17 oct. 2016

DESORDENAR CONCIENCIES

Alfonso y yo. (Semeya de lne).
Les coses nunca son lo que paecen ser, sobre too si vienen diches dende los medios de formación. 
Esti principiu debería tar siempre presente y en primer llugar pa cualquier persona que se quiera dedicar a la enseñanza. Habríemos d´aprender de los paisanos y paisanes de pueblu -de lo poco que nos quede de pueblu- a desconfiar, cuando nos enyerben con estadístiques, cuando nos dan los precisos presupuestos del estáu o, quesió, cuando nos confirmen la definición exacta de la poesía. Siempre hai trampa y la función del educador tien que ser desordenalo too, desordenar conciencies; anque quién soi yo pa sentar principios, podrá pensar quien llea esto, con tola razón. Al final lo único que cuenta son los fechos.
Alfonso López Alfonso fue alumnu míu allá pelos años ochenta -ún de los meyores, sabémoslo tolos que lu tratemos-, ye un gran escritor y una persona culta y con too y a pesar de too ye un buen amigu.
Escribió esti veranu na Revista La Maniega del suroccidente asturianu un artículu sobre les maestres y maestros. Ye una descrición de persones qu´a mi me llega a lo más fondo. Como buen escritor que ye, sabe tocar onde más duel.
Gracies, queríu Alfonso, paezme un poco desaxerao, pero tú sabrás.
(Póngovos aquí l´artículu en cuestión).

2 comentarios: