19 nov. 2013

UNA HESTORIA DEL MÁDISON

Primero Cine Colón (1960) y después Madison.
L´Entregu.
Pa un chaval de diecinueve años de Llaviana´l Mádison podía representar nel so maxín mozu la mezcla d´una pista de baille de pueblu y la imaxinaria sala de conciertos de Nueva York. Nun sabemos si esa tarde na so propia fiebre d´aquel domingu del 79, pasó pela so cabeza la silueta en sombra de Robert Plant mientres sentía pelos altavoces The Song Remains the Same. Quiciás nesi precisu momentu tamién buscó ente la xente y el fumo pa tranquilizase la cara de Feli, la moza comunista cola que tuviera l´anterior selmana nel cine sindical. 
Esi día´l mozu nun baxara pa L´Entregu nel Carbonero (l´autobús qu´unía los pueblos de la Cuenca), viniera col so amigu Quelino y un puntu de Barredos que pasaba h.achís pela Cuenca, el "Logi", o como tamién lu llamaben el "Pilas" (pola so habilidá manual con aparatos eléctricos), un guaperes de barriada que tenía un renault fuego coloráu y que dicíen que ligaba más que naide. En so casa, vieron cómo preparaba´l chocolate con una plancha de les de la ropa de so ma. Envuelto en papel albal nun tamañu de tableta, planchábalo y cortábalo en talegos pa vendelos a mil pesetes. Dicía que-y lo traía un colega de Madrid. 
Nel Mádison yá apenes nun lo podía vender porque yera muy conocíu y aquel día precísamente taben per allí dos guardaciviles de paisanu a los que-yos llamaben Starsky y  Hutch, pol so paecíu a los de la serie americana. A Quelino y al chaval nun los relacionaben col asuntu asina que´l plan yera metelos pel medio ente´l Pilas y los destinatarios del costo. Había comisión, pero´l mozu taba mui nerviosu, nun yera pa facelo, nun se sentía bien y díxo-ylo a Quelino, que taba sentáu nuna mesa con otra xente.
- Esto nun ye pa mi, Quelino. Esto yá ye Brooklyn.
- Non, guaje, dizse Mádison.
Depués de sudar munches veces ente la xente, salió fuera hasta´l renault fuego y dexó-ylo al Logi, que taba con una moza en coche dándose´l lote. 
 - Nun soi quién.
Al macarra puteru debió paece-y mui mal, porque nun volvió a falar na vida con aquel chaval -nin falta que facía tampoco-. Sin embargu, el despreciu del camellu hacia aquel mozu fue volviéndose recíprocu col pasar del tiempu.
Años más tarde, supimos que´l guarda morenu, Starsky, dexó la Guardia Civil y punxo una casa putes a medies col Logi nun emblemáticu llugar de Llaviana, pero que fracasaron. Paez como si se fixere´l karma, como si los recuerdos d´aquel mozu se tuvieren xuntao cola memoria colectiva del pueblu impidiendo que prosperare semeyante esperpentu.
De Starsky nun supimos más hasta la fecha y agora´l Logi va al Polideportivu de la Pola y crúzase delles veces col chaval del Mádison del 79, del que dicen que pon escuela hacia Uviéu. Siguen sin tratase, anque dalguna vez ente los aparatos del ximnasiu falen del tiempu y de coses sin importancia, como dos paisanos cincuentones normales. El Pilas ye un pequeñu empresariu, anque nun se sepa mui bien de qué empreses, qu´anda pelos chigres con otros comerciantes de Llaviana como ún más, respetable y nada sospechosu. Sal cásique toles tardes pel paséu de l´alameda al par del ríu Nalón, cola so muyer como cualquier matrimoniu del pueblu y tres la so ropa de pera años ochenta, naide podría imaxinar qué facía los domingos pel Mádison aquel.

13 comentarios:

  1. Monumental, Miguel. Domines la arquitectura efímera con la precisión de un relojeru de mou y manera que quedamos plasmaos y noqueaos pola nostalgia. Esta ye otra de les partes de esa novela de la Cuenca con título provisional de Terminal. Un abrazu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies, Casimiro. Provisional, como tú dices. Veremos a ver en qué para.
      Un abrazu.

      Eliminar
  2. Hai coses que nun entiendo: ¿por qué se coloca una semeya que trai CINE COLÓN nuna entrada del Mádison? ¿Nun sería qu'aquellos rapazos prebaron daqué de lo que diben vender y metiéronse confundíos n'otru establecimientu? ¿Por qué aneciáis agarrándovos fuerte a esa quimera...? ¿Qué fue el Madison? Una Quimera, una ilusión y los que fueren, suaños son... Yá lo dixo Calderón de la Barca....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Too ye posible, la pantalla resístelo too.
      Como toles quimeres, Pablo, mui productiva. Lo de Colón ye porque tien meyor rima que Mádison. ;)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me parece un gran relato, al menos para los que no hayamos conocido nunca dicho lugar. Y supongo que más aún para quienes lo hayan conocido.
    El hecho de que la foto traiga CINE COLÓN y no MADISON, supongo que se debe a que no hay ninguna foto (al menos pública) de la misma. Despues de muchos años escuchando historias de la tan mítica sala, nunca he visto otra foto que la pudiese representar. Quimera o no, este tipo de relatos es lo único que puede hacernos una idea, a quienes no vivimos o no estuvimos presentes en esa época, de lo que era o podía ser, y en tal caso probablemente será, la sala de fiestas más mítica de la histria de El Entrego.

    Un saludo.

    (Edición unicamente pa corregir algún error gramatical de los muchos que aún queden)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies, Mario. Y yo diría que fue la más mítica de tola Cuenca. la hestoria ye absolutamente cierta como tamién lo fue´l cine y la sala de baille. Sólo cambien dalgunos nomes (non toos). Espero que si dalguién lo llee, que lo reconoza.
      Un saludu.

      Eliminar
  5. Que buenos recuerdos me ha traído ésta historia.
    Yo era uno de los que tocaba la "guitarra de aire" en el Madison mientras sonaba aquella MÚSICA que no se escuchaba en ninguna otra discoteca del país.
    Un momento apoteósico era cuando sonaba Gamma Ray del grupo Birth Control ,con los fogonazos de la luz estroboscópica secuenciando nuestro baile.
    Salud Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uff, Willy! y qué buenos recuerdos esi Gamma Ray de Birth Control, los teclaos, los duelos voz/guitarra, l´enorme solo de batería...Y ye verdá, aquelles "guitarres d´aire", les lluces... ¡Mui buenos recuerdos me traes con esa música!
      Un saludu.

      Eliminar
  6. taría bien terminar Terminal y poder lleéla, claro...

    ResponderEliminar
  7. Buenos recuerdos cuando bajabamos de la osera los que eramos mas pijos .a deu y a partir de les diez degavenos entrar esi porteru duru pa escuchar buena musica.hasta que nos echaven y vuelta pa sama en bus o carboneru.....que recuerdos..yveses conversaciones con el paisanu que cuidaba el vater....como se llamaba??........a ver si alguuen pone una foto mas reciente...y por cierto gustame el relatu.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies, Ameba.
      Nun recuerdo´l nome del paisanu. Yo tamién andaba pela Osera, y ye verdá que taba catalogada como de xente más pijo.
      Un saludu.

      Eliminar