7 jun. 2012

MONCÓU

Braña de Moncóu. Cangas del Narcea.
"Dónde están tus amigos de infancia, adónde se han ido a jugar y por qué te han dejado solo".              
                                                       (Paisaje triste, páx. 102) de El tiempo baldío.
                                                                                         Alfonso López Alfonso

Yo tamién soi de Moncóu, un pueblín preciosu de Cangas del Narcea. Nací allí, pero nin siquiera lo sospechaba.
Un tratante de ganáu del llugar ye protagonista na película Grupo Salvaje de Sam Peckinpah, pero eso sólo lo sabía Alfonso López Alfonso. Tampoco sabíemos naide que´l gran xugador de los New York Giants, Willie Mays nun-y pudo firmar un autógrafu a aquel guaje que se llamaba Paul Auster al salir del estadiu de béisbol de Moncóu, nin siquiera imaxinábemos que nesa aldea de Cangas se xugare al béisbol.
Estes y munches otres coses, esplícanosles Alfonso cola claridá que da la intelixencia y la llucidez qu´esparrama nel so últimu llibru, El tiempo baldío. Un tiempu de semeya, de fotografía en blanco y negro que se va tornando n´amariello.
Alfonso López Alfonso.
En dalguna ocasión nel pasáu, quiciás pude resolve-y a Alfonso (polo menos intentélo) dalguna de les preguntes d´esti conxuntu de relatos que sorrayé a la entrada (¿ónde fueron los mios amigos?- creo sentilu ente los cedros y les secuoyes de la Fundación Docente de Mineros Asturianos, preguntándome mirando p´arriba ). Vilu crecer físicamente dende que yera un guajín de pocos años. Siempre ye agradable ver cómo un alumnu tuyu cambia, y na madurez del so rostru somos a ver tovía´l nenu que fue depués de dexar el sarampión de la infancia y l´acné de l´adolescencia. Agora tócame velu medrar nel so buen oficiu d´escritor. Ye prestoso ver cómo se va tornando nel amigu que charra contigo y te pue dar buenos conseyos. Ye tou un placer descubrir quién somos de la so mano, o polo menos ver cómo somos en dalgunes facetes de la vida que nin siquiera sospechábemos, de la mano d´una prosa clara y poética como ye la d´esti últimu Alfonso. Agora soi yo´l que mira p´arriba.
Moncóu podría ser Llaviana, la mio Pola de Llaviana, y tamién cualquier otru llugar nel mundu. Un mundu que va desapaeciendo sin que nos demos cuenta, que nos dexa solos sin saber ónde ta esi mundu, lo que representa esi mundu y los sos personaxes, los nuestros amigos y vecinos. "Olvidé las palabras -soy tan culpable como el que más- con las que mi abuelo y mi madre saboreaban el mundo: teixera, l.leirón, poula, l.lavaza, formigueiro, l.lugar, pruida, padana. Y no sé si podré recuperarlas." páx. 26.
Sólo los buenos escritores son quien a tresformar el so pueblu nel nuestru, nel de toos.
Moncóu podría ser Llaviana, y tamién el Comala de Juan Preciado. Como Juan Rulfo, Alfonso asítiase unes veces nesa frontera de lo real y irreal, mezcla de verosimilitú y ficción a traviés de persones cercanes, parientes, vecinos. Otres ye un periodista que trabaya la hestoria que cuenta namás (y nada menos). Siempre hai un estudiu de les costumes de los habitantes de la aldea, esto ye, nunca fai una simple descripción d´ellos, sinón que profundiza nel so facer, el porqué del so facer, cómo se manexen eses persones/personaxes nel mundu. Un mundu del que tamién él ye protagonista en primera persona.
Ye un llibru señaldosu, profundamente señaldosu. Alfonso llámalo "nostalgias suroccidentales" nes pallabres que me pon na so dedicatoria. ¡Bendita nostalgia, bendita morriña, bendita señaldá! ¿Qué sería de nosotros, qué sería del mundu sin nun hubiere escritores como Alfonso que toquen la tecla de la señaldá, la qu´abre de par en par la música del recuerdu? ¿Qué sería de nosotros sin memoria, perdíos ente les páxines del olvidu? Hai nestos relatos una señaldá a la que nun podemos renunciar, una señaldá imprescindible pa la vida.
Acaba´l llibru con un cuentu de Navidá: "Otra vez la nieve". Ye esta vez un cuentu preciosu nel que la ficción se confunde cola realidá y el deséu y que, como nun podía ser d´otra manera nél, acaba bien, con esperanza. Hai dalgo de film de la gloriosa época norteamericana de Hollywood, del blanco y negro y, si él me lo permite, de Frank Capra.
De la mano de Alfonso López Alfonso, caminante solitariu y pensativu al estilu del meyor Julio Llamazares, cine, poesía, lliteratura, arte, filosofía -buena filosofía- entemécense en tol llibru demostrando que lo universal ta y pue tar no más apartao: esi rincón tan guapu del mundu al que toos pertenecemos y que se llama Moncóu.

5 comentarios:

  1. Muy bueno, me ha encantado leerte Miguel Allande, mucha suerte y enhorabuena por el libro. para Alfonso López Alfoso. Un saludo.
    Marsol Corros Fdez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Munches gracies poles tos pallabres. Un saludu.

      Eliminar
  2. Mil disculpas por las erratas.

    ResponderEliminar
  3. Hay personas que piensan que la melancolía es un sentimiento absurdo. Por fortuna, no todo el mundo piensa así. Volver a Moncóu no es absurdo, es una sabia decisión. Y volver a través de un libro, más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ye necesariu, Aurora. Absolutamente imprescindible.
      Un abrazu.

      Eliminar