28 sept. 2012

EL PUEBLU Y "LA BUENA INTENCIÓN"


Arcu de les madreñes. El Fontán. Uviéu.
 Agora que la lluz seronda nos mengua yá los díes y allarga enforma les sombres o se va viendo avanzar pelos montes d´esta parte del mundu la toñada del color; agora qu´a la población nos asalten con asuntos tan urxentes y preocupantes como la subida de la gasolina (del preciu), l´autoría del robu d´un llibru creo que valiosísimu nuna Catedral y tantos otros (asuntos, quiero dicir); agora que yá ye setiembre y setiembre nos dexa y empieza too otra vez como n´aquel mesmu mes del recuerdu que yo  diba con apenes quince años d´un pueblín del altu del  Nalón a Uviéu; agora que confundo o se confunden los ensames de la vida y del recuerdu nestos díes y que la confusión esmelga les setes de la miel de la  memoria de los mios últimos años d´institutu nel Alfonso II. Ye agora entós qu´un guaje un poco tochu de la clase me dicía que yo yera de pueblu por cómo falaba y por qu´él vivía na capital. Eso sí naciera aquel Rodrigo o Roberto (o qué se yo, nun m´acuerdo bien del nome) en Salas o en Grao (tampoco sabría dicir) y viniera de neñu pa Uviéu.
D´Asturies y de pueblu, como poco, ye un pleonasmu. Más agora que tamién otres ciudaes formen parte de les mios alcordances. Agora que nel Rockefeller Center, pongo por casu, (una parte bien pequeña de Nueva York ente les calles 48 y 51) trabayen 65.000 persones, tantes más o menos como na ciudá (ye un dicir) d´Uviéu. Vetusta siempre fue un pueblu.
Rockefeller Center de Nueva York.
Somos de pueblu, d´ónde sinón, y por qué non lo ser, sobre too por poder conocer la xente cola qu´ún vive, non sólo de vista, porque ún nun se fía muncho d´eso que llamen la cosa -¿o ye la casa?- global o globalización y, en fin,  porque la mayor parte de les mios vivencies y recuerdos son de Llaviana, anque nunca me sentí perdíu nuna calle d´una ciudá estraña.
Viénseme a la memoria nesti momentu, de Paris, el recuerdu d´un día d´iviernu nel muséu Jeu de Paume: al salir nevaba sobre´l Sena y la tarde yá yera nueche; o en Copenhague l´arume d´una tienda de tabaco de pipa, una especie de llibrería con estanteríes enllenes de botes de tabaco. Pueo recordar con precisión la conversación que tuvi con un mozu austriacu yá va tiempu nuna calle d´Innsbruck mientres me señalaba una muralla enorme de montes nevaos penriba los teyaos; o la silueta de la ilesia de Kiruna fecha entera de madera. "És clar! Amb tanta fusta..." -me dicía una moza catalana, aquel veranu del 83; pero yo yá tenía grabao na memoria pa siempre el sabor, el color, el golor de la cerveza con gambes del 77 nel Cayetano, al par de Rastru de Madrid. Recuerdos abondos de ciudaes que d´una manera o otra quiero y son míes anque como tola xente de pueblu desconfíe d´elles por esa rocea que-y entra a ún cuando falen de lo que llamen fechos universales y que paez ser que se dan sobre too nelles.
Llégame esta seronda´l regalu ínesperáu del mio buen amigu Alfonso: un llibru de Xosé Bolado: La bona intención/La buena intención, publicáu na editorial Impronta con una preciosa portada, asina, billingüe nun actu qu´entiendo de xenerosidá del autor de Na estación de los relevos.
 Llégame con una dedicatoria del autor: "A Miguel Allende, poeta asturiano...", diz -él sabrá-. Sólo conozo a Xosé Bolado "de vista", esto ye, polo qu´escribe, sobre too como poeta, como buen poeta que ye. Nun ye d´estrañar entós qu´esti llibru seya un poemariu en prosa fondu, mui fondu. Lleva referencies a coses cercanes. Gustaríame si hai espaciu, como dicía siempre mio güelu, pregunta-y a Xosé delles cosiquines: si la Llozana de la que fala nel llibru ye la d´Infiestu, la d´un tíu míu, onde tuve de neñu sólo nuna ocasión y recuerdo una pequeña casería de vaques pintes y un carru tiráu por una yegua perchera alazana, enorme y preciosa. Si El Sotón del qu´él fala ye´l llugar onde ta´l pozu mineru onde mio pá trabayó siendo mozu. Éstes y tantes otres preguntes.
Conocía yá la editorial Impronta por El tiempo baldío d´Alfonso  y veo con gustu qu´agora prepara una edición del Pequeñu álbum de familia de Rubén d´Areñes, poemariu que conozo bien, imprescindible, que desnuda les nuestres relaciones personales como un espeyu.
 Autores del mio pueblu que paga la pena lleer, que d´una o otra manera tengo la suerte de conocer, que toos tenemos la suerte de qu´esistan aquí nesti rincón del mundu.

LA BONA INTENCIÓN

El branu del 43 empezaba revolucionándolo too.
  Dorina nun llegaba entovía al cordel, por eso de pie na banqueta, aquella mañana soleyera, foi tendiendo la ropa llimpio apilao nel balde. Nun vía otra forma meyor de responder al insistente nun pueo más, que so madre al salir repitiere otra vez.
  El tendal, a la vera´l camín pindiu que xubía pal monte, yera un coloríu pa tola redolada.
  Cuando los civiles llegaron, naide na casa sabía esplicar qué pintaba una muda d´home nel tendal de dos muyeres, va tiempu soles.

2 comentarios:

  1. Güey, el fríu agarromos a mi y a un vecín en el puente falando del poeta Emilio Díaz, salió tamien el cura pistoleru y Manolín el Fugáu pol llibru que acaba de sacar Bande, y -casualidá- tamien salió a relucir el llibru de Bolado, un de los poemarios que más me prestó nos últimos tiempos...

    ResponderEliminar
  2. Pequeñu gran llibru´l de Bolado, Roberto. Prestóme tamién que l´autor al lleer esta entrada me mandare per corréu les respuestes a les preguntes que-y fago aquí.
    A Manolín tratélu nos últimos años. Diba a lleva-y a un vecín míu el Mundo Obrero cuando tábemos faciendo la casa en Canzana, yá va pa venti años, y siempre tenía tiempu pa echar una parrafada.
    La hestoria de Emilio´l poeta ye triste y dura, y dexa a ún xeláu como´l frío d´estos dies.
    Un abrazu.

    ResponderEliminar