6 may. 2015

VAQUERU

Cola guiyada. 1965
Nos años sesenta les vegues de Llaviana arábense con una pareya de gües o de vaques que s´usaben pa cásique tolos llabores de la tierra. Normalmente delantre la pareya diba un neñu o dalguién paecíu que nun pudiere facer otru trabayu pal que se necesitare más fuerza. A los neños afalagábaselos diciéndo-yos por exemplu: "¡vaya vaqueru que tas fechu". Pa un guaje de pocos años yera´l mayor afalagu que se-y podía dicir, porque asina yá yeres como to pá, como los paisanos, un vaqueru.
Dicen que somos siempre lo que fuimos na neñez y que, de nun selo, tamos siempre tratando selo tola vida. Sábenlo bien los emigrantes que tienen que dexar la tierra, el deséu crez cola distancia y los años. Sabíalo mui bien tamién el poeta Agustín García Calvo  cuando diz que "sólo de lo negado canta el hombre, sólo de lo perdido".
El que llevaba la pareya d´animales facíalo con un palu normalmente d´ablanar: la guiyada. Nuna ocasión que tábemos arando la tierra que tenía mio güelu na vega de Ciargüelo rompió la guiyada. Aquello fue pa mi toa una llección de vida porque aprendí que les coses más pequeñes, les qu´aparentemente puen paecer insignificantes son delles veces les esenciales. Sin una guiyada nun hai nada qué facer. Hubo que parar tol trabayu. Paez mentira qu´una cosa tan simple, un palu, tuviere tanta importancia.
El meyor estudiu que conozo de los vaqueiros d´alzada ye´l del antropólogu asturianu Adolfo García Martínez. D´esi estudiu podemos sacar conclusiones mui válides pa la vida d´hoi en día y atrévome a dicir que pa cualquier sociedá del mundu. Dientro de les families vaqueires analizaes pol profesor Adolfo García, la figura femenina de la muyer, de la madre, ye la menos valorada nes rellaciones que s´establecen nesa sociedá, ye la figura más secundaria y más insignificante, por tantu, pero ¿qué pasa, qué pasó cuando esa muyer diz hasta aquí llegamos, cuando diz qu´ella cola a trabayar a una fábrica o al alimerka? Pues que dinamita esa sociedá y qu´esa sociedá desapaez. Paez mentira ¿non? Asina que la que nun yera naide yera´l too d´esi mundu. 
Nun sé si dalguién tendrá calculao la cantidá de millones d´euros qu´una sociedá tien que gastar en xeriáticos, n´escueles de cero a tres años, en guarderíes, en personal pa esos centros incluyendo les autobusaes y la gasolina pa traelos y llevalos por cuenta d´haber perdío esa figura femenina na sociedá actual.
Non, yo nun quiero volver a aquella sociedá de los vaqueiros, que naide seya mal pensáu, pero a toos aquellos que dean el pasu a la política parllamentaria al usu de la nuestra dómina recomiéndo-yos non sólo la llectura d´esti llibru, sinón que se paren a pensar que munches veces les coses más pequeñes o quiciás meyor, les menos valoraes, son les que tán na base estructural de too. Yá sé que nun soi naide, pero caún qu´eche cuentes de lo que ye la guiyada d´un vaqueru.

2 comentarios:

  1. Interesante reflexión. Siempre ha habido un matriarcado solapado, no vaya a ser que algún energúmeno se entere.

    ResponderEliminar