31 ene. 2013

RADIO PARÍS


Antigua cárcel d´Uviéu.
Historia de una relación
"Es taciturno, un tipo triste como yo.
Durante cuarenta años
bajó a la misma mina
en la que se mató su padre.
Pienso que sentiría miedo
más de una vez;
si fue así, prefirió el silencio.
Con frecuencia, la silicosis
le impide respirar:
se apoya en las esquinas,
ruega al dios del oxígeno.
..."
                Del llibru Pasaje de José Luis Argüelles.
Jaime tamién baxó a la mina, tamién s´apoya nes esquines y ruega´l dios del osíxenu. Jaime ye l´últimu anarquista hestóricu d´esta Llaviana mía y protagonista -seguramente a so pesar- d´eso qu´Unamuno llamaba la Intrahistoria, que yo modestamente prefiero llamar Hestoria, a seques, asina, con mayúscules. La otra hestoria, la oficial, o nun me diz nada o nun me fío d´ella. Jaime ye mio suegru tamién y anque ta pa poques, namás la so presencia animóme delles veces a publicar dalgo nesti cuadernu.
Esta galaxa dixital supón (tovía quiciás nun sepamos bien hasta qué puntu) ún de los cambios más grandes nel intercambiu de Lliteratura y d´idees de tolos tiempos y ye, sin duda, la más democrática: democracia directa. Aquí nun manda naide y cualquiera (sorrayo cualquiera) pue escribir de lo que-y paeza. Tamién ye verdá que d´eso qu´ún escribe, qu´haya poca xente que lo llea (non tol mundu va ser un flautista d´Hamelín), pero siempre pue haber dalguién a quien-y puea interesar, de toes maneres.
Jaime que va pa los ochenta y ocho años, vivió nunos tiempos nos que publicar cualquier cosa, por pequeña que fuere, yera muncho más difícil y sobre too munchísimo más peligroso qu´agora. En 1944, tenía diecinueve años y militaba na C.N.T. Garráronlu en Llangréu con unos panfletos y tuvo dos años nesta cárcel que veis na foto. L´añu pasáu, nun actu, fíxose-yos un homenaxe a él y a otros compañeros d´aquella clandestinidá, nel que me pidieron qu´escribiere unes breves pallabres que pongo aquí. Naquel actu quixi acabar la intervención con unos versos que dedicó a so padre´l poeta Javier Gª Cellino nel so llibru Territorio para el fuego, que me paecen escepcionales y que creo que veníen al casu.
Lo que dixi fue esto que sigue:

"Jaime Suárez González podría contanos un millón d´hestories de la clandestinidá, d´una de les époques más grises y dures de la nuestra Hestoria.
Podría contanos por exemplu esta pequeña hestoria: qu´había unos compañeros en Sama qu´escuchaben Radio París y facíen un resume de noticies a mano nunes cuartilles qu´otros copiaben varies veces y otros s´encargaben de distribuir. En 1944 la Radio Nacional nun informaba de nada y sólo les noticies que veníen de más allá de los Pirineos yeren fiables. A Jaime tocába-y con otros recoyer esi día los panfletos en Llangréu, pero hubo un chivatazu y garráronlos y arrestáronlos.
Tenía 19 años y cayó presu: dos años na cárcel d´Uviéu por llevar unes cuartilles nes qu´había un resume a mano de noticies que veníen de Francia.
Naquellos dos años de cárcel tuvo incomunicáu 181 díes. Batió ún de los record más tristes que se puen batir, el de la incomunicación. Yera una forma de tortura, de presión pa que delatare a otros compañeros, pero ni asina lo pudieron consiguir. Nunca perdió la so dignidá, lo único que perdió fue la voz. Depués de tantos díes sin ver a naide, al tratar de falar quedó absolutamente roncu, sin voz una temporada, sin la voz qu´una parte d´España quedó nos llargos cuarenta años de la clandestinidá, la represión y la sinrazón del nacional-catolicismu. Años de dictadura que compartió en silenciu con otros compañeros socialistes, comunistes y anarquistes en reuniones nes que siempre había la esperanza de que too aquello acabare dalgún día.
Dalgunos nun pudieron velo.
Jaime y los qu´hoi tán aquí pudieron polo menos ver otru mundu, otra vida qu´en dalgún momentu, naquellos años, soñaron posible.
Ellos fueron los testigos mudos d´aquellos años nos que se nos arrebató la voz a toos, pero hoi son la voz y la conciencia y el deséu de qu´aquellos tiempos nunca más puean volver."
                                                                  Miguel Allende


“Más quien vivió
con humildad, y no puso un excesivo precio
a la codicia humana,
entre nosotros permanece siempre.

Y por eso tu estás ahí, y sabes del mundo,
y en él te mueves a tu antojo.”

                                               De Territorio para el fuego de Javier Gª Cellino.

6 comentarios:

  1. con tolo que ta cayendo, con tolo mancillada que ta la politica, ultimamente pienso en esos paisanos como Jaime... en la dignidá... bravu exemplu el d'esta xente, nun lu podemos escaecer... (un placer , como siempre)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies Roberto. Ye verdá que llueven perros y gatos, como dicen los ingleses (aquí paez que ye en sentíu literal). Y, eso, que nun caiga nel olvidu toa esta xente. Un saludu.

      Eliminar
  2. Gracies por dar voz a los que no la tenemos o no sabemos explicanos.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre lleguenme al corazón estes hestories, y ya fai munchos años que digo que n´esta xente tien que enfotase la juventud, y desgraciamente, lo que ven nun tien na que ver con lo que vivió Jaime, otones, manolo llorío,y cien mas que podría citar lluchando por ideales i llibertá , y no pensando en cuanto mas dinero mejor que ye la enciclopedia alvarez de hoy en día .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies Xulio. De toes maneres, hai agora tamién xente mui válido. Un abrazu.

      Eliminar