22 mar. 2012

EL "SAN JAIME"


Confitería de Daniel Blanco (Café San Jaime). Llaviana




"Nel puente de La Chalana
hai una neña llorando
porque diz que nun la quieren
los rapacinos d´Intrialgo".

       El chalaneru. (Popular)






Nací como a mediu quilómetro del puente de La Chalana na aldea d´Iguanzo, na casa del mio güelu maternu Velino, un paisanu que profesaba una fonda devoción al aguardiente, sobre too  al anís de guinda. Contábame mio güela que cuando´l so home tenía setentaitantos años, cayó enfermu en cama de muerte. Llamaron al médicu, pero dixo que nun había nada qué facer. El casu fue que mio güelu pidió-y a la muyer que-y llevare a la cama una botella d´aguardiente y paez ser que dende aquel momentu Velino resucitó y vivió como unos once años más. Pa él, esti llicor yera bueno pa too y pa con nosotros, los sos nietos, usábalo de purgante. Dicía que nun había cosa meyor que l´aguardiente pa les llombrices. Dábanoslo namás qu´aprendíemos a andar y nuna ocasión un primu míu de dos años enfilóse y esmució pente les rexes del corredor de la casa y fue a dar al camín de cabeza.
- Pero bueno, ¿a quién se-y ocurre? Cuasi se mata´l neñu -díxo-y mio tía.
-¡Bah, bah! Nun-y pasó nada -respondió mio güelu-. Cargáu como va d´aguardiente ta llibre de tolos males. ¡Como si cai del mesmu teyáu!
Morrió´l güelu cuando yo tenía apenes tres años y l´únicu recuerdu que tengo d´él ye´l d´un día claru, quiciás fuere veranu, delantre d´esta confitería que se ve na foto. Taba na Carretera Xeneral de La Pola y díbamos andando otru primu míu y yo cuando s´asomó mio güelu d´ella y mandónos entrar pa convidanos a dalgo que nun recuerdo bien.
Colos años pasó a ser el Café San Jaime, un llugar mui frecuentáu por mi nos años de mocedá, onde toles tardes se xugaben llargues partíes de too: cartes, axedrez, ... Y peles nueches yera ún de los más frecuentaos polos xugadores de póquer y onde dalgunos fixeron munches perres al empar qu´otros les perdíen.
Recuerdo qu´aportábemos per allí como a les tres de la tarde a tomar el café y podíemos tar hores y hores charrando de tolo habío y por haber. Yera lo más paecío naquellos años setenta y ochenta a lo qu´hoi pue ser una rede social o un blog.
Acordéme esti día del "San Jaime" al lleer una entrada nel blog de Pablo Marín (Paul Sailor), la novela d´una amiga.
En cierta ocasión díxome Pablo qu´esto de los blogs ye como andar pelos chigres. Entres nún, n´otru, charres si te paez o escuches lo que dicen los parroquianos, los tos vecinos. Y asina ye esactamente, polo menos pa mi, lo mesmo que facíamos nel "San Jaime".
Esta hestoria que cuenta Pablo nel so blog ye pa mi familiar, nel sentíu que tien esti axetivu de mui cercano. Conozo a los pas de C. y alcontrélos tovía nun va muncho nel paséu qu´hai ente´l puente de La Chalana y Puente d´Arcu.
Tuvi charrando con ellos un cachu y salió tamién na conversación C. 
Nun sé bien si ye la vida la que se mezcla cola Lliteratura o a la viceversa ¿O sabía acasu Alonso Quijano quién yera Don Quijote?¿O hai que facer la pregunta al revés?
La vida de C. tien episodios duros, mui duros, como nos cuenta Pablo. Con ella nun tuvi nin tengo munchu tratu, pero sé cásique too d´ella, por so ma y so pá y tamién por una persona cercana a mi y amiga común de C. y mía, que-y dio clases particulares unos años a C. cuando andaba per Llaviana ente los trece años y los del institutu.
Siempre ye un placer lleer el blog de Pablo, pero esta vez prestóme munchísimo más por esta coincidencia: volver  a esta hestoria de la que yo revivía dalgunos episodios unos díes antes a la oriella del Nalón (el so ríu y el míu) colos pas de C., al par de  los umeros y los negrillos que dexó desnudos esti iviernu que yá va colando.

2 comentarios:

  1. La Cuenca ye'l nuestru chigre particular. Equí xuntámonos los de casa a falar y recordar les nuestres coses. Conocémonos toos. Por eso ye difícil esconder un secretu. C. tuvo marchar llonxe pa defendese de los suyos. Agora volvió de onde non toos vuelven pa reconciliase col so pasáu y colos suyos. Sé que per primer vez na vida siéntese a gustu con ella mesma y col mundu. Deprendió la gran sabedoria que ye'l saber perdonar, entender a los demás, decatase de que vivir ye tar n'armonía oon ún mesmu y colo que lu arrodia. Esa vieya sabencia de la natura que munchos de nós escaecimos nesti mundu de forfugos artificiosos y ficiones sociales. Préstame por ella y por toos nós, ye un ventanu que s'abre a la esperanza de que'l mundu les coses pueden ser meyores, cambiar.

    ResponderEliminar