9 may. 2011

CLASE DE LLITERATURA

Yo, daquella yera una mocina de ventidós años qu´estudiaba Lliteratura n´España, en Madrid. Fue cuando la guerra, la del 36.
Los que teníamos la familia en l´Arxentina llevábemos un brazalete pa que tol mundu supiere que díbamos a coyer el barcu vuelta pa casa, pero había xente de tolos llaos, sobre too muyeres colos neños piquiñinos.
Nun m´acuerdo bien en qué estación fue na que subieron aquellos soldaos. Sé que yeren republicanos y anque nun reconocí a nengún, tiempu más tarde, col pasar de los años y la vida supi quién yera ún d´ellos.
El tren diba despaciu y paraba a cada triquitraque. Sé que fue un viaxe mui llargu y que me dio la fame.
Llevaba dalgo comida, pan, un poco quesu… y saquélo d´una bolsa pa poneme a comer.
Fue nestes cuando pasaron los soldaos pel nuestru vagón y ún paróse en frente mi. Garró´l fusil que llevaba al hombru y apuntóme. Díxome:
- Reparti comida.

Anque taba mui nerviosa, fixi un xestu cola mano señalando pal brazalete, pa que se diere cuenta que diba repatriada.
El soldáu movió mui seriu´l pasador del mauser y dixo siguío llevantando la voz:
- Reparti comida.

Como pues suponer nun lo duldé y punxi tolo que llevaba en suelu.
Como te dixi antes nun lu reconocí entós. Fue col pasar de los años cuando me di cuenta que yera´l poeta.

Si, asina fue. Yera Miguel Hernández.


No hay comentarios:

Publicar un comentario