8 nov. 2012

LA CAMPURRA Y LES VAQUES


Tren La Campurra.

"Yo vengo de una raza de pastores que perdió su libertad
cuando perdió sus ganados y sus pastos.

Durante mucho tiempo mis antepasados cuidaron sus
rebaños en la región donde se espesan el silencio y la retama.

Y no tuvieron otro dios que su existencia ni otra memoria
que el olvido".

La lentitud de los bueyes. Julio Llamazares

Esti poemariu de Julio Llamazares ye sin duda ún de los meyores publicaos nel últimu cuartu del sieglu XX.
Yo conocí esa lentitud nos mios primeros años d´infancia. Esi trenín que veis na foto facía tolos díes la ruta de Llaviana a Sobrescobiu (unos 15 quilómetros) tiráu por una máquina de vapor ente los años 1921 y 1968.
P´abrir la llinia, punxo´l Gobiernu Civil d´aquella delles condiciones: una, qu´enllazase dos veces al día mínimo (pela mañana y pela tarde) col que salía de La Pola pa Llangréu y otra, que nun pasare de los 8 quilómetros por hora.
Pienso munches veces nel tiempu d´esi mundu que nun necesitaba andar a más de 8 Km/h, y nun me refiero al tiempu hestóricu nin tampoco ye por señaldá, sinón pola pérdida de la llibertá de la que fala´l poeta. Asina lo creo.
En dalgunos conceyos d´Asturies pa referise al tiempu dicen l´espaciu ("voi facer tal o cual cosa cuando tenga espaciu"). Quiciás seyan los restos d´esa concepción del tiempu qu´enanchaba´l contactu cola tierra y el ganáu.
París 1950.
Tengo en casa esta postal que traxi de París y que siempre me llamó muncho l´atención. Nella, al marxe de la composición, pue vese una vaca nun autobús per un bulevar. Pienso que nun andaría mui lloñe l´animal pa facer esa foto.
La simple vista d´una vaca, o de cualquier otru animal domésticu, llévanos a esi tiempu, esi espaciu lentu que representaba aquella máquina de vapor del mio pueblu. Tresportaba carbón, animales y xente y podía ún subise o posase en marcha sin nenguna dificultá.
Cuenten qu´un día paróse la máquina y un viaxeru preguntó-y al maquinista que qué pasaba.
- ¡Nada!, ye una vaca que ta travesada na vía.
Unos quilómetros más p´arriba volvió a parar otra vez y dixo otru de los que diba en tren.
-¿Qué, otra vaca?
-Non -dixo´l maquinista-, ye la mesma.
Otru día pasó peles oficines de la compañía un paisanu a denunciar que La Campurra-y matara una vaca.
-Yá-y tengo dicho al maquinista-dixo´l responsable- que nun se meta pelos praos.
Doi fe de qu´esiste´l pueblu de la película d´Amarcord de Fellini,  y yo viví una temporada nél.

8 comentarios:

  1. Hola Miguel:

    De la Campurra casi nun m'alcuerdo, pero esta guapa hestoria tráime a la memoria un autobús que tenía Toribio'l de Caliao, que yera metá autobús y metá camión de ganao na parte d'atrás. Tocome dir nèl delles veces siendo guaje y parecíame bien simpático viaxar col ganau del pueblu.
    Como diría Darwin: un claru exemplu de adaptación al mediu.

    Nesti par d'enllaces tienes delles semeyes y tarás conmigo que nesto del I+D+I Toribio yera`l gallu.

    http://caleaoredes.blogspot.com.es/2011/11/el-mixto-i.html

    http://caleaoredes.blogspot.com.es/2011/11/el-mixto-i-i.html

    Un saludu
    Un amigu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejores compañeros de viaje que las gallinas del vecino, te lo digo yo.

      Eliminar
    2. Queríu amigu anónimu:
      Mui guapes les fotos d´esi autobús, al empar que enllenes d´inxeniu.
      Y mui recomendable ´l blog de Miguel Aladro.
      Un saludu.

      Eliminar
  2. Pues por mi pueblito pasaba un tren parecido. Y lo de encontrar vacas o ovejas en la vía era cosa de diario. Pero el maquinista, se conoce que experto en reses también, paraba, se bajaba y obligaba a la vaca a salir de la vía. Cuando nos encontrábamos con más vacas de las normales, el tren se retrasaba más de una hora. Por eso, cuando en la ventanilla de la estación de Ribadeo preguntabas al interventor la hora de salida y la de llegada, indefectiblemente contestaba: "Con tanta vaca, sabemos cuándo salimos pero nunca sabemos cuándo llegamos" Los retrasos no eran sólo culpa de vacas y ovejas, también descarrilaba con frecuencia y los pasajeros bajaban a poner una especie de vigas que iban al lado del fogón y empujaban las ruedas dentro de los raíles. Y si alguien, como ocurrió una vez, se iba al balconcillo del último vagón, extornudaba y lanzaba los dientes postizos a la vía, el maquinista amablemente paraba y esperaba por el pasajero hasta que volvía con sus dientes. Y juro que esto pasó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Lo de la dentadura, Aurora, ye pa que lo pongas nún d´esos relatos tan guapos qu´escribes.
      Un abrazu.

      Eliminar
  3. Señor Miguel usted quedara extrañando cuando reciba este comentario desde la otra punta de España, pero tengo mis razones. He leído esa entrada de La Campurra y les vaques les vaques no me importa pero si esa maquinita llamada La Campurra. El maquinista de la Campurra, el año no lo se pero tenia que ser por los años 30 al 37, ese maquinista vivía en Rioseco de Sobrescobio en la casa de Nicanor Moro, según documentos que tengo y quisiera saber si usted sabe algo sobre este maquinista, este señor se llamaba Gaspar Alvares Gutiérrez su señora, Nieves González Begega, dos hijos Alfredo y Libertad, la dicha Libertad es mi señora y tengo una foto de la Campurra con dos personas al frente y quisiera saber si una de esas personas es mi suegro.
    Mi nombre es Francisco Prat Bernardi que le mando un cordial saludo.
    paco-de-cai@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco.
      Deduzco por su apellido que la otra punta de España desde la que me escribe puede ser Cataluña, aunque por su correo (Cai) también podría ser de la "tacita de plata". Ante todo, muchas gracias por entrar en este blog.
      De lo que me comenta de su suegro no tengo ni idea. Mi tío Ramón también fue maquinista de La Campurra en los años de la posguerra y hasta que el tren dejó de funcionar en los sesenta, pero desgraciadamente ya hace tiempo que murió. Quizá él sí supiese responder a lo que me pregunta.
      De todas formas, si descubro algo entre la gente que aún lo recuerde, no dejaré de comentárselo.
      Un saludo cordial.

      Eliminar