5 feb. 2014

CERCA DE BROOKLYN

Baxo a cortar el pelo a la Pola, pero antes voi a tomar un café y a echar una partida d´axedrez, si tercia.
Mientres tamos xugando acércase un conocíu de la neñez y dizme qu´él, pa espresase n´asturianu, que lo fai como l´oyó na Cuenca de siempre.
- ¿Y cómo ye eso? -pregunto.
- Como lo facemos aquí, na Pola, por exemplu. O en Sama...
- ¿Y Canzana o Les Bories, por poner dos exemplos, nun son de la Cuenca?
Quédase como mirando pa mi sorprendíu, sin saber bien qué dicir.
- Bueno sí, home -acaba diciendo-, ye que nos pueblos yá sé que se fala mui cerrao, pero aquí na Pola...
- ¿Aquí na Pola nun hai naide de La Bárgana o de la Robellá, o nacieron toos aquí? -insisto.
- Home yá, yá.
- ¿Entós cómo s´espresa la xente, según tú?
La conversación sigue como nun circuitu cerráu col centru nel so meligru, cuando´l mio compañeru de xuegu m´entrega una torre sin contar con ello, asina que concéntrome na partida.
Un amigu de Xixón siempre me diz -seguramente parafrasiando a Cela- que la Cuenca ye una mezcla de Caliao y Brooklyn. Y ye verdá. Al entrar camín de Tarna la térmica de Lada, asemeya más un escenariu de Blade Runner qu´un valle mineru y pocos quilómetros más p´arriba´l paisaxe tresfórmase colos impresionantes montes qu´indiquen el camín de Redes. Una vista que rompe nel valle de Llaviana, a un llau Peñamayor y la Xamoca, a otru la Peña Mea y enfrente tola crestería del Crespón coyán, col Retriñón nestes feches cásique siempre neváu detrás. La vida urbana o semiurbana del valle contrasta cola más ancestral de les aldees altes del monte, onde tovía se conserva un asturianu bien guapo. 
Al llau mesmu d´una cuadra de piedra onde un paisanu cata una vaquina pa en casa, podemos alcontrar un artista performer o un pintor del espresionismu abstracto. La Cuenca tien contrastes tan grandes como la so naturaleza. Pue dicise que McLuhan esiste con total normalidá y qu´andamos con frecuencia peles autopistes de la galaxa Gutenberg.
A eso nos tábemos avezando viviendo nel paraísu natural y feliz de los nuestros güelos, al mesmu tiempu qu´aprovechábemos les comodidaes del espaciu industrial y más urbanu, cuando al acabar el mileniu se nos abre otru desconocíu hasta entós, el dixital, el de los ordenadores y sobre too el d´internet.
Supongo que sabremos convivir tamién nestos tres espacios si queremos.
- ¿Y tú, a too esto, agora ónde vives, Miguel? -pregúntame´l que fala´l singular idioma de la Cuenca.
- Aquí mesmo -digo-, cerca de Brooklyn. (Saco l´alfil blancu).
Esto creo que ye mate

4 comentarios:

  1. Hola Miguel:

    Como siempre un relatu bien prestosu.
    A los que piensen que'l so asturianu ye'l "autenticu" siempre-yos recomiendo caleyar un pocu más per esta tierrina y lleer daqué n'asturianu, aprovechando que güei hai bonos escritores nesta llingua (ensin falta de salir d'esti blog por exemplu).

    Notru sen, y puestos a escoyer, yo quédome con Caliao (¡¡ onde va parar...!!).

    Un saludu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies queríu anónimu.
      Creo qu´esa ye la pallabra: "caleyar", caleyar muncho, per tolos llaos y aprender de la xente.
      Tamién me gusta muncho Caliao, onde tengo dalgunos amigos a los qu´estimo muncho.
      Un saludu.

      Eliminar
  2. Solo a ti se le podría ocurrir emparentar la Cuenca con el escenario de Blade Runner. Grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Charo, nun ye tan difícil al entrar, coles chimenees afumiando, escombreres enormes, naves vacíes, estructures de fierro ferruñentes,...
      Un saludu.

      Eliminar