17 dic. 2014

EL CUADERNU. Cuentu de Navidá.

Tenía nel móvil tres llamaes perdíes del mio amigu, l´escritor Alfonso López Alfonso y un mensaxe : "Llámame namás que pueas. Tengo que falar contigo urxente". 
Teníemos un proyectu xuntos d´asoleyar un reportaxe pa una revista lliteraria sobre una escultora vasca non mui conocida de mediaos del sieglu pasáu, que tenía inéditos un par de poemarios y que tuvo exiliada en París munchos años, anque acabó viniendo, pue dicise qu´a morrer, a la so Vitoria natal nos años setenta. Namás yera un proyectu tovía, asina que nun se m´ocurría qué-y pudiere pruyir tanto pa tanta urxencia. Llamélu p´allá.
-¿Qué tal Alfonso? Acabo de ver les tos llamaes y el mensaxe. ¿Entós?
-Toi metíu nun timbal que nun sé cómo voi salir. Llamábate pa ver si tú me pues char un cable. Ye l´últimu recursu que me queda.
- Home, la cosa nun será tan grave, ho.
- Nun ye que seya grave, pero nun sé qué voi facer.Verás, mañana lleguen de Francia unos amigos, un matrimoniu que conocí va años en Madrid cuando estudiábemos na Facultá y nun tengo ónde los meter. Anduvi preguntando a tola familia, parientes y allegaos, pero nun hai naide que los puea agospiar en casa estos díes de fiestes tan señalaes y l´últimu recursu que me queda yes tú.
- Home, Alfonso, entós, ¿nun hai pensiones, hoteles, nin cases que t´alquilen un cuartu en too Uviéu?¿Qué me tas diciendo?
- Sí, home, sí, pero ye que tán nuna situación mui apurada y vienen con una mano delantre y otra detrás. Solo necesito que los tengas estos díes de Navidá en casa hasta que puean buscar dalgo. Va ser mui poco tiempu, Miguel.
- Nun sé qué te dicir, Alfonso. Dame unes hores a ver qué pueo facer y yá te llamo, pero nun te prometo nada.
Sabía que lo que me contaba yera totalmente cierto, pero necesitaba pensar un poco aquello de meter en casa a xente desconocío pa tomar la decisión. Depués de da-y vueltes al asuntu, decidí llamar a Alfonso.
- ¿Cuándo lleguen?- pregunté.
- Mañana a mediudía.
- Bueno pues quedamos pela tarde y vamos hasta mio casa.
Al día siguiente fiximos como teníemos previsto y yá quedaron nel cuartu que-yos tenía preparáu. Yera una pareya como de trentaitantos años y paecíen como d´otra época. Falaben un español contamináu con xiros y espresiones franceses y llamóme l´atención que traíen mui poco equipaxe. Él, un maletu pequeñu, supongo que con dalgo de ropa y ella traía na mano un cuadernu paecíu a los qu´uso yo pa escribir.
Les coses trescurrieron con toa normalidá los díes siguientes y Alfonso llamábame de vez en cuando pa saber cómo taben. Pasaos los díes de Navidá quedé con Alfonso na plaza La Escandalera d´Uviéu, porque me diba a pasar unes semeyes de la escultora poeta vasca pal reportaxe. Estrañóme que de mano nun me preguntare nada sobre los güéspedes. Mientres abría´l sobre onde traía les fotos y les diba mirando decatéme qu´Alfonso tien muncha sorna y escapóseme la risa. Yeren semeyes de la moza que taba en mio casa, dalgunes col home y xunto con elles venía´l cuadernu qu´usaba la moza.
- Mui guapes, dixi.
- ¿Gústente?-preguntó.
- ¡Anda! -dixi yo-, ¿quies tomame´l pelo?
- Nun t´entiendo, respondió.
Paecíen tar feches en barrios antiguos de París, de los que reconocí dalgún.
Pensé que yera una broma y cuando-y lo dixi a Alfonso púnxose seriu, diciendo:
- Que non, que non, Miguel, que son de la poeta y el cuadernu ye onde tien los poemes manuscritos. Del otro que me dices, nun sé de qué me tas falando.
- Home, a ver si va resultar que lo suañé y que nun tengo en casa a esos dos.
- Dígotelo en serio. Nun sé de qué me tas falando.
Entós fui yo´l que quedé seriu y pensativu mirando pa les lluces azules de los arbolinos de La Escandalera, cuando sentí rise a Alfonso al par de mí.
- A ver si va ser que la Navidá ye máxica de verdá. Siempre pensé qu´esta plaza al par del parque San Francisco y estos edificios col de La Xunta al fondu paecíen un cachu de París.- Y soltó una  risotada.
Paecía que chispiaba dalgún copu, como si quixere nevar.
- Non -dixi-, lo que ye máxica ye la realidá.

5 comentarios:

  1. Muitas gracias, Miguel. Fixisti de miou un personaxe l.literariu interesante como poucos. Sos un bon pelgar, como dicen no miou pueblu.
    Un abrazu fuerte,
    Alfonso López Alfonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo dicen no tou pueblu, seguro qu´ía verdá.
      Un abrazu.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar