29 abr. 2011

EL NOME DE LOS ÁRBOLES

Kakuva dizme que venimos d´un llagartón que falaba una llingua estraña y que vomitó toles tribus que conocemos. Tamién la nuestra y la suya, la de los deni.
De los poco más de seiscientos que queden ente los ríos Canaçã y Xeruã nel suroeste amazónicu ye de los que sabe dalgo portugués y esplícame que de tolos animales, respeta al yacaré, esi caimán que vive nes agues y que si lu mata tolos fíos de Kakuva van desapaecer. Ye espertu constructor d´arcos, fleches y cerbatanes, y enseña con arguyu penriba la camiseta de Reebok que lleva un collar de dientes de monos qu´él mesmu cazó y que-y da poder ente los suyos.
Kakuva ye mui sociable y charra faciendo movimientos lentos y pacíficos mientres m´ofrez el jalate, una especie de pimienta que consumen homes, muyeres y neños tol día, fecho con fueyes de tabaco tostao y les cenices de la corteya del pupui. Rise porque m´enrita la garganta y tuso.
Fálame de la compañía Wong Tuong Kwong, a la que-y tienen más mieu qu´a los feroces suruaha, los sos vecinos, esos qu´anden desnudos pela selva y se suiciden a los trenta años pa entrar al cuartu cielu de la otra vida. Y ello ye que la WTK entamó hai unos años a cortar los árboles onde viven los animales que comen y que por eso tuvieron que facer a cada quilómetru nel so territoriu, que ye inmensu, eses güelgues de tres metros d´ancho onde pon: “Gobiernu Federal. Ministeriu de Xusticia. Tierra protexida. Accesu prohibíu a persones estrañes.” Fixéronlo con GPS y teodolitos qu´unos homes blancos como yo-yos traxeron y que fueron los que-yos aprendieron a furrular con ellos. “Agora sí, agora sólo los deni van tar en tierra deni”.
Desconocen el valor de les perres. De vez en cuando vien un barqueru que-yos viende sal, combustible y dellos productos industrializaos. Pága-yos 1,50 riales pel llitru d´aceite de la copaíba qu´el regatiador viende en Manaos a 8.
A la hora en que baxa´l sol, los loros y guacamayos empiecen a chillar anunciando la llegada de la nueche. La escuridá traga la selva y el ríu. Sólo la lluna y los güeyos de los yacarés al acechu illuminen les sombres. El ríu güel a madreselva. La humedá y el calor son sofocantes, pero Kakuva anda pela selva como un gatu, va apuntando col machete pa los árboles: muratinga, copaíba, jacarandá, paurosa, cedro, iatuba, louro, samauma, virola… Señala ún, golpia nel tueru y l´agua brota como si abriere un cañu.
“Amixaru”, digo, que quier dicir “gracies”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario