25 jun. 2012

TERRITORIO PARA EL FUEGO


Javier García Cellino
 
INCERTIDUMBRE

Sé que el exacto vuelo
nunca alcanzaré.
Mas, a fin de cuentas,
atrapados los siglos,
vivir es caminar
por un territorio desconocido.

                    Disposición de la materia.
                                     Javier Gª Cellino

Toi avezáu a facer con frecuencia "alta traición" a la manera de José Emilio Pacheco. "No amo mi patria. Su fulgor abstracto es inasible". Nun soi patriota, nin patrioteru y creo, como Javier, qu´andamos mientres vivimos per un territoriu desconocíu. Ye la suerte la que me llevó a nacer y vivir nesta Cuenca que comparto con él. Creo tamién como J.E. Pacheco que paga la pena vivir nesti territoriu por unos pocos llugares, un ríu que nos une, el Nalón, y "cierta gente", xente como él. Escritor de noveles, de cuentos, articulista, pero sobre too y penrriba de too poeta. Poeta enorme, esencial.
Esti xueves 28 de xunu voi tar na presentación del so últimu llibru, Territorio para el fuego. Títulu mui acertáu dende´l mio modestu puntu de vista y qu´espresa munches de les coses que van a apaecer dientro.
Ganador de premios tan importantes como´l Premio Hispanoamericano de Poesía "Juan Ramón Jiménez", con Sonata para un abecedario (pa mi, ún de los meyores), el "Leonor" de Soria con Disposición de la materia (fundamental pa entender meyor esti últimu Territorio para el fuego), el Gerardo Diego por La ciudad deshabitada, y munchos etcéteres más, saca agora  unos poemes que-y quedaron en caxón cuando escribía Disposición de la materia, poemariu dividíu en delles partes, una titúlábase: Territorios. Esti ye l´orixe del llibru. A los poemes axúnta-yos tamién otros que van nesa mesma llinia (Detrás de las vísperas) y unos haykus preciosos (Los misterios de Eleusis):

(Primavera)

Ríen los parques.
En su tálamo blanco
corro de niños.

Con profundes raíces na filosofía decimonónica y del sieglu pasáu, Javier ye un poeta fundamentalmente materialista. Un materialismu filosóficu cercanu al de Vicente Aleixandre, porque bebe de les vanguardies de la poesía del sieglu XX: surrealismu, simbolismu, etc., y tamién y sobre too del esencialismu poéticu d´autores como José Ángel Valente o que restola nos límites de la poesía al mou de Gamoneda.
Pero creo que nesti llibru hai dalgo más, dalgo qu´apunta yá a esti s.XXI, que ye difícil de concretar en pallabres, pero que presentimos nos sos versos, na desnudez de los poemes. Trata los conceptos abstractos cola delicadeza, el rigor, y tamién col aciertu d´un buen artista plásticu.
Ye la so poesía una poesía aparentemente sencilla, con poques referencies, desnuda como digo. Aparentemente namás, porque lleída, meditada con tranquilidá vemos que nun falta nin sobra nin tan siquiera una coma. Hai munchu trabayu detrás de cada pallabra, de cada espresión, de cada símbolu. Relaciónaselu por too ello con una parte de la llamada poesía esperimental de fin de sieglu XX, concretamente cola "poesía del silencio".
La so llectura produz un efectu d´escultura perfecta con un resultáu d´obra intemporal al estilu de Chillida, con una fuerza enorme. Nesti poemariu ye´l roce de les pallabres el que fai esti efectu:

"Entre la niebla
el cuchillo y las gacelas comparten
           su fracaso."

Estos son los versos finales del poema Signos(1), qu´empieza col de "A la fugacidad de las heridas..." Principio y final d´un poema perfectu que nos fala de la vida, el amor, el tiempu y la muerte y que quiero comentar con él esti xueves porque creo que condensa y resume les característiques principales del llibru y d´una etapa mui importante de la so poesía onde hai una relación directa entre la pallabra y la piedra. Javier ye un escultor de la pallabra cola qu´estudia la exacta disposición de la materia. D´esos versos quiero falar, d´ellos y de munches otres coses podremos charrar con él.
Tengo l´orgullu  y la satisfacción, la gran suerte de compartir "territoriu" con Javier,  y tamién voi tener la de compartir la so poesía esti xueves.
Nacíu pa ser poeta, porque tien esi don de saca-y a les pallabres esa forma inorada y tapecida, de tanta guapura, que nosotros nin siquiera yéremos quien a imaxinar.

Acostumbro a hacer con frecuencia "alta traición" a la manera de José Emilio Pacheco. "No amo mi patria. Su fulgor abstracto es inasible". No soy patriota, ni patriotero y creo, como Javier, que andamos mientras vivimos por un territorio desconocido. Es la suerte la que me llevó a nacer y vivir en esta Cuenca que comparto con él. Creo también como J.E. Pacheco que merece la pena vivir en este territorio por unos pocos lugares, un río que nos une, el Nalón, y "cierta gente", gente como él. Escritor de novelas, de cuentos, articulista, pero sobre todo y por encima de todo poeta. Poeta enorme, esencial.
Este jueves 28 de junio voy a estar en la presentación de su último libro, Territorio para el fuego. Título muy acertado desde mi modesto parecer y que expresa muchas de las cosas que vamos a ver dentro.
Ganador de premios tan importantes como el Hispanoamericano de Poesía "Juan Ramón Jiménez", con Sonata para un abecedario (para mi, uno de los mejores), el "Leonor" de Soria con Disposición de la materia (fundamental para entender mejor este último Territorio para el fuego), el Gerardo Diego por La ciudad deshabitada, y muchos etcéteras más, saca ahora  unos poemas que le quedaron en el cajón cuando escribía Disposición de la materia, poemario dividido en varias partes, una se titulaba: Territorios. Este es el origen del libro. A los poemas les une también otros que van en esa misma línea (Detrás de las vísperas) y unos haykus preciosos (Los misterios de Eleusis):

(Primavera)

Ríen los parques.
En su tálamo blanco
corro de niños.

Con profundas raíces en la filosofía decimonónica y del siglo pasado, Javier es un poeta fundamentalmente materialista. Un materialismo filosófico cercano al de Vicente Aleixandre, porque bebe de las vanguardias de la poesía del siglo XX: surrealismo, simbolismo, etc., y también y sobre todo del esencialismo poético de autores como José Ángel Valente o que indaga en los límites de la poesía al modo de Gamoneda.
Pero creo que en este libro hay algo más, algo que apunta ya a este s.XXI, que es difícil de concretar en palabras, pero que presentimos en sus versos, en la desnudez de los poemas. Trata los conceptos abstractos con la delicadeza, el rigor, y también con el acierto de un buen artista plástico.
Su poesía es aparentemente sencilla, con pocas referencias, desnuda como digo. Aparentemente nada más, porque leída, meditada con tranquilidad vemos que no falta ni sobra tan siquiera una coma. Hay mucho trabajo detrás de cada palabra, de cada expresión, de cada símbolo. Se lo relaciona por todo ello con una parte de la llamada poesía experimental de fin de siglo XX, concretamente con la "poesía del silencio".
Su lectura produce un efecto de escultura perfecta con un resultado de obra intemporal al estilo de Chillida, con una fuerza enorme. En este poemario es el roce de las palabras el que hace este efecto:

"Entre la niebla
el cuchillo y las gacelas comparten
           su fracaso."

Estos son los versos finales del poema Signos(1), que empieza con el de "A la fugacidad de las heridas..." Principio y final de un poema perfecto que nos habla de la vida, el amor, el tiempo y la muerte y que quiero comentar con él este jueves porque creo que condensa y resume las características principales del libro y de una etapa muy importante de su poesía donde hay una relación directa entre la palabra y la piedra. Javier es un escultor de la palabra con la que estudia la exacta disposición de la materia. De esos versos quiero hablar, de ellos y de muchas otras cosas podremos charlar con él.
Tengo el orgullo y la satisfacción, la gran suerte de compartir “territorio" con Javier,  y también voy a tener la de compartir su poesía este jueves.
Nacido para ser poeta, porque tiene ese don de sacarle a las palabras esa forma ignorada y oculta, de tanta belleza, que nosotros ni siquiera podíamos imaginar.




