28 mar. 2011

REVISTA CAMPO DE LOS PATOS





Paga la pena. Una buena revista.



Trabayu de campu. V. Gª Oliva.


La Voz de Asturias






            CAMÍN DE LA FUENTE


1. Les fuentes del camín.

            ¿Son los caminos de la vida andaos los que nos lleven a los llibros o son les llectures les que nos faen dir peles siendes del mundu, o les dos coses  un tiempu? Fágome estes preguntes porque quier Antón qu´escriba unes pallabres pa esta revista sobre lo que pudo ser la cultura alemana (o una parte d´ella, polo menos) pa un rapaz qu´a final de los años setenta aproximao, como yo, averábase a los llibros, la música, el cine que daquella venía del país de la Europa del norte, tan idealizada por nosotros entós; quier en resume, si nun lo entiendo mal, que vuelva pel camín de la fuente. Como nun soi de los que creen nel dichu de que cualesquier tiempu pasáu fue meyor, -tampoco me paez que seyan muncho meyores agora, quitando delles coses- sinón más bien creo nel presente, lo que se vive, y nel futuru, lo que nun ta escrito, quiciás seya yo un poco mal afechiscu pa describir les posibles influencies de lo alemán naquellos años mozos, tan movíos dende tolos puntos de vista, nun creyendo, como digo, na bondá del pasáu y sobre too sospechando como sospecho que de los llibros nun aprendemos lo que dicen, sinón que más bien dicen lo qu´aprendemos. Pero como quiera que namás podemos escribir de lo pasao, lo que ta muerto, -dalgunos creen que vive en nós- , púnxime al llabor de recordar, esto ye, inventar con pallabres, nesti casu escrites, lo vivío. Buen llabor teniendo en cuenta que yá va siendo hora de dir poco a poco y ensin priesa echando llastre fuera y dir asina quedando pal viaxe postreru, como dicía´l poeta, como los fíos de la mar y non porque tea yá al salir la nave –o eso espero- sinón más bien polo muncho qu´hai pa echar y nun me pese tanto l´equipaxe.
            P'asitianos nun principiu, lo que voi contar son hestories, unes hestories d´unos viaxes, unes caminates reales, que fixi exactamente no que va dende´l mes d´agostu de 1975 y el de xuliu del 83, la primera vez que pisé´l suelu alemán. Too ello son fechos que puen tener que ver acasu con una parte d´esa influencia lliteraria alemana de la que tamos falando.
            Hai que dicir qu´estos años, estos siete o ocho años citaos, despierten muncho interés, podíamos dicir qu´históricu, pal que nun los vivió de cerca, o una señaldá escomanada y dulzaya pa munchos de los que los vivieron, polo que socedió naquel entós, porque la mocedá pasaba naquella dómina, por resumilo, de lo prometeico a lo dionisiaco nun barullu de sensaciones y cambios políticos, sociales y culturales de too tipu y circunstancia. Circunstancies que facíen posible que nos llegaren, a cuentagotes, rellumos d´esa cultura xermánica que vamos tratar aquí. Pa mi fueron años nos que me fui “formando” (la cultura nunca “informa”) na lliteratura de dellos autores alemanes del sieglu diecinueve aproximao y principios del venti. Munchos de los que voi citar influyeron nel pensamientu d´eso que llamamos civilización occidental, polo menos hasta los postreros años de la década del sesenta del sieglu pasáu, no que se llamó´l mayu del sesentayocho, última oportunidá que creo que se tuvo de poner el mundu pates arriba y de rescamplar les mentires nes que se basa esa civilización.

2. Una fuente: H. Hesse.

            Yá que nel añu 2010 que cuerre tienen tantu puxu les pelegrinaciones per caminos a pie, paezme que vien al tema falar pa empezar del primer viaxe que fixi con un amigu nel veranu del 75 andando dende Llaviana hasta los Llagos de Cuadonga, ida y vuelta y peles siendes del monte mayormente.
            Tolos viaxes son un llibru que pue tar escritu o non, y probablemente tolos llibros seyan llibros de viaxes, polo menos son el meollu de la lliteratura y nun sé bien como dicía antes si lo que lleemos nos pue condicionar pa lo que facemos o simplemente nos allegamos a los llibros que tienen que ver cola nuestra forma de ser o de facer. Esta reflexón vien al casu porque cuando me punxi en camín aquel agostu del 75 nun conocía a Hermann Hesse, por exemplu, nin el so llibrín preciosu que traduxeron por “El caminante” (el títulu orixinal ye Wanderund, dalgo asina como Caminata). Esti llibru nun diba a caer nes mios manes hasta´l 79, pero lleer a H. Hesse fue pa mi como facer un camín nel sentíu inversu, lleer lo yá vivío.
            Pa danos cuenta tamién de lo que suponía pa mi aquel viaxe, tengo que dicir qu´estes creo que fueron les mios primeres vacaciones, nel sentíu que güei-y damos a esta pallabra. Pa unos rapazos de pueblu como yéremos, y na familia que nos criemos, nun podía ser que marcharemos tantos díes de casa ensin rumbu antes d´acabar la yerba, por dicir, (nun nos avagaba folgar, como diz la canción de Los Berrones) y más de diez díes yera yá demasiao tiempu pa tar fuera de casa  ensin facer nada de provechu. Nada sabíemos tovía de les rellaciones del individuu y el capital, del trabayu y la plusvalía, nun lleéramos tovía a Karl Marx, y tengo la sensación de que los llabores y el tiempu llibre (sobre too esti últimu) nun taben tan programaos como lo tán anguaño.
            La “caminata” en cuestión fue asina, más o menos. Había que llegar dende´l nuestru pueblu a los Llagos de Cuadonga en cuatro o cinco díes pel monte (y volver n´otros cuatro o cinco). Hai que tener en cuenta tamién que naquel añu 75 la xente nun se movía lo mesmo qu´agora. Por exemplu, nos Llagos nun alcontramos apenes daquién (tamos falando d´agostu), dalgún pastor de Picos, ún que nos vendió pan, que se nos acabara´l que llevábemos; o por exemplu que nos bañamos nes agues fríes del Enol, o que pasamos la nueche nuna tenada d´una cuadra de Cuadonga´l día antes de subir a los Llagos, o la nueche siguiente nun corral al par del llagu onde sestiaba´l ganáu. Llevábemos una mochila con comida pa esos díes y una manta pa dormir. Dormíemos si podíemos nun payar y sinón al sereno, prendiendo una foguera pa escalecer. Tamién m´acuerdo que llevábemos un llibru con postures de yoga que practicábemos cuasi tolos díes antes de dormir o al amanecerín (l'OM y toes aquelles coses) y dalguna perra por si teníemos que coyer el tren dende dalgún sitiu, cosa que fiximos a la vuelta dende Arriondes hasta Infiestu. Y poco más, un mapa del exércitu pa nun se perder, una llibretina donde anotábemos dalguna cosa o escarabayábemos dalgún dibuxu y dalgo tabaco. Acuérdome tamién que pel camín un día tuvimos nuna fiesta, una fiesta de prau, nun pueblu onde pasemos cásique tola nueche baillando y charrando con unes mocines de les que nin siquiera recuerdo´l nome, qu´hubo otru día una muyer vieyina d´una aldea de Cangues (La Matosa) que nos dexó una cama pa dormir (l´únicu que dormimos en cama) y que nos iguó al atapecer unos güevos con patates frites y lleche amarguxo de vaques fartuques de baúllos. La muyerina creía que yéremos pelegrinos camín de La Santina, malentendíu que nun nos ocupamos d'aclariar. Namás había naturaleza, el monte y el cielu y vagar a lo que socediere. Dábemos-y un sentíu al caminar creo que cuasi relixosu, con ciertes influencies culturales orientales quiciás. Los dos tábemos acabando, o a puntu d´acabar de dexar una relixón que nos ofrecía más duldes que creencies, eso sí barnizada por una querencia a la Naturaleza con