14 dic. 2012

LA HESTORIA D´UN PORTAL. Back to the place where I belong.


Casa d´ Iguanzo, en Llaviana.
Restaurada en 1793.
Na panera de mio güelu Velino d´Iguanzo en Llaviana, había un axedrez de madera mui antiguu con tres reyes: dos blancos y ún negru. Ún de los de blanques yera un poco distintu a los otros dos. Pregunté por qué yera esto asina y la cosa resultó ser un cuentu que vien d´atrás, de los tiempos; una hestoria d´eses que te cuenten y qu´a base de repetiles van garrando un arniu míticu, que nun se sabe bien ónde ta la verdá y ónde´l cuentu.
Pa ello hai que dir a los años nos que vivía nesta casa´l mio taragüelu Bernardo, paez ser que mui aficionáu al axedrez.
Naquel entós, l´unicu pasu qu´había pa comunicar les dos orielles nes que divide´l Nalón el conceyu de Llaviana yera´l Puente d´Arcu y pa llegar a La Pola, el camín real que venía tanto de Tarna como de San Isidro, pasaba unos metros más abaxo del puente per Iguanzo, aldea que ta a un quilómetru de la Pola, y más concretamente per baxo la casa, onde s´alcontraba nesti portal, a la izquierda, un fielatu nel que se pagaben los impuestos de les mercancíes que diben pa la villa. N´actualidá, tovía se puen ver l´argolla na paré onde s´amarraben les caballeríes y el ventanu onde se cobraben los impuestos. 
Cuenten qu´un día mui fríu de final de diciembre, yá tarde y cuasi escureciendo, paráronse allí un home y una muyer, xente desconocío que venía de Castiella, con una burrina cargada coles sos pertenencies. La muyer taba embaranzada, yá n´estáu mui avanzáu, y l´home díxo-y al mio taragüelu que veníen mui cansaos y que si-yos podíen dar posada anque fuere na tenada. Paez ser que tampoco traíen munches perres.
Na casa taben tolos cuartos llenos, inclusive taba habilitáu como vivienda´l cuartu del fielatu, pero Bernardo mandó-y a ún de los sos fíos, el mio bisagüelu Ramón, dir a buscar un colchón de fueya de panoya pa ponelu nuna parte de la cuadra (primer construcción a la izquierda), ente l´estru, porque taba nevando y nun yera plan dexar a aquella xente sin techu. Y menos mal porque pámique a la mañana siguiente había una buena nevada y la muyer yá  taba acordando un neñu ente los brazos al calor de la yerba y el ganáu qu´había na cuadra.
Dicen que nel poco tiempu que tuvo allí aquella xente, Bernardo mandó face-y dalgunes cosuques per casa a aquel home, que polo visto yera carpinteru, ente elles que-y iguare un axedrez que tenía. Paez ser que-y  faltaba una pieza, el rei de les negres. Aquel paisanín fíxo-y al mio taragüelu dos reyes nuevos tallaos, ún blancu d´abedul y otru negru de nozal, colo que l´axedrez quedó colos tres reyes de los que falaba al principiu y que por eso ún yera distintu a los otros dos.
La hestoria en sí mesma nun tien muncho aquel, pero mio güela Josefa contábamela con munchu misteriu pa dormir cuando yo yera neñu.
Hai dalguna otra versión d´esti sucesu que diz que na cuadra, en vez del ganáu, namás qu´había un güe y una mula mui torpe, según se cuenta, que pa pone-y l´albarda había que tirá-yla dende´l corredor y una vez puesta yá se podía tratar con ella. Hai otros que dicen que´l matrimoniu durmió nel cuartu del fielatu.
La mesma casa asoma detrás del horru y la panera
onde taba l´axedrez.
Hubo y hai parientes, inclusive vecinos tamién, que-y dan al nacimientu d´aquel neñu un significáu especial, como que fue dalgo que caló nellos fondamente, anque yo nun soi a topa-y nada del otru xueves, quitando la rareza que llegó hasta los mios díes d´un axedrez con tres reyes. Yo mesmu nací nesa casa tamién, nesi mesmu portal, un día fríu de febreru y, que yo sepa, nun significa nada.

4 comentarios:

  1. ahora voy tener que mirar (y pasar per debaxo) d'otra manera...vaya como me prestó lleer esto...

    (sobre Lloro: como dicen un músicos gitanos que se llamen Bratsch... la vie, la mort, tout ça....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies, Roberto. Presta que preste. Ten cuidáu, de toes maneres, si pases per baxo, que ta too que cualquier día cai.
      Un saludu.

      Eliminar
  2. No estés tan seguro de que no significa nada. Quién sabe, igual, cualquier día, te llevas una sorpresa y resulta que tú eres el cuarto rey. El que falta. Porque eso de que fuesen tres... a ver quién lo demuestra.
    Un abrazo por partida triple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, Aurora, pero seguramente "sin trono ni reina/ ni nadie que me comprenda/..." ;)
      Un abrazo.

      Eliminar