7 jun. 2012

MONCÓU

Braña de Moncóu. Cangas del Narcea.
"Dónde están tus amigos de infancia, adónde se han ido a jugar y por qué te han dejado solo".              
                                                       (Paisaje triste, páx. 102) de El tiempo baldío.
                                                                                         Alfonso López Alfonso

Yo tamién soi de Moncóu, un pueblín preciosu de Cangas del Narcea. Nací allí, pero nin siquiera lo sospechaba.
Un tratante de ganáu del llugar ye protagonista na película Grupo Salvaje de Sam Peckinpah, pero eso sólo lo sabía Alfonso López Alfonso. Tampoco sabíemos naide que´l gran xugador de los New York Giants, Willie Mays nun-y pudo firmar un autógrafu a aquel guaje que se llamaba Paul Auster al salir del estadiu de béisbol de Moncóu, nin siquiera imaxinábemos que nesa aldea de Cangas se xugare al béisbol.
Estes y munches otres coses, esplícanosles Alfonso cola claridá que da la intelixencia y la llucidez qu´esparrama nel so últimu llibru, El tiempo baldío. Un tiempu de semeya, de fotografía en blanco y negro que se va tornando n´amariello.
Alfonso López Alfonso.
En dalguna ocasión nel pasáu, quiciás pude resolve-y a Alfonso (polo menos intentélo) dalguna de les preguntes d´esti conxuntu de relatos que sorrayé a la entrada (¿ónde fueron los mios amigos?- creo sentilu ente los cedros y les secuoyes de la Fundación Docente de Mineros Asturianos, preguntándome mirando p´arriba ). Vilu crecer físicamente dende que yera un guajín de pocos años. Siempre ye agradable ver cómo un alumnu tuyu cambia, y na madurez del so rostru somos a ver tovía´l nenu que fue depués de dexar el sarampión de la infancia y l´acné de l´adolescencia. Agora tócame velu medrar nel so buen oficiu d´escritor. Ye prestoso ver cómo se va tornando nel amigu que charra contigo y te pue dar buenos conseyos. Ye tou un placer descubrir quién somos de la so mano, o polo menos ver cómo somos en dalgunes facetes de la vida que nin siquiera sospechábemos, de la mano d´una prosa clara y poética como ye la d´esti últimu Alfonso. Agora soi yo´l que mira p´arriba.
Moncóu podría ser Llaviana, la mio Pola de Llaviana, y tamién cualquier otru llugar nel mundu. Un mundu que va desapaeciendo sin que nos demos cuenta, que nos dexa solos sin saber ónde ta esi mundu, lo que representa esi mundu y los sos personaxes, los nuestros amigos y vecinos. "Olvidé las palabras -soy tan culpable como el que más- con las que mi abuelo y mi madre saboreaban el mundo: teixera, l.leirón, poula, l.lavaza, formigueiro, l.lugar, pruida, padana. Y no sé si podré recuperarlas." páx. 26.
Sólo los buenos escritores son quien a tresformar el so pueblu nel nuestru, nel de toos.
Moncóu podría ser Llaviana, y tamién el Comala de Juan Preciado. Como Juan Rulfo, Alfonso asítiase unes veces nesa frontera de lo real y irreal, mezcla de verosimilitú y ficción a traviés de persones cercanes, parientes, vecinos. Otres ye un periodista que trabaya la hestoria que cuenta namás (y nada menos). Siempre hai un estudiu de les costumes de los habitantes de la aldea, esto ye, nunca fai una simple descripción d´ellos, sinón que profundiza nel so facer, el porqué del so facer, cómo se manexen eses persones/personaxes nel mundu. Un mundu del que tamién él ye protagonista en primera persona.
Ye un llibru señaldosu, profundamente señaldosu. Alfonso llámalo "nostalgias suroccidentales" nes pallabres que me pon na so dedicatoria. ¡Bendita nostalgia, bendita morriña, bendita señaldá! ¿Qué sería de nosotros, qué sería del mundu sin nun hubiere escritores como Alfonso que toquen la tecla de la señaldá, la qu´abre de par en par la música del recuerdu? ¿Qué sería de nosotros sin memoria, perdíos ente les páxines del olvidu? Hai nestos relatos una señaldá a la que nun podemos renunciar, una señaldá imprescindible pa la vida.
Acaba´l llibru con un cuentu de Navidá: "Otra vez la nieve". Ye esta vez un cuentu preciosu nel que la ficción se confunde cola realidá y el deséu y que, como nun podía ser d´otra manera nél, acaba bien, con esperanza. Hai dalgo de film de la gloriosa época norteamericana de Hollywood, del blanco y negro y, si él me lo permite, de Frank Capra.
De la mano de Alfonso López Alfonso, caminante solitariu y pensativu al estilu del meyor Julio Llamazares, cine, poesía, lliteratura, arte, filosofía -buena filosofía- entemécense en tol llibru demostrando que lo universal ta y pue tar no más apartao: esi rincón tan guapu del mundu al que toos pertenecemos y que se llama Moncóu.