9 mar. 2016

LA DESOBEDIENCIA DEL CAPITÁN DICKSON

Una de les primeres pallabres qu´apriende a dicir cualquier nenu o nena ye "non" y cuento que ye una de les más importantes pal restu de la nuestra vida. Atrévome a dicir que quiciás pue ser la pallabra más importante de la Hestoria de la Humanidá con mayúscules. Polo menos ye la más importante d´esta hestoria que voi contar y que tien por méritos propios un llugar privilexáu na Hestoria Universal de la Insumisión o de la Desobediencia.
Archibald Dickson.
El día 28 de marzu de 1939 el capitán galés Archibald Dickson vía dende la borda del so antiguu buque carboneru, el Stanbrook, a miles de persones esperando nel puertu d´Alicante pa ser evacuaes. Anque había xente bien vistida, paeció-y que la mayoría yera mui probe, estremadamente probe, que llevaben nuna maleta o en bolses lo poco que teníen. Munchos diben con ropa vieyo de cualquier manera y teníen un aspectu mui desamparáu, como de pasar muncha fame. 
El capitán Dickson taba allí trabayando pa la naviera France Navigation, esperando pa cargar azafrán y naranxes y tenía la orde del dueñu del cargueru, Jack Billmeir, de nun evacuar a nengún civil en barcu. Amás d´otres coses, yera mui peligroso porque taba arrodiáu pola Armada franquista, los submarinos de Mussolini y la aviación nazi.
De toes maneres, nun lo pensó dos veces: ¡a la mierda les naranxes y l´azafrán! ¡Los submarinos y los aviones!
- Lo primero ye lo primero. -Fue lo que quiciás pensó-.
Al atapecer, cargó nel vieyu buque a tola xente que pudo -esactamente 2.638 persones-, ente elles una neña llamada Helia González qu´años más tarde diba recordar en un llibru l´abrazu fuerte d´aquel paisanu al subir al barcu y el poco café que-yos pudo dar pa beber a toa a quella xente y dalgún bocáu que pudieron meter en cuerpu.
Per otru llau, yera peligroso tamién porque con tantu pesu aquel barcu que nun taba pa munchos trotes podía naufragar, por eso precísamente tuvo que dir escoráu camín d´Orán pembaxo la llinia de flotación; tamién porque, anque yera nueche tapio, tuvo que salir pente los bombardeos del Canarias, el barcu franquista que fixo aquel día del puertu d´Alicante una ratonera pa los refuxaos republicanos. Pero fue neciu´l paisanu, dicho nel meyor de los sentíos, neciu y testerón. Y tovía lo fue más, porque´l al llegar a les costes africanes colos evacuaos depués d´un día enteru navegando naquelles condiciones, el gobiernu colonial francés d´Orán negábase a que´l barcu atracare nel puertu de Mazalquivir. Fue entós cuando´l capitán Dickson amenazó con estrellar contra´l muelle´l barcu, si nun lu dexaben atracar. Y al final atracó.
¡Ai Europa, la vieya Europa! ¡La Europa de tantes miseries!, pero onde siempre paez que se va a atopar xente que sabe dicir "non" como aquel capitán Dickson, o como esi otru paisanu tamién de p´aquella parte, Raimon, que dicía: "¡Non! ¡Yo digo non! Nosotros nun somos d´esi mundu".