6 mar. 2012

LA PRINCESA DEL CUENTU



Estación de tren en Llaviana



En cuantes suena´l pitu arranca´l tren camín de Xixón.
Voi dalguna vez na FEVE. En realidá sólo se tarda un poco más qu´en coche y nun voi sólo por dir despreocupáu, sinón porque el viaxe siempre ye entreteníu. Afuera vemos pasar el valle del Nalón como nun cine y dientro va la xente, la que conocemos y la que non.
Hai una temporada, sentáronse al par míu dos moces de Camerún que se subieron en La Felguera. Paez ser que taben faciendo una visita per La Cuenca y nun pudi evitar sentir de lo que taben charrando. Falaben nun francés que s´entendía mui bien amestao colo que podía ser la so llingua nativa. Una tenía unos venti años y estudiaba na Universidá, en Xixón y la otra yera la so tía, que vivía en Francia, en Rouen en concreto -súpilo más tarde-. La más moza dicía-y a so tía que cuando yera neña yera envidiada pola so vecina y qu´amaneció un día con sangre na parte de los deos onde nacen les uñes. La esplicación que-y daben a esto taba en que la so vecina yera bruxa y pela nueche tresformóse nun aguarón, nuna rata, entró en so casa y comió-y les uñes hasta facela sangrar.
Paez ser que nesti país africanu pue sabese más o menos cuando una persona ye una bruxa. Contaben que les bruxes esnalen pela nueche de un llau pa otru nuna lata de sardines (esta ye la creencia).
Taba l´asuntu mui interesante, asina que decidíme a entrar na conversación lo más educadamente que pudi y pregunté-yos que si nun valía una lata de fabes o de bonito, pero nun sé si nun vieron o nun quixeron ver la sorna, asina que díxéronme que non mui series, que yera una lata de sardines, que tenía que ser una lata de sardines. Dalgunes bruxes -siguió la más moza- les que nun tán mui avezaes a volar caen sobre´l teyáu de so propia casa y faen ruiu al chocar sobre les teyes, golpes que son reconocibles con facilidá y que les delaten. Si son denunciaes por ser bruxes, mátenles.
Supongo que toles civilizaciones son quien a disfrazar la envidia de dalguna manera. Fue la conclusión a la que llegué, anque pa elles yera asina, como lo contaben. La mayor tenía grabaes estes coses de la so civilización y dábales por feches, por puru sentíu común. Taba de visita n´Asturies sólo unos díes, faciendo turismu.
-¿Turismu en La Cuenca y d´iviernu?-pregunté estrañáu.
Dixéronme que tuvieran nel Muséu de la Minería y de compres per Llangréu. Nun pudi resistime a conta-yos qu´una vez tando yo en Francia salía un anunciu de Llangréu d´un alquiler de veranu en Le Figaro que me llamó muncho l´atención, dicía: " Alquílase apartamentu en La Felguera. Asturies. Cerca del mar".
Tamién-yos comenté que tuvi un amigu na infancia que se convirtió nun sapu.
Pensé que se diben reir, pero al contrario, preguntáronme que cómo asocediera.
El casu venía yá de los años sesenta del sieglu pasáu, cuando les güelgues mineres. Yéremos unos neños qu´andábemos travesaos per tolos llaos y qu´en tolos llaos estorbábemos, menos nun llugar del barriu nel que pasábemos bien dello de tiempu, el soportal d´una muyer que pa nosotros yera una especie de princesa de cuentu. Tenía como unos ventitantos años y siempre andaba mui elegante, a nosotros paecíamos guapísima. La casa onde vivía con so ma, una muyerina mui vieya siempre vistida de negro, tenía unes escaleres pa subir a la entrada con un pasamanes de piedra pulío que pa los neños facíanos de tobogán. Nunca nos llamó l´atención por tar allí estrellaos, sobre too los díes d´agua, que nel mio pueblu yeren los más del añu.
Ella diba y venía delles veces en tren a dalgún llugar de La Cuenca y nosotros dalguna vez díbamos a esperala a la estación. Al venos, siempre sonriente, dábamos un besu a caún de los nenos qu´andábemos per allí travesaos.
Hubo unos díes que la echemos de menos y enterémonos que tuviera na cárcel, qu´unos vecinos del barriu la denunciaran y que diba a marchar pa L´Arxentina. Tuvimos que mirar na bola del mundu que tenía´l maestru na escuela pa saber ónde taba aquel país americanu. Como neños, nun entendíamos nada de too aquello, pero supimos que la denuncia venía per parte de los padres d´ún de los mios amigos.
El día qu´embarcaba pa América fuimos tolos nenos a despidila a la estación y a toos nos dio un besu cola cara non tan sonriente como otres veces. Aquel día al mio amigu, que yera´l fíu de los vecinos denunciantes, empezaron a crece-y los llabios y los güeyos punxéronse-y saltones, fue tresformándose poco a poco, hasta que se convirtió col tiempu nun sapu gordu y feu.

3 comentarios:

  1. Tienes que contame, cuando te vea na Pola, quien ye'l sapu. La foto d'esti post paez la de la mio señardá.
    Un abrazu.
    Ataúlfo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ataúlfo, creo que los trenes tienen dalgo máxico siempre. Más nunos años nel que nun taben tovía tan desarrollaos (progresu progresáu, que diz Agustín Gª Calvo)los medios de comunicación. El sapu esiste. La princesa sólo tuvi noticia d´ella va unos años, pero nunca más volvió per aquí.
      A ver si nos vemos, si vienes.
      Un abrazu.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar