24 may. 2012

HOTEL OMAHA BEACH

Monumentu "Los Bravos", Omaha Beach. Agostu 2011.
Llegué a la playa d´Omaha al escurecer y en tol frente de la costa nun había namás qu´un hotelín col mesmu nome del llugar. Probé suerte y teníen de casualidá un cuartu llibre pa pasar la nueche. Nun me gustó lo que daben de cenar nel restaurante y comí en cuartu dalgo que llevaba nel coche.
Amás de lo tarde que yera, el día taba nubláu, como se ve na foto, pero tovía había dalgo de lluz y fui a conocer la nomada sablera y estirar les pates. Apenes quedaba xente yá y sólo alcontré una especie de chiringu playeru al par de la carretera que cuerre paralelu a la playa, abiertu. Enfrente del barucu, pela arena, taben un grupu de mozos y moces con un radiocassette al altu la lleva, faciendo una especie de botellón, paecía qu´enturbiando más tovía´l gris del día y la hora y el gris del recuerdu d´aquel Desembarcu de Normandía. Quiciás fue nun día tan gris como´l que yo taba viviendo cuando la masacre de miles de chavales d´apenes venti años nesa mesma playa.
Empezaba a orbayar y marché pal hotel. Dende la cama pudi sentir tovía unes hores más el ruxerrux de los mocetos cola música. Tamién oyí yá medio en suaños al dueñu del hotel discutir con ellos, seguramente porque yera mui tarde y molestaben a la xente que dormía. Creí sentir tamién un coche de la policía más tarde coles lluces, hasta que se fixo un silenciu total.
Al día siguiente fui a visitar el cementeriu americanu que ta en Colleville-sur-Mer. Dende allí pue vese tola playa d´Omaha y la sensación de congoxa que-y da a ún al andar pente les cruces ye difícil de describir.

Cementeriu americanu.
Nuna superficie de setenta hectaries, hai más de nueve mil cruces y dalguna qu´otra estrella de David perfectamente alliniaes, que faen estremecedores puntos de fuga nel paisaxe francés, en cualquier sitiu onde te pongas.
Salí d´allí mui acongoxáu, estrañu y emocionáu, y paré´l coche al par de la carretera, onde había unos árboles y unes meses pa sentase. Nuna mesa alcontré un mazu de llaves que dalguién dexara olvidaes y decidí dir a dexales al puestu de la xendarmería más cercanu, por si´l dueñu les reclamaba.
Alcontré´l puestu cerquina del aria de reposu y comenté-yos  lo de los mocinos del botellón de la playa  d´esa nueche a los guardies, por si yeren los mesmos o sabíen dalgo del sucesu. Había dos guardies y quedáronse mirando ún pa otru como sonriendo.
- Tien usté muncha imaxinación -me dixo´l que taba sentáu.
Nun entendía qué me quería dicir y pregunté-y por qué.
Punxo cara de tar un poco desorientáu, como si nun m´entendiere bien lo que-y dicía yo y entós aclarióme:
- Ye que verá usté, la llinia de playa d´Omaha ye zona protexida dende la Segunda Guerra Mundial p´acá, ta prohibío construir y ye imposible qu´haya un hotel que se llame ¿cómo dicía usté, "Omaha Beach"? Amás, la playa sólo se pue visitar pel día y a partir de les nueve de la tarde tán cerraos tolos accesos a ella.
Di-yos les gracies y los dos guardies volvieron a intercambiar les miraes, seguramente al ver la mio cara de plasmu.

2 comentarios:

  1. ye verdá que da congoxa pero anduve entreteníu buscando nomes (habrá algún James?, toparemos algun Díaz?...) ye como tar metíu nun rexistru...lo que nun ye tan fácil de topar ye otru cementeriu con otres cruces y otros nomes, costó trabayu dar con él, perdíos per eses alucinantes y estreches carreteras normandes, llegamos al caer el sol y allí la congoxa ye tovía más grande: casí nun hay xente ente les tumbes de los guajes alemanes...

    ResponderEliminar
  2. Si, Roberto. Dalgo tien esi paisaxe normandu. Acasu´l nuestru recuerdu lu faga paecer d´esa manera.

    ResponderEliminar