28 oct. 2011

UN TEMA DE TANTE

Contaba una vez Lluis Xabel Álvarez que-y pidieron nun festival de Bretaña que recitare dalgún de los sos poemes, pero nun llevaba nada preparao. Taba allí una mocina d´unos 14 o 15 años que dixo que sabía de memoria la so Céltica por cuenta´l discu de Nuberu, asina que fue ella mesma dictándo-y al autor del poema pa que lu recitare.
Chus Pedro y Manolo fueron los que prendieron una mecha que dinamitó l´imaxinariu colectivu a final de la década de los 70, non sólo dignificando l´usu social del asturianu, sinón poniedo a poetes como Lluis Xabel o Manuel Asur na nuestra memoria a traviés de la música. Música cola que pocos años más tarde tamién Los Berrones trescalaben les fronteres de la tierra. Dicía nuna ocasión  Tante que-y hubiere gustao aprender música nun conservatoriu. Paul Simon (músicu d´estudios reglaos) siempre dixo que Dylan-y sacaba muncha ventaya nes composiciones, precisamente porque´l de Minesota nunca pisare un conservatoriu. Seya como fuere, Los Berrones supieron amestar al costumismu asturianu tradicional les corrientes del rock européu más prestoses, y nos sos discos sentimos tovía los ecos del rock progresivu de Roger Waters, por poner namás qu´un exemplu.
Cuando José Ángel Hevia taba estudiando Filoloxía n´Uviéu y entamaba cola so carrera de merecíu éxitu internacional, daba clases de gaita (eses que llamen extraescolares) a dalgunos de los mios alumnos del FUNDOMA. D´eses clases salieron buenos gaiteros como recuerdo agora apriesa a los hermanos Muñiz (José Antonio, Cova y Iván) o mesmamente l´actual director de la banda de gaites de Villaviciosa, Martín Poladura. Pero fue una nueche de yá va munchos años, un sábadu cenando nun bar, nún d´esos programes que poníen en la primera de variedaes musicales, cuando sentimos el Busindre Reel ente aquelles habituales pachangueríes a les que nos teníen avezaos. La gaita, instrumentu de borrachinos y de fiestes de pueblu poco valoráu, trespasaba una frontera más difícil de cruzar que la física, la de la dignidá y l´apreciu colectivu.
Tengo la suerte d´haber nacío en Llaviana, la tierra de Tante Blanco, de Los Berrones, la mía. Coincidí y coincido con él munches veces. Él tovía s´acuerda d´un día llonxanu na plaza Feijoo  nel que tábemos los dos temblando como fueyes, esperando a entrar a un esamen cola Pepa. Coincidimos delles veces tamién nel día del llibru en Llaviana (por mor de Roberto de la Llibrería Arvín) y vémonos con frecuencia per La Pola, siempre tien dalguna hestoria pequeñina qué contar o frases como ésta qu´apunto: “Nun mengua la duerna, medren les tortories”. Agora ye concejal nel Ayuntamientu y pregúnto-y ¿qué tal-y va? Corríxeme: “Indignáu infiltráu na corporación municipal”. Créo-ylo bien.
Estos díes yá empiecen a sonar peles radios (les que nun tán trancaes) les trompetes d´unes elecciones democrátiques nel reinu d´España que celebren l´aniversariu de la muerte de Franco (o dalgo asina -aquí onde vivo hai munches interferencies-) y viénseme a la memoria un tema de Tante de yá va tiempu.

DOITE UN GÜEVU
Autor: Constantino Blanco, “Tante”.

2 comentarios:

  1. Yo conocílu in person esti añu. Un grande.

    ResponderEliminar
  2. Claro que lo ye, Telmoarturo.Un saludu.

    ResponderEliminar