mayúscules por mor d´un grupu xuvenil d´aquella época (grupos que nacíen al aliendu les parroquies de los pueblos), que tamién tábemos dexando atrás (ASFAs), dalgo asina como Amigos de San Francisco d´Asís (Hermanu Sol, Hermana Lluna y toes aquelles coses), única salida digna, per otra parte, d´un mundu d´adolescencia gris que diba quedando nel borrín del olvidu. Nun ye d´estrañar que les influencies del país del sol naciente qu´aportaben a traviés de la música y el cine y los llibros sobre too, fueren cuayando poco a poco naquellos rapazos que yéremos. Ente la representación d´un home que s´amuesa cásique en canal, ensangrentáu, claváu nun maderu y otru gordu, sentáu y sorriente, taba claro ónde escoyer. Anque andando´l tiempu ensiguida repares que tien cantu que´l modelu de l´autodisciplina seya un paisanu que pesa más de doce arrobes.
            Pero ¿qué tien too esto que toi contando colos autores alemanes? Creo que la respuesta ye Hermann Hesse. Polo menos pa mi asina lo fue.
            Pensé munches veces nel sentíu d´aquel caminar, nel que pudo tener aquel arrebatu cuasi místicu d´aquel veranu, d´aquel viaxe. Hai que tener en cuenta que salíemos o empezábemos a salir como digo d´una cultura mísere, gris y escura, como la España na que tábemos. Una España onde la relixón católica yera asina y amás dominante, mui dominante. La respuesta al sentíu d´aquel viaxe vieno unos años más tarde cuando lleí'l llibru d'Hesse qu´antes cité, preguntéme depués munches veces por qué la intención del nuestru viaxe taba reflexada nel llibrín del caminante d'Hesse. Nes sos páxines podemos alcontrar proses, poesíes y acuareles que describen la caminata que fixo l´autor pelos Alpes fronterizos d´Alemania y Suiza, asemeyáu en delles coses al que fiximos nosotros. Cásique en cada páxina alcontramos esbozáu tol Hesse que se conoz, el relixosu, l´esistencialista, el budista, el pacifista, l'ensin patria, valores que reproduz más tarde en llibros como Siddharta o El llobu estepariu. Aquel llibrín yera d´un autor alemán que dexaba una ventana abierta a aquel sentimientu por llamalo de dalguna manera oriental o d´influencies orientalistes, sentimientu que creíamos tener de dalguna forma los rapazos que fiximos aquel camín pelos montes d´Asturies. Esti premiu Nobel alemán de nacimientu y de nacionalidá suiza, venía d´una familia protestante mui relixosa, polo tanto d´una moral mui ríxida y estrencha, contra la qu´él se rebeló bien llueu, lo que lu llevó a correr pel mundu (Italia, La India y depués Suiza) buscando un sentíu esistencial a la so vida. Los llibros escritos de los qu´antes falaba son reflexu d´esta busca y d´estos viaxes. Vivió nos años precedentes a la Primera Guerra Mundial col enfotu de treslladar al so país natal la idea de la enquivocación de les guerres, lo que-y valió munches enemistaes y el tener que colar pa Suiza onde acabaría nacionalizándose, cuento que más que nada porque de dalgún llau hai que ser.
            Per otra parte los viaxes per La India nesa busca de la que falamos lleváronlu a tratar nos sos testos sobre la espiritualidá oriental. Esto ta mui presente en Siddharta, nel que se recueye la busca de la verdá renunciando a tolo material, idea central del budismu que percuerre tola so lliteratura, y que nel llibru de El caminante tamién podemos apreciar.
Valga un exemplu. Nel capítulu “Hora de comer” l´autor entama con un dibuxu d´un prau con un árbol solitariu al par d´un llagu con unos montes a lo fondero, y diz asina´l testu:
El cielu vuelve a rir, sobre les coses danza la bayura del aire. El país alloñáu y estrañu vuelve perteneceme, lo estraño convertióse en patria. Güei'l mio llugar ta baxo l´árbol al par del llagu; dibuxé una cabaña con ganáu y delles nubes. Escribí una carta que nun unvio. Agora saco la comida de la mio mochila: pan, chorizu, nueces y chocolate.
Cerca hai una mata d'abedurios, y vi munches cañes seques nel suelu. Acométeme'l deséu d'encender un fueín, convertilu nel mio collaciu y sentame al so llau.

            Tengo que dicir qu´empecé a conocer a esti autor alemán (¿alemán o suizu o d´ónde?) pol llibru de El llobu estepariu, depués fue Siddharta depués El Caminante, ye por eso polo qu´antes dicía que fixi un viaxe al revés, esto ye, empecé pel final: faciendo'l viaxe. Quiciás esta seya la respuesta a lo que planteaba al principiu y pue ser que vayamos a los llibros que tienen que ver cola nuestra forma de ser o facer.
            El llobu estepariu ye un planteamientu esgarráu de la soledá, soledá a la que de dalguna manera nos enfrentamos nel pasu de l´adolescencia a la primera mocedá toos, fue quiciás por eso polo que cuayó ensiguida naquellos años mozos. La esistencia del individuu frente al mundu cuando ún se ve solu, suel ser angustiosa y eso ye lo que resumen les páxines d´esti llibru, aparte d´atopar n´él el pensamientu d´esti escritor tratáu dende´l puntu de vista lliterariu. Valga esti exemplu:

Alcontréme otra vez nel pasiellu circular, escitáu pola aventura cinexética. Y per tolos llaos, nes innumberables puertes, atrayíen les inscripciones:

  Mutabor.
Tresformación nos animales y plantes que se desee.

Kamasutram.
    Lleiciones d'arte amatoriu indiu.
Cursu pa principiantes. Cuarenta y dos métodos distintos
              d'exercicios amatorios.

¡Suicidiu prestosu!
Muerres de risa.

¿ Quier usté espiritualizase?
                   Sabiduría oriental.

¡Quién tuviere mil llingües!
         Sólo pa homes.

Decadencia d'Occidente.
Precios reducíos. Tovía non superada.

Quintaesencia del arte.
La tresformación del tiempu n'espaciu per mediu de la música.

La llárima riente.
                  Gabinete d´humorismu.

Xuegos d'anacoreta.
Plena compensación pa tou sentíu de sociabilidá.

La serie d'inscripciones siguía ilimitada. Una dicía:

Instrucciones pa la reconstrucción de la personalidá.
Resultáu garantizáu.

Pa nós, la rotura esistencial con un pasáu social marcáu por una dictadura yera necesaria pero esmolecedora a la vez como suelen ser tolos cambios. El ver qu´a Hesse- y pasaben coses paecíes facíamos reflexamos nos sos escritos, tratar de buscar otres realidaes más amables y otros llugares que nos resultaren más esperanzadores. Razones toes elles que fixeron qu´esti autor fuere acasu ún de los que más influyere na xuventú d´aquellos años, tanto polos temas trataos como pol momentu social nel que nosotros nos alcontrábemos.

3. Cerveza con Zarathustra.

            Más tarde, o al mesmu tiempu, nun sé bien, hubo otros autores alemanes.
Por cuenta d´amigos y de conocer coses nueves, nel mes de xunu del 77, fixi otru viaxe importante pa mi, fui per primera vez a Madrid y allí conocí a Jaime Pozas, nuna tertulia anarquista cola que tuvi contactu en delles ocasiones los años siguientes, que se facía nuna cervecería llamada “El Cayetano”, al par del rastru de Cascorro. Jaime yera un exsecretariu de la CNT más cercanu a la FAI qu´a la CNT (l´ala más dura del anarquismu, dicíen-y daquella), una especie de Cohn-Bendit español, encarceláu por Franco nes poques revueltes de la Universidá de los años sesenta. Pa mi fue un Zarathustra mui particular que m´abrió un camín qu´abriera'l lliteratu-filósofu Nietzsche nel sieglu pasáu. Elli yera´l qu´animaba la tertulia, onde dalgún estudiante de lletres y trabayadores de tou tipu falaben, col rebufu del mayu del 68 tovía cercanu, de los “caminos del monte”, del Nepal, de Vietnam, d´influencies orientales y cómo non, de tantos autores lliterarios y filósofos, ente ellos munchos de la lliteratura alemana. Cómo nun acordase de Hesse (allí fue onde sentí falar la primera vez de El llobu estepariu y d´un llibru onde publicó los sos escritos sobre la Guerra y la Paz), pero fue quiciás Nietzsche´l que más me llamó l´atención daquella. La nuestra cultura en xeneral y la mocedá en particular tiende a facer mitos y altares de persones, personaxes, dioses y demás mentires. El personaxe de Zarathustra nel llibru de Nietzsche nun fai más qu´alvertilo. Yá nel prólogu nos previén “¡Tu gran astru! ¡Qué sería de la to felicidá si nun tuvieres a aquellos a los qu´illumines!” o na tercera parte d´esti Asina faló (o falaba) Zarathustra por poner otru exemplu cualesquier, qu´hai munchos,  diz esto otro: “Vosotros miráis p´arriba cuando deseáis elevación. Y yo miro p´abaxo, porque toi eleváu.” Esto ye da-y la vuelta al mitu, cambiar por dicilo asina'l centru de gravedá, lo que quería dicir tamién que dios nun ye nada sin los que creen nelli. De la muerte de dios, de los sos güérfanos, de toes aquelles coses se falaba naquella cervecería a traviés de Zarathustra.
            Nietzsche ta a metá de camín ente la filosofía y la lliteratura, esto ye, ye un sistema filosóficu que se manifiesta a traviés de la lliteratura, por eso a mi me paez más fácil de lleer qu´otros que tamién salíen al calor de la tertulia como Schopenhauer, Marx, Engels, Stirner, Heidegger y otros munchos que tanto discutimos naquellos años col trebolgu del que-y va la vida nello. Yá digo que fueron años de compromisu y llucha, polo menos pa muncha xente, años nos qu´había que cambialo too, o polo menos intentalo y que per otru llau fueron dexando pasu a una mocedá más despreocupada, o meyor dicho, más preocupada n´otres deleres menos teóriques y más a ras de tierra quiciás, que, pa ser sinceros, tanta falta nos facíen a toos. Facíanos muncha falta cambia-y la música de fondu al gaudeamus igitur, y facer lo que diz la canción al pie la lletra.
            Dir agora aquí ún por ún sería un trabayu quiciás demasiao ampliu, pero ensin dexar de llau lo que supunxeron social y económicamente na sociedá mundial Engels o Marx, como tol mundu conoz, nun quería dexar pasar de nomalos polo menos a Schopenhauer nin el so El mundu como voluntá y representación con referencies platóniques y orientales, y que tanto diba a influir nel pensamientu de Nietzsche, ente otros. O tamién aquel Max Stirner, que merecería un capítulu aparte pol so llibru L´únicu y la so propiedá, abondo difícil d´esplicar y d´entender, na defensa que fai del individualismu, que por nun entrar en vueltes pue resumise como que yo soi yo y la mio única circunstancia, frente a yo soi yo y les mios circunstancies.
            Ensin estendese muncho nestes cavilaciones, ello fue que naquellos años buscaba peles biblioteques y llibreríes llibros d´aquellos autores, ensin olvidar otros más averaos a la lliteratura. Fui a dalguna obra de teatru de les que se representaben de dalgún. Cómo olvidar aquella Resistible ascensión d´Arturo Ui, de Bertold Brecht un autor comprometíu col marxismu, siempre dende un puntu de vista estéticu. De Brecht ye la técnica teatral que punxo en xuegu en munches de les sos obres d´acercamientu de la escena al públicu, a traviés d´un personaxe que forma parte de la obra, y qu'al mesmu tiempu ye'l narrador d´ella. Cómo escaecer aquelles frases qu´animaben a la xente nel epílogu que-y fixere Brecht, si tovía taba recién muertu´l dictador:

Respetable públicu: tenemos qu´aprender a ver,
en vez de mirar como borregos.
En vez de charrar,bla, bla, bla, bla, bla,
Habéis  d´actuar.

O aquelles Preguntes d´un obreru que llee ¿Quién llevantó Tebas, la de les siete puertes?” Dicíen les coses clares y contundentes. Había que lleer El Capital de Marx, a Engels. Si dalgo nun entendíes, si te sonaben a chinu les cavilaciones egoístes de Max Stirner, siempre había dalguién que te lo esplicaba con exemplos, discutíense les idees nos pisos d´estudiantes, na calle, nos chigres, pasábense llibros como quien cedía una ayalga n´herencia. Y, quiciás, ensin nosotros sabelo, fueren (seyan) un tesoru toes aquelles llectures. Pa mi fueron años d´Universidá, una Universidá que yo atopé na calle como dicía Unamuno. La oficial, quitando dalgunos pocos casos, nun podía disimular cola erudición la falta d´intelixencia. Salamanca nun podía prestar lo que nun tenía.

4. Vistes dende´l tren.

            Na  Navidá d´ente´l setenta y nueve y l´ochenta tuvi en Francia, fue un viaxe en tren per gran parte del país, un viaxe en tren que fue premonición del mio acercamientu a una parte del cine alemán. Viaxar nesti tipu de tresporte ye una sensación paecida a la que s´esperimenta nuna sala escura col cinematógrafu. Vemos pasar la vida delantre nós como si d´una cinta de celuloide se tratare. La capital francesa siempre tuvo y tovía conserva l´afición al cine. En cada barriu hai unes cuantes sales, y cada estrenu nel mundu pasaba y pasa per dalgún o dalgunos de los cines de la ciudá, asina qu´había que dir a ver dalguna película nueva, qu´anque n´España llegaben a Madrid o Barcelona la mayoría, non toes nin al mesmu tiempu naquella época. N´Uviéu o Xixón, que yera lo que más a mano teníemos, con bastantes sales daquella, yá yera otru cantar.
Anque yá conocía´l cine de Herzog (Aguirre, Nosferatu) fue nun albergue de París onde me falaron de Fassbinder, del que poníen allí nun cine “El matrimoniu de María Braun”. Tengo que dicir que la fui a ver sotitulada en francés, y anque nun m´aclarié de muncho, sí me quedé coles ganes de meteme a escarabicar nel cine d´esti autor y d´aquel nuevu cine alemán d´aquella época. De lo que vieno depués guardo´l recuerdu de qu'amás de ser un cine comprometíu, ácidu, irónicu en munches ocasiones, fue´l que me dio la entrada a obres como Querelle o Lola, onde´l tratamientu del color y les histories facíense de manera mui distinta a lo que conocíamos y yera más común. Cómo escaecer tamién a aquel Herzog de Onde suañen les formigues verdes, aquelles tribus aboríxenes australianes que namás contaben hasta tres (una, dos, tres vaques y munches vaques), que nun queríen que les empreses foriates qu´andaben  a la busca del plutoniu-yos escarbaren la tierra y esconsoñaren a les formigues. Yera ensin dulda un buen cine´l que nos venía d´aquella Alemania, un cine críticu y con guapura, ética y estética, que xunto col d´otros países europeos facíen d´elli un arte vivu, quiciás el más vivu de tolos artes nel conxuntu del sieglu venti. Esi Nuevu Cine Alemán, asina fue como se llamó (Neuer Deutscher Film) fechu ente 1960 y 1980 aproximao dio probablemente los meyores directores alemanes de cine de la so historia, traten temes de la mocedá (la soledá, el pesimismu, la inadaptación al mundu) y la muyer como protagonista tien especial relevancia y especialmente los problemes del pasáu recién del so país. Nesta llista d´autores tamién s´incluyen Volker Schlöndorff, que tuvo muncha sonadía cola adaptación de El tambor d´Hojalata de Günter Grass y otros como Wim Wenders con ésitu tamién (París, Texas, por exemplu).
 Pero tamién la pintura, cómo non. Fue nuna tarde perdida de los primeros ochenta cuando na Facultá de Lletres asitiada en Feijoo, descubrí´l grupu espresionista de la Blaue Reiter, nuna sesión de diapositives que´esplicaba un profesor d´Arte. Fue sobre too Franz Marc, el pintor de los animales, el que más me llamara l´atención. Yeren caballos, vaques, oveyes, gatos, a los que yo taba mui avezáu a tratar, pero de colores mui distintos a los que yo conocía, azules, coloraos, verdes, aquello yera un espectáculu maraviyosu, una forma de ver la naturaleza distinta, otru puntu de vista del que yo tomaba nota pa tratar de ver les coses d´otra manera, o dicho meyor, con una mirada propia. En mio casa siempre hubiera animales, y el contactu con ellos, cola naturaleza faite metete nesi mundu onde ves a traviés d´él, de los sos güeyos, entiéndeslos como si formaren parte de ti. Y eso precisamente creo que ye lo que´l pintor alemán fai nos sos cuadros, métese pela naturaleza idealizándola, tratando de tresmitir los sos pensamientos nella. Franz Marc fue un pintor de la Blaue Reiter como dixi, movimientu européu de principios del sieglu XX, movimientu fundamentalmente espresionista, que por resumilo, ye más la visión, el puntu de vista del que mira que lo que mira en si, como facía l´anterior impresionismu. Esti pintor nun tuvo muncha suerte, yá que morrió na Primer Guerra mundial a los trenta y seis años, pero ye fácil d´apreciar una evolución dende les vanguardies propies d´aquellos años (fauvismu, cubismu…) hasta los últimos cuadros del so espresionismu abstractu. Esto ye perimportante a la hora de valorar la so obra nel conxuntu del grupu y de la pintura mundial.

5. Sones de la tierra (de la tierra alemana)

            Y cómo non acordase tamién de los músicos eternos, como se suel dicir, que fueron banda sonora de les tardes y nueches d´estudiantes. Qué vamos falar de Mozart, el too, el músicu por escelencia.   Creo que fueron les sonates d'esti músicu ún de los primeros discos de la mio colección de música clásica. Hai quien diz que mui fáciles pa los neños y demasiao difíciles pa los pianistes. Qué dicir de la fuerza de Beethoven o Wagner, son autores de renome, pero caún pue apreciar nellos coses distintes o diferentes a lo que nos marquen dende la Hestoria de les Artes con mayúscules, anque pa llegar a entender en tolos sentíos esti tipu de música clásica, pue que se necesite una formación musical más amplia que la que simplemente tenemos los que podemos dicir qu'esto gústanos o non sin entrar en munchos detalles. Sin embargu y a cuenta d´esto tengo especial apreciu a Beethoven, a un Beethoven de la Sesta Sinfonía, la llamada “Pastoral” (Recuerdos de la vida del campu, la sotitula) porque ún paez sentir en caún de los movimientos los soníos pa mi cercanos, los que se sienten na vida de los pueblos. Cuando s´acerca la truena y cai sobre´l verde los praos, el cantar de los páxaros, los colores de los regatos (los sones de la tierra), cásique se pue dicir que se pue goler la tierra moyao depués de la truena, too ello  ye fácil d´imaxinar na música d´esta obra del autor, que tien la cualidá como tolos clásicos de siguir prestándonos por munchu tiempu que pase.
Pero al marxe de la música clásica, tamién naquellos años xuveniles entamaben a calistrar grupos de rock heavy metal del país xermanu, qu´anque yo nun yos tenía muncha simpatía, sí llegaben a nosotros quixeres o non, polo menos los más comerciales, aquellos Tangerine Dream o Scorpions. Música que nun tien nada que ver cola anterior, ye una música fecha pa la mocedá mayormente, y que surde en munchos países como evolución del rock, llevándolu per caminos menos andaos, pero que sí nos da una idea de qu'Alemania yera y ye una tierra na que cualesquier forma de cultura tien cabida, y de toes elles participa.

6. Nueche tapecida.

            Por toes estes coses tenía muncha gana de conocer, de pisar el país que creara toa aquella cultura, ver físicamente cómo yera, cómo yera aquella xente, cómo yeren los pueblos onde vivíen, de qué falaben nos chigres, qué sé yo, y tuvi la oportunidá de conocelu nel mes de xuliu del 83 per primera vez. Tengo que dicir qu´el sur sobre too, tola fastera que va ente la Suiza del Norte, Austria, la Selva Negra fue pa mi como redescubrir un paraísu, paisaxísticu, por supuestu, pero tamién idealizáu por mi naquelles llectures, pintures y películes. La sensación de tar nuna tierra mui grande d´arquitectures sólides, construcciones tan sólides como les idees que me tresmitieran les llectures de la so xente fue pa mi un descubrimientu del que tengo uno de los meyores recuerdos del pasáu que me tocó vivir. Sé qu´hai munchos llugares nel mundu onde la tierra tien esa grandeza, pero naide que patie los pueblinos cercanos a los Alpes queda indiferente a esa fuerza que tien la naturaleza per ende. Fuerza y grandeza como les idees y l´arte que siempre nos vieno d´allí.
            Ye difícil saber si fueron les caminates feches les que me llevaron a los artistes y filósofos alemanes o fueron estos los que m´animaron a facer aquellos caminos tan estraños como apasionantes pa un rapaz d´un pueblín pequeñu d´Asturies. Anque más alantre fui conociendo otres munches facetes y a otros autores de la cultura alemana, volví y vuelvo delles veces a los poetes, filósofos, pintores d´aquellos años de los que falo aquí, anque sé que ye tarde yá (Es ist schon spät), ye siempre nueche tapecida nel camín de la fuente.
            Poques llingües tienen la sonoridá de la llingua alemana, especial como nenguna pa la poesía y anque´l mio alemán ye más que probe, cito de memoria a Hesse p´acabar, una estrofa d´un poema que se titula si nun recuerdo mal Nueche de principiu de veranu (Frühsommer Nacht), que cuasi sabía completu va tiempu y que ye quiciás dalgo asina como:

Der Himmel gewitter                         El cielu de truena
Im Garten steht                                 nel xardín ta (de pie)
Eine Linde und zittert.                       un tilar y tembla
Es ist schon spät.                              Ye tarde yá.



No hay comentarios:

Publicar un comentario