu con otros trapichanes que vendíen lo mesmo navayes de Taramundi que condones, nunos años en que los condones nun yeren tan  fáciles de consiguir pa los chavaletos como agora, que se puen comprar nes farmacies o mesmo nos supermercaos. Yeren tiempos escuros y escurantistes, de miseries tapecíes debaxo de los tenderetes y de les mázcares.
Cuando escribí´l llibru de Güelgues de gallón, quixi face-y un pequeñu homenaxe a toos estos personaxes ambulantes nun poema. Vendíennos bolígrafos -"quilómetros d´escritura"- y calcetinos de viaxe. ¿Qué más se podía pidir naquellos tiempos? ¿Qué más podemos pidir?  Fíxilo xuntándolo too na figura emblemática de Donan Pher (Fernando si lo lleemos al revés). Imaxinativu siempre, enteréme va poco que morrió en 2010 en Siero.
En Navarra fue noticia en munchos diaros de la Comunidá. Diba tolos años per San Fermín col tenderete al llombu y en Pamplona sacáronlu en caricatures y camisetes nes sos fiestes. Pésame bien nun lu tener conocío como persona, asina como nun tar escribiendo estes llínees a bolígrafu.
El poema ye esti: 

Sonata III .- La hestoria de Donan Pher* (quiciás un nomatu del gallón)


Venía tolos xueves pel mercáu
y siendo neños chocábanos muncho
el so nome, como d´un país raru,
tamién cómo facía pa dicir
les eses o daqué dificultá
coles erres o pue que´l que tuviere
güeyinos picardiosos tres les lentes
o quiciás la sonrisa lluminosa
qu´amosaba en dalgunes ocasiones.
Amás, dáben-y un aquel como exóticu,
sobre too, aquel salacot filipín
grande y aquelles pintes de safari
que nun casaben gota col puñáu
de bolígrafos, que yera lo poco
que vendía, colos –como dicía-
calcetinos de viaxe que guardaba
tapaos debaxo del tenderete.
“Quilómetros d´escritura”, glayaba
al altu la lleva, mientres facía
escarabayos nuna fueya blanca.
Pero lo que más nos maraviyaba
yeren les semeyes detrás del puestu:
elli y una pitón grande enroscada
per tol cuerpu, al empar d´unes palmeres.
Colos años, supiemos yá que -aparte
de los dos dientes con empasties d´oru-
l´acentu yera´l frutu d´una mala
prótesis puesta por un mal dentista,
la pitón yera d´un zoo, el so nome
Donan Pher yera´l d´un simple Fernando
al revés, el salacot filipín 
d´antroxu, como´l vistíu y condones
los calcetinos de viaxe escondíos.


* Esti testu alcontróse colos otros, pero nun sabemos bien quién lu escribió.

9 comentarios:

  1. Yo sí que lo conocí cuando de pequeño iba al Rastro de Gijón, con mis padres. Allí estaba él, vendiendo bolígrafos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andaba per tolos llaos. Tamién me comentaron xente d´Avilés, de Siero, etc.
      Un saludu.

      Eliminar
  2. En Sanfermines era un clásico, venía todos los años y creo que después se quedaba unos días más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Creo que cuando nos dejó, incluso le hicieron una especie de homenaje en Pamplona.

      Eliminar
  3. Han pasado más de cuarenta años y aún lo recuerdo en la plaza Mayor de Palencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amig@ anónim@. Un gran personaje.
      Saludos.

      Eliminar
  4. En el Paseo Valencia por Sanfermines, qué impresionante ! yo era un niño.

    ResponderEliminar
  5. Uno de mis primeros recuerdos de infancia en el rastro de Gijón. (No sabia que hubiera viajado tanto). Gracias por estas gotas de historia de calle.
    Y pena que en Asturias no lo tuviéramos tan en cuenta como en Pamplona.

    ResponderEliminar
  6. Una leyenda, Rathaus. Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar