23 ene. 2015

GÓNDOLES

Nel veranu de 2003 visité Venecia y namás entrar na ciudá viénome a la cabeza una pallabra, pue que mezclada col fedor de los canales en xuliu: decadencia.
Agarranos a la guapura como a una tabla de salvación cuando la vieyera fai estragos nun ye enfotu. Venecia podía ser la hestoria del coronel Cantwell, un cincuentón retiráu y enfermu que quier vivir los sos últimos díes un amor imposible con una aristócrata de diecinueve años, al otru llau del ríu y ente los árboles. Hemingway sabíalo bien.
Según los cálculos estimaos de los técnicos la ciudá de los canales ta nestos momentos dos centímetros y mediu más fonda que cuando la visité naquel veranu. A dos milímetros al añu aprosimao, acabará nel fondu del Adriáticu si la inxenería nun lo remedia. La imaxe d´unes góndoles al debalu mientres los preciosos edificios se van fundiendo ye dramática, pero non tráxica. Lo tráxico va siempre al par de l´horror y l´horror, lo terrible esiste. Nun invento nada. Con un casu namás podría esplicase tol horror del mundu, esa medrana infinita y tremenda. Una rapaza va nuna patera, ta mala, con fiebre, mientres cai la truena en metá de la nueche. La patera cuerre peligru pol pesu. Antes de morrer toos, deciden tirar al mar  a los enfermos pa que nun se funda la patera, depués de quita-yos les perres que lleven. Sobren pallabres.
Pateres. Suso Camuñas.
Nel iviernu de 1984 conocí a un paisanu que llueu fue un buen amigu, Gonzalo Sancho, "El Pinfi" -qu´asina lu llamábemos toos y asina quería que lu llamare tol mundu-. Pinfi yera de la última xeneración culta del franquismu, ponía clase d´Hestoria nel institutu de San Lázaro n´Uvieu y facía unos análisis de la sociedá, como buen comunista con gran sentíu de la Hestoria, mui acertaos.
Los ochenta yeren unos años d´espoxigue social y apostábase yá como una de les soluciones complementaries pal campu asturianu pol turismu rural. Dicía Pinfi, muertu risa, que "d´equí a poco: toos gondoleros". Y cuasi acierta de lleno, si nun fuere porque la tierra-paraísu d´estos nuevos gondoleros yá la tamos viendo fundise ente´l bardiu. "Gondoleros". D´entós p´acá guardo esta pallabra como oru en pañu.
Venecia afuégase nel Adriáticu. Hubo una xeneración de Posguerra afogada pol franquismu. Mientres tantu los montes de la mio tierra fúndense poco a poco nos bardiales que poblen les alimañes. Los matos medren sin parar amacizaos de xabalinos qu´esporien el buen pastu milenariu de los montes.
El pesimismu guaña siempre na decadencia. Perdón pol pesimismu, porque ye verdá que too esto ye mui triste. Pero en fin, tráxico tampoco ye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario