11 oct. 2012

QUESU

Mio güelu paternu, que yera de Tielvi, dicía qu´en Picos un perru que salía buenu valía más qu´una buena vaca. Sobra falar de la estima qu´un pastor tenía y tien a una vaca.
Al final del XIX, cuando él nació y tovía hasta nun va tanto, nos años cincuenta, había unos mil pastores en Picos.
La unión que se produz ente les persones y los animales ye difícil -por nun dicir imposible- d´entender pa la xente que nun tien ganao y sobre too, pa la que nun vive d´ello.
Dientro d´unos díes (el 21 d´esti mes) cellébrase en Benia´l certame del Gamonéu y, de la variedá del puertu, tengo mieu que me sobren los deos d´una mano pa contar los queseros que tovía, y a pesar de too, lo faen.
Anque´l gamonéu y el cabrales tienen dalgunes diferencies na so ellaboración, mio güelu siempre dicía tamién que pal quesu lo qu´importaba yera´l pastu, y nesto coincidíen los dos quesos. Digo coincidíen en pasáu porque quiciás yá nun podamos parar el desaniciu de la ellaboración del quesu nes mayaes.
La causa d´esto, dello de xente tenémosla mui clara. Nun dudo qu´haya más causes, pero la fundamental ye la que sigue, la que quiciás condicione toles demás. Va diez años esplicábenlo con total contundencia nel Manifiestu que fixeron los Pastores de Picos nesti puntu quintu que diz asina:

"Quinto. –El lobo, la oveja y el pastor han formado desde los orígenes del pastoreo un triángulo indisoluble. Desde tiempos inmemoriales, donde ha habido un pastor con un rebaño ha aparecido el lobo. Pero hasta la aparición de la legislación ambiental moderna el pastor ha sabido y ha podido defender a sus animales de los ataques de los lobos. Las actuales normas nos dejan las manos atadas para defendernos de esos ataques, y el pago de los daños, la única alternativa que nos plantea actualmente la Administración Pública, no puede constituirse en una solución definitiva. Si la actuación de la Administración Pública se limita simplemente a pagar los daños entonces estará contribuyendo a convertir al lobo en un depredador exclusivo de ovejas, con lo que pierde su función ecológica de regulador de las poblaciones de otros animales silvestres. Por eso, con el pago asistencial de los daños ni conservamos el papel regulador de los lobos sobre otras especies salvajes, ni ayudamos a mantener una cabaña ganadera extensiva en el Puerto. Por otra parte, los daños reiterados de los lobos sobre el ganado menor, además de deshacer los rebaños y hacer inviable el trabajo de pastoreo, desmotiva a los pastores, que ven impotentes como, una y otra vez, sus ganados son esquilmados. Nosotros no queremos extinguir al lobo sino evitar que se convierta en una amenaza permanente de nuestra forma de vida y haga inviable nuestro trabajo en la montaña. Pedimos, en consecuencia, que se pongan en práctica fórmulas de control de la especie y que el pago de los daños lleve aparejado una intervención eficaz que evite que el lobo vuelva a dañar al rebaño."
                                                                                                Onís 23 d´agostu de 2002

¡Qué bien s´entiende delles veces aquello de Labordeta!:
"Señorías, ¡váyanse a la mierda, joder!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario