22 ene. 2012

EL CUERVU

Ataúlfo Gamonal Coto. Foto de : Javier Gamonal.
"Open here I flung the shutter, when, with many a flirt and flutter,
In there stepped a stately raven of the saintly days of yore."  The Raven. E.A.Poe

("Tiréme a abrir la pesllera, cuando, con un suave batir d´ales,
salió d´allí un cuervu maxestuosu de los sagraos díes d´antaño") El cuervu.

Un día d´estos d´atrás taba  buscando nel ordenador fotos antigües de Llaviana y al meter nel buscador les pallabres clave salíame siempre: "La búsqueda no obtuvo ningún resultado". Yera rarísimo. Entós sentí posase nuna mazanal que tengo delantre la galería un paxarón grande. Yera un cuervu. Nun-y di muncha importancia, porque suelen parase delles veces cuando tán de pasu o anden a la busca de comida, pero al poco, oí falar afuera, sentí como un soníu de pallabres repetíes insistentemente. Yera n´inglés y entendíense mui claramente: "Never more, never more..." Asoméme asombráu y efectívamente´l cuervu posáu na picalina del árbol dicía de continuo nesi idioma: "nunca más, nunca más..."
Nun puen ser tantes coincidencies, dixi pa mi, un cuervu, falando n´inglés, les pallabres del poema de Poe y precísamente cuando toi buscando pel Google fotos d´una Pola de Llaviana que yá nun esiste. Esto ye pa escribilo, pensé.
Al abrir una de les ventanes de la galería, el cuervu salió esnalando pa contra una mata de p´arriba de casa y perdióse pente la maraña de cañes desnudes que dexa l´iviernu na viesca.
Volví al ordenador y volví a meter otra vez les pallabres clave: "fotos antigües Llaviana" y esta vez sí, saliéronme una pila de páxines relacionaes col tema.
Plaza de la Encarnación. La Pola de Llaviana.
 Nuna d´estes cases del fondu vivía Ataúlfo.
Buscaba concretamente una de la calle Tras que yera onde vivía Ataúlfo Gamonal Coto, el de la semeya del principiu.
Tengo recuerdos d´él namás que de la infancia. Ye dalgo mayor que yo y cuando ún ye un nenu de cinco o diez años, una década de diferencia ye un abismu enorme, insalvable pal tratu anque seya namás como vecín. Amás lleva la mayor parte de so vida per otros países y continentes, agora vive en Rivas Vaciamadrid. De toes maneres ye tíu d´un de los mios más queríos amigos d´infacia y adolescencia, de la mocedá dorada y d´esta segunda inocencia que da en nun creer en nada, José Antonio Gamonal y pol mio amigu supe d´él y qu´escribe y qué bien escribe. Fue hacia l´añu 2004 ó 2005 cuando "Gamo" me traxo un cuentu, Nunca más a las ocho, d´Ataúlfo, que se desarrolla en Llaviana, na estación de tren, el mediu de tresporte más perfectu que concibió´l ser humanu. Ye una hestoria del franquismu, de la clandestinidá, del so pueblu d´infancia y el míu, La Pola. Una preciosa hestoria que ganó en 2004 ún de los premios del Tren convocaos pola Fundación de Ferrocarriles Españoles.
Ye d´una xeneración que como la mía fuimos analfabetos de la nuestra propia llingua materna. Ataúlfo, amás d´otres llingües (inglés, francés,...) que domina por mor de los sos estudios y profesión, esprésase con total corrección n´asturianu escrito. Pudi comprobalo cuando mantuvimos unes poques pallabres ente nosotros, que me volvieron a los mios más queríos y benditos recuerdos de la infancia.
Ye inxenieru aeronáuticu y la so profesión ta relaccionada cola industria aerospacial, poco que ver cola Lliteratura, anque tien plublicaos per revistes y otros medios cuentos y relatos. Tolo que conozo d´él ye perguapo, amás de tar escrito con gran maestría.
Déxobos aquí  un buen exemplu del so buen facer lliterariu, esti cuentu perfectu que ganó l´añu pasáu la edición de microrrelatos policiacos de "Getafe Negro":

Microrrelato ganador

Sin fumata, de Ataúlfo Gamonal Coto

El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral. Se lo impidió el camarlengo: «No es más que una indisposición, vuelva a dormir».
Se retiró pero no pudo descansar; recordaba el desasosiego en el rostro de la monja que salió de la cámara cuando él acudió, el gesto demasiado autoritario del camarlengo y, durante largo tiempo, sintió un inusual movimiento por los pasillos. No debo preocuparme, se decía, mis hombres me alertarán si es preciso.
Entre Lorenzo Silva y Germán Solís. Foto de: Javier Gamonal. 
Al amanecer, mucho más temprano que de costumbre, pasó por el cuerpo de guardia y examinó todas las incidencias de la noche: habían utilizado el Passetto di Borgo para traer un doctor. Después, como cada mañana, acudió a la misa papal. Su Santidad parecía totalmente recuperado y aquella voz que tanta bondad trasmitía fue calmando su corazón. Cuando se volvió y dijo «Ite missa est», sus ojos se cruzaron y el comandante no pudo evitar un escalofrